Publicidad
1 Sep 2020 - 1:28 a. m.

Arrancó el debate sobre la pena perpetua en la Corte Constitucional

El alto tribunal admitió tres demandas, de ocho iniciales que se presentaron, contra la pena perpetua para abusadores de menores de edad alegando que no solo no es una medida efectiva para combatir ese crimen y proteger a los niños, sino que se están sustituyendo pilares esenciales de la Constitución de 1991. El Espectador habló con los demandantes.
Para los demandantes, la  pena perpetua es contraria a la dignidad humana y no protege a los menores de edad. EFE
Para los demandantes, la pena perpetua es contraria a la dignidad humana y no protege a los menores de edad. EFE
Foto: EFE - Mauricio Dueñas

En junio de este año, el Congreso aprobó una reforma a la Constitución de 1991 para permitir la pena de prisión perpetua en Colombia, en casos de homicidios dolosos y violación de menores de 18 años. Lo que es considerado un logro por el gobierno Duque y un objeto de crítica para la academia y sectores políticos está hoy en manos de la Corte Constitucional, que admitió tres de ocho demandas que se han presentado para tumbar el Acto Legislativo 01 de 2020. Los argumentos que estudiará el alto tribunal apuntan a que no solo no se va a proteger de manera efectiva y eficaz a los niños y niñas, como se dijo en el Congreso, sino que, con una medida populista, se están sustituyendo elementos fundamentales de la carta política como la dignidad humana.

Las demandas las presentaron por separado Andrés Sánchez Molina, el Semillero en Derecho Penitenciario de la Universidad Javeriana, que lidera el profesor Norberto Hernández Jiménez, y los juristas Paula Barragán Palacios y Sebastián Sánchez Gallo. En diálogo con El Espectador, los demandantes, ante todo, fueron enfáticos en señalar que sus intenciones no son desproteger a los menores de edad ante delitos tan atroces como los sexuales ni favorecer a los abusadores, sino combatir una medida populista que se presenta como la única forma para combatir estos crímenes, cuando en realidad —exponen— no incide en forma favorable para reducirlos.

Síguenos en Google Noticias