Publicidad
21 Apr 2022 - 11:00 a. m.

Arauca: una zona que, por su violencia, parece estar fuera del control del Estado

Los constantes hechos de violencia en el departamento fronterizo con Venezuela volvieron a ser tema de la agenda esta semana por cuenta del asesinato de cuatro personas. Para tratar de entender la situación, El Espectador le presenta un contexto sobre el conflicto en Arauca.
Edificios destruidos en Arauca por bombas de las disidencias de las Farc.
Edificios destruidos en Arauca por bombas de las disidencias de las Farc.
Foto: Óscar Pérez

El asesinato de cuatro personas, incluidos dos niños, en Tame (Arauca) el pasado domingo 17 de abril, prendió de nuevo las alarmas en esa zona del país. Arauca, departamento fronterizo con Venezuela, vive una ola de violencia desde finales del año pasado, por la guerra entre disidencias de las Farc y el Ejército de Liberación Nacional (Eln), quienes pelean el control del territorio. El más reciente hecho, que según las primeras hipótesis se dio por incumplir con una restricción de movilidad impuesta por uno de los grupos armados, deja en entredicho la efectividad de la militarización de la zona fronteriza y abre de nuevo el debate sobre el abandono estatal de esa región.

A la violenta muerte de los dos menores de edad y los dos adultos en Tame, que seria responsabilidad de las disidencias de las Farc, se le sumó que sus cuerpos no fueron levantados sino hasta después de 20 horas del asesinato. Según el personero de Tame, Juan Carlos Villate, “no es la primera vez que han ocurrido masacres en el departamento, y que la Fiscalía por medio del CTI se ha demorado más de 24 horas para hacer el levantamiento”. Pobladores de la zona han manifestado que los levantamientos muchas veces son hechos por las funerarias, pero sin siquiera tener el acompañamiento de la Policía o alguna autoridad que les garantice seguridad.

Síguenos en Google Noticias