Ad
19 Oct 2021 - 5:30 p. m.

Capturan a tres dragoneantes por muertes en motín de La Modelo en marzo de 2020

Las personas capturadas podrían ser judicializadas durante la tarde de este martes por el posible delito de tortura agravada.
Motín en la cárcel la Modelo, una de las más grandes del país, 23 personas murieron y 83 resultaron heridas en los disturbios de la madrugada del domingo 21 de marzo. / Jose Vargas
Motín en la cárcel la Modelo, una de las más grandes del país, 23 personas murieron y 83 resultaron heridas en los disturbios de la madrugada del domingo 21 de marzo. / Jose Vargas
Foto: Jose Vargas Esguerra

Miembros del CTI de la Fiscalía capturaron a tres dragoneantes del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) por lo hechos ocurridos en marzo de 2020, en la cárcel Modelo de Bogotá, donde fallecieron 24 personas privadas de la libertad y más de 80 resultaron heridas. Se trata de Julián Alberto Piñeros, quien lleva alrededor de 22 años en la institución; Víctor Alfonso Cervera con 11 años de servicio y Yeferson Favián Hueso, con ocho años.

Las detenciones se registraron ocho meses después de que la Corte Constitucional, a través de un auto de 88 páginas, le solicitó al Inpec, a la Policía, a la Procuraduría General, a la Defensoría del Pueblo y a la Fiscalía General que informaran sobre las investigaciones que se han adelantado desde que ocurrió el fallido motín.

Hasta el momento se sabe que un fiscal especializado solicitó ante un juez de garantías librar las órdenes de captura sobre tres dragoneantes que estuvieron en la noche del 21 de marzo en el centro carcelario donde se registró una manifestación a nivel nacional y tuvo un desenlace fatal. Como ha contado este diario, lo que comenzó como un “cacerolazo” en el que los internos golpeaban sus celdas a modo de protesta, pronto escaló a un enfrentamiento, pues algunos privados de la libertad atacaron a guardias y les quitaron las armas.

Lea aquí: Lo que cuentan las necropsias de los 24 muertos del motín en la cárcel La Modelo

El denominado “cacerolazo” se presentó en medio de un hacinamiento que superaba el 50 % y una crisis constante de derechos humanos. En La Modelo, la segunda cárcel más grande de Bogotá, la situación se salió de control: videos mostraban a los reclusos con las armas de dotación de los guardias del Inpec y solo hasta las tres de la madrugada se restableció el orden. En su momento, el fiscal Francisco Barbosa dijo que había indicios de participación de las disidencias de las Farc, pero no se han revelado mayores pruebas al respecto. La Procuraduría, por su parte, en cabeza de Margarita Cabello está investigando a funcionarios del Inpec.

En su momento, la jefe del Ministerio Público, entonces ministra de justicia dijo que todo se trató de un “plan criminal de fuga” planeado a nivel nacional. Mientras las autoridades adelantaban labores investigativas y levantamientos de los cuerpos, en la entrada de la cárcel, familiares de algunos de los más de 4.900 reclusos se agolpaban pidiendo información justo cuando la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, impuso un simulacro de confinamiento cuando el nuevo coronavirus empezaba a cobrar sus primeros muertos en el país.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Las investigaciones y testimonios recolectados durante un poco más de un año servirá para que un fiscal especializado lleve ante los estrados judiciales a los tres dragoneantes, primeros señalados como responsables de los hechos. Las audiencias de legalización de captura, imputación de cargos y posible medida de aseguramiento se podría registrar en la tarde de este martes.

Recibe alertas desde Google News