Publicidad
9 May 2022 - 2:00 a. m.

Las nuevas herramientas para combatir el tráfico de fauna en Colombia

Solo en el 2022 se han decomisado 1.630 aves, 3.284 reptiles y 1.080 mamíferos del comercio ilegal. Las autoridades de Colombia, Ecuador y Perú se reunieron en puntos estratégicos para aprender a manejar nuevas herramientas que permitirán enfrentar más fácilmente el tráfico de fauna entre los países.
Daniela Quintero Díaz

Daniela Quintero Díaz

Periodista Medio Ambiente
El tráficode especies silvestres es una de las principales amenazas para la biodiversidad de Colombia. En 2021 se incautaron 16.701 animales del comercio ilegal. / Gustavo Torrijos
El tráficode especies silvestres es una de las principales amenazas para la biodiversidad de Colombia. En 2021 se incautaron 16.701 animales del comercio ilegal. / Gustavo Torrijos
Foto: GUSTAVO TORRIJOS

Las estadísticas demuestran que el tráfico ilegal de especies silvestres es una de las principales amenazas a la biodiversidad de Colombia. Entre 2018 y 2020, la Policía incautó 94.927 ejemplares de fauna silvestre, un promedio diario de 46 a 96 animales. Los datos son del Sistema de Información Estadístico, Delincuencial, Contravencional y Operativo de la Policía, con un agravante resaltado por el coronel John Harvey Alzate, director de la Dirección de Protección y Servicios Especiales: “Entre un 50 y un 80 % de los animales que se trafican mueren”. En los bosques, montañas y ríos que les sirven de refugio, hoy son especies empujadas a la extinción, pero apetecidas en los mercados internacionales. (Le recomendamos: En cifras: así es el tráfico de fauna en Colombia)

Colombia tiene una estrategia contra el tráfico de fauna desde hace veinte años, pero sus alcances son limitados. Diariamente decenas de animales son extraídos de sus hábitats, camuflados en cajas, morrales, llantas, botellas, envíos humanos y cuanto recurso encuentran sus traficantes, para ser sometidos a largos recorridos llenos de maltratos. Desde hace años, la ONG Wildlife Conservation Society (WCS) trabaja con las especies más amenazadas. A través del Programa para el Combate del Tráfico Ilegal de Fauna, recopila información de cómo se afecta el rol que cumplen en los ecosistemas. Han encontrado que Suramérica, Centroamérica y África son los orígenes de las rutas del tráfico internacional de fauna. Y los grandes destinos son Estados Unidos, Europa y Asia. (Le puede interesar: Seaflower, un refugio natural de tiburones que está bajo amenaza)

Síguenos en Google Noticias