15 Mar 2021 - 7:11 p. m.

A la cárcel hermana de lideresa Yirley Velasco, de El Salado, por supuestas amenazas

Un juez de Cartagena envió a la cárcel a Yuranis Velasco Garrido, quien a lo largo del año habría amenazado a su propia hermana y lideresa social Yirley Velasco, en El Salado (Bolívar). También fue asegurado el ciudadano Jandi José Rivera, mientras sigue la investigación en curso.

Por presuntamente amenazar de muerte a su propia hermana, Yuranis Velasco Garrido fue enviada a la cárcel mientras las autoridades siguen las investigaciones en su contra. El caso hace parte de una serie de intimidaciones contra pobladores y líderes sociales de El Salado (Bolívar), durante el presente año, en la cual también estaría involucrado Jandi José Rivera Novoa.

Lea también: “21 años después de la masacre, las cosas en El Salado no han cambiado mucho”: CCJ.

De acuerdo con la Fiscalía, Yuranis Velasco, hermana de la lideresa Yurley Velasco, junto a Jandi José Rivera habrían amenazado a los defensores de la población de El Salado, desde el 15 de enero hasta el 4 de marzo del presente año. Durante ese periodo de tiempo, las víctimas recibieron intimidaciones y sus nombres aparecieron en panfletos alusivos a las Águilas Negras.

Según investigaciones de la Dijín de la Policía, las amenazas de ambos capturados se habrían dado desde el barrio Abajo del corregimiento El Salado. De acuerdo con las investigaciones, Yuranis Velasco habría usado teléfonos y tarjetas sim para llevar a cabo las instigaciones. Por otro lado, Jandi José Rivera es quien aparece como usuario de las líneas vinculadas al envío de los mensajes.

“Por estos hechos, una fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos imputó a estas dos personas los delitos de: amenazas contra defensores de derechos humanos, amenazas y desplazamiento forzado. Los cargos no fueron aceptados por los procesados”, explicó la Fiscalía en un comunicado.

Le puede interesar: Fiscalía y Defensoría liman asperezas tras episodio por líderes sociales de El Salado.

Las amenazas contra los líderes sociales de El Salado, región recordada por sufrir una de las peores masacres paramilitares en el 2000, en su momento significaron un desencuentro entre la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo. El 19 de enero pasado, el órgano defensor pidió incrementar la fuerza pública en el corregimiento, ante el aumento de mensajes intimidatorios y la presencia del clan del golfo en la región.

“Hay que considerar la presencia de miembros del Clan del Golfo en la zona. Se requiere presencia de la fuerza pública y programas de apoyo psicosocial con la población de El Salado. La Defensoría del Pueblo acompañará a la comunidad, para que se garantice la protección de sus derechos”, explicó el vicedefensor Luis Andrés Fajardo en su momento.

Sin embargo, días después el fiscal general Francisco Barbosa respondió a la Defensoría con una carta: “finalmente, le recuerdo que la función de la Defensoría no es la de atribuirle responsabilidades y nuevas funciones constitucionales a la Fiscalía General de la Nación”, le dijo Barbosa al defensor del Pueblo Carlos Camargo

Tal fue la polémica por el cruce de palabras entre ambas instituciones, que el pasado 26 de enero Carlos Camargo y Francisco Barbosa se reunieron y, ante la opinión pública, limaron asperezas prometiendo un trabajo articulado. Entre las apuestas de la Defensoría y la Fiscalía estuvo crear un sistema combinado para registrar las cifras de violencia en general contra los líderes sociales.

Lea también: “La función de la Defensoría no es atribuirle responsabilidades a la Fiscalía”: Barbosa a Camargo.

Las amenazas contra Yirley Velasco se han denunciado desde 2019, cuando recibió un sobre envuelto en cinta negra, cuyo mensaje era que la iban a asesinar en presencia de su hijo, como en ese momento le pasó a la también lideresa María del Pilar Hurtado en el municipio de Tierralta (Montería). La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le concedió medidas cautelares y le ordenó al Estado colombiano rodear a Velasco, protegerla e investigar los hostigamientos.

Comparte: