En vivo
Siga la audiencia de Nicaragua-Colombia en La Haya
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
Minimizar
4 Apr 2021 - 6:00 p. m.

“Abelardo de la Espriella es un gran abogado y amigo”: Alex Saab

El barranquillero, detenido en Cabo Verde y quien sería extraditado a Estados Unidos acusado de supuesto lavado de activos y de ser el testaferro de Nicolás Maduro, habló con El Espectador sobre su relación con el abogado Abelardo de la Espriella.

Casi un año después de ser capturado en Cabo Verde, el colombiano Alex Saab Morán permanece en ese país mientras se resuelve la batalla jurídica con la que sus abogados pretenden frenar su extradición a Estados Unidos, donde la justicia lo acusa de lavar dinero y de ser el testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. En entrevista con El Espectador, Alex Saab afirmó este domingo que no considera que esté detenido, sino “secuestrado”. Según él, no hay justicia en el país africano, que lo detiene de forma “ilegal y arbitraria”. Saab habló también de su estatus diplomático, de la investigación penal en su contra en Colombia y de su relación con la exsenadora Piedad Córdoba y el abogado Abelardo de la Espriella.

(Lea la entrevista completa acá: “No estoy detenido, estoy secuestrado”: Alex Saab habla sobre su proceso)

Alex Saab afirmó que Abelardo de La Espriella “es un gran abogado y amigo” y que “sus credenciales profesionales son bien conocidas por todos”. Ante la pregunta de si el abogado conocía de su cercanía con el gobierno venezolano y que era tratado casi como un diplomático, Saab respondió: “Simplemente ejerció como mi abogado durante unos años y dejó de serlo hace un par de años. Sigue siendo mi amigo y las diferencias políticas no tienen nada que ver con el ejercicio de su profesión”.

De la Espriella ha afirmado ser enemigo del gobierno de Nicolás Maduro e incluso sugirió, en una columna de opinión, que el presidente venezolano debía morir. Por eso, causó tanta sorpresa cuando se supo públicamente que él era el abogado de Saab. El 25 de julio de 2019, De la Espriella emitió un comunicado en el que aclaró que su firma atiende persona naturales y juridícas, “sin distingo ideológico” y que “las valoraciones previas a la aceptación de un caso son puramente técnicas y, por ello, en las mismas, no tienen cabida razonamientos subjetivos de orden político”.

En ese mismo comunicado, De la Espriella informó que, desde hacía seis años, Saab era cliente de su firma y que era su apoderado en la investigación penal que se adelanta en su contra en Colombia por supuesto lavado de activos. El Espectador ya había revelado que la Fiscalía investigaba a Saab por supuestamente acudir a múltiples maniobras para evadir responsabilidades tributarias y aduaneras, y dar apariencia de legalidad a un esquema irregular de exportaciones e importaciones, especialmente a través de su empresa Shatex S.A., que durante años se dedicó a la exportación de textiles y materiales de construcción.

(Puede leer: “Nunca financie sus campañas políticas”: Alex Saab y su relación con Piedad Córdoba)

En dicha investigación, la Fiscalía abrió un segundo proceso en contra de un policía que filtró la captura de Saab y varios de sus familiares, por lo que se frustró el operativo el 25 de septiembre de 2018. Se trata del patrullero Eddie Pinto, quien fungía como analista de interceptaciones dentro del grupo de Policía que investigaba a los Saab y a quien le imputaron cargos por cohecho y violación ilícita de comunicaciones o de correspondencia de carácter oficial. Surgió la duda de si personas cercanas a Saab fueron quienes contactaron al agente de la Dijín para que les filtrara datos de la operación o si se trató de un caso de extorsión, como dijo la defensa de Saab.

(Puede ver: Las propiedades de Alex Saab, el contratista del chavismo)

De la Espriella, en su condición de apoderado de Saab, aseguró que funcionarios judiciales y miembros de la Policía habrían intentado extorsionar a Saab para entregarle información sobre las investigaciones y que eso fue denunciado en la Fiscalía. En el expediente consta que la abogada María Paula Escorcia, quien trabajó con Abelardo de la Espriella, se acercó a la Fiscalía en Barranquilla a entregar detalles del supuesto caso de extorsión. La defensora reveló que desde los primeros días de septiembre el patrullero Pinto se comunicó con ella, a través de Facebook, para decirle que era policía judicial y trabajaba en un caso de interés para su jefe, y para pedirle dádivas a cambio de información.

“Anuncio que llevaré este caso hasta las últimas consecuencias y demostraré como el nombre del señor Alex Saab ha sido pisoteado injustamente”, sostuvo de la Espriella en octubre de 2018. Sin embargo, meses después, a mediados de 2019, el abogado dijo haber renunciado a Saab como su cliente, después de que éste fue incluido en la lista OFAC, también conocida como Lista Clinton. No obstante, el periodista Daniel Coronell ha dicho que De la Espriella “no ha podido mostrar el documento de renuncia al poder de Alex Saab”.

(Vea: La acusación contra Alex Saab en Estados Unidos)

La discusión se trasladó incluso a los estrados judiciales. El abogado demandó a Coronell en Estados Unidos, pero retiró la demanda cuando, en su defensa, el periodista pidió una serie de pruebas que incluían entregar los contratos de asesoría legal de su firma durante los últimos seis años. “Prefiero aceptar la pérdida de una batalla ante Coronell que vivir con la deshonra de falta a la confidencialidad a la que estoy obligado”, sostuvo De la Espriella en ese momento.

La relación abogado-cliente entre De la Espriella y Saab ha generado disputas hasta con el expresidente Juan Manuel Santos, quien señaló directamente a De la Espriella de alertar a la familia de Alex Saab sobre su captura en Colombia. “Lo íbamos a capturar, estaba listo el operativo, y un abogado, quien es además abogado del expresidente Uribe, de Pastrana, de varios personajes colombianos, abogado de Alex Saab, de alguna forma le avisó a la familia de Alex Saab que los iban a capturar y ahí fue cuando se volaron a Venezuela. El abogado de Alex Saab se llama un señor de la Espriella”, afirmó en su momento el expresidente Santos.

(Vea: ¿Reconoce a Saab como enviado especial de Venezuela?: defensa a presidente de Cabo Verde)

En entrevista con El Espectador, Alex Saab negó que sus abogados en Colombia le dieron dinero al agente de la Dijín para que filtrara la fecha de su captura en Barranquilla y que permitió su fuga del país. “Más mentiras. Recuerde que el único que está preso es el policía que intentó extorsionarnos.Nosotros grabamos las conversaciones y tal como admite en esas grabaciones no había nada en mi contra pero era forzado por sus superiores”, respondió Saab a este diario.

Alex Saab logró convertirse en uno de los hombres más poderosos a la sombra en Venezuela hasta agosto de 2017, cuando quedó con los reflectores encima, pues durante la cumbre de fiscales de Latinoamérica, la exfiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, denunció públicamente que Saab era uno de los grandes beneficiarios de la corrupción que rondaba los contratos para importación de cajas de alimentos para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), el plan del Gobierno venezolano para subsidiar la alimentación de las familias censadas en su país, y lo señaló de ser el supuesto testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

(Para más información: La investigación en Colombia contra Alex Saab, el contratista del chavismo)

En julio de 2019, Alex Saab y su socio, Álvaro Pulido Vargas, fueron acusados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos por ocho cargos relacionados con el lavado de cerca de US$350 millones. Según la acusación, los dos empresarios colombianos habrían lavado dinero de cuentas venezolanas hacia cuentas localizadas en Estados Unidos, aprovechando el sistema de cambio regulado que existe en el vecino país, razón por la que Washington dice tener jurisdicción en el caso. Ahora el colombiano permanece detenido en Cabo Verde intentado evitar su extradición.

Comparte: