9 Jun 2019 - 8:11 p. m.

Alerta por las fábricas de minas antipersonales del Clan del Golfo

La destrucción de dos instalaciones del grupo criminal para fabricar estos letales artefactos ha prendido las alarmas de la Fuerza Pública y de organizaciones como la Cruz Roja Colombiana. A lo largo de este año ya van 59 víctimas de estos dispositivos.

José David Escobar Moreno / @joseDEM18/ jescobar@elespectador.com

Desde que la guerrilla de las Farc y el Gobierno colombiano iniciaron las negociaciones que llevarían al Acuerdo de Paz, las víctimas de minas antipersonales en el país se habían reducido ostensiblemente, gracias a que el grupo subversivo dejó las armas y la Fuerza Pública inició una labor de desminado en el territorio nacional. Estos dos hechos hicieron posible que el país pasara de ocupar el segundo puesto de la clasificación mundial de países con más minas en 2010, a ser el décimo en la actualidad. Sin embargo, desde 2018, distintas organizaciones, como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la oficina del Alto Comisionado para la Paz (ACP), han advertido su preocupación por un nuevo aumento de las víctimas de estos artefactos.

::El Clan del Golfo se expande por el Valle de Aburrá::

Históricamente, estos artefactos, que han cobrado la vida de 11.751 personas desde 1990 a la fecha, según cifras oficiales, han sido instalados por las guerrillas del Eln y las Farc. Sin embargo, en la actual etapa, que se supone es de posconflicto, grupos criminales como el Clan del Golfo están instalándolos en Antioquia, Córdoba y Chocó, región donde este grupo sucesor del paramilitarismo tiene concentrada gran parte de los 7.000 hombres que lo conforman. En esta misma región, por donde pasa buena parte de los cargamentos de cocaína —con destino a los carteles mexicanos y la mafia italiana—, se encontraría alias Otoniel, líder del grupo criminal y el hombre más buscado por las autoridades colombianas.

Comparte: