Publicidad
10 Sep 2020 - 5:19 p. m.

Caso Uribe: Corte Suprema rechazó recusación contra fiscal Barbosa

El senador Iván Cepeda, quien funge como víctima en la investigación contra el expresidente Álvaro Uribe, aseguraba que el fiscal Barbosa estaba impedido para llevar el proceso y pidió un fiscal ad hoc. El alto tribunal negó esa recusación.
El caso contra el senador Uribe lo lleva el fiscal Gabriel Jaimes, cercano al exprocurador Ordóñez. / EFE
El caso contra el senador Uribe lo lleva el fiscal Gabriel Jaimes, cercano al exprocurador Ordóñez. / EFE
Foto: EFE - Mauricio Dueñas Castañeda

La Corte Suprema de Justicia negó la recusación que había interpuesto el senador Iván Cepeda contra el fiscal Francisco Barbosa por considerar que no podría ser imparcial para levar el proceso que se le sigue al expresidente Álvaro Uribe Vélez. El alto tribunal dijo que ni siquiera haber participado en la campaña presidencial de Iván Duque es una causal de impedimento. Así las cosas, el caso por presunta manipulación de testigos contra el jefe natural del Centro Democrático seguirá en la Fiscalía, que deberá decidir si lo lleva a juicio por los delitos de fraude procesal y soborno o si le precluye y deja el proceso archivado.

(Lea también: “No existe vínculo alguno entre los recusados y el procesado”: fiscal Barbosa sobre el caso Uribe)

La Corte negó la recusación porque los argumentos de Cepeda, “no corresponden a una de las causales de recusación prevista en el ordenamiento jurídico. Ello, bajo el entendido de que las mismas son taxativas y deben ser interpretadas restrictivamente, como se explicó en los numerales anteriores”, según la decisión de 34 páginas en la que el alto tribunal sentó su posición. Además, aclara que varios de los argumentos “están orientados a cuestionar a otros servidores públicos y activistas políticos, lo que, en principio, escapa a la competencia de la Corte Suprema de Justicia. La conexión de esos supuestos comportamientos con el asunto sometido a conocimiento de la Corporación se explica en la influencia que esos terceros pudieran tener en el funcionario recusado”.

El senador Iván Cepeda, quien funge como víctima en el proceso contra Uribe, le había pedido a la Corte Suprema que removiera al fiscal Barbosa del proceso y nombrara a un fiscal ad hoc. En criterio del congresista del Polo, aunque según la ley el fiscal no estaba impedido que él llevara las pesquisas contra el jefe del partido de Gobierno no daba apariencia de imparcialidad, que es un estándar ampliamente desarrollado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Pero Barbosa no se declaró impedido.

En la respuesta a la recusación, el fiscal, quien es amigo personal del presidente Iván Duque, dijo: “no es la apariencia, ni la ‘percepción razonable de parcialidad’ aquello que, bajo postura subjetiva de alguna de las partes o intervinientes, debe definir la configuración de estas causales (de impedimento y recusación), sino la acreditación cierta, objetiva y sustentada de alguno de los eventos expresamente definidos por el Legislador para salvaguardar la imparcialidad del funcionario”. Y la decisión final pasó, entonces, a la cancha de la Corte Suprema.

(Lea también: Caso Uribe: Corte Suprema se apega al trámite y le pregunta al fiscal si se declarará impedido)

Este jueves, la Sala Plena estudió los argumentos de Cepeda y la posterior respuesta del fiscal y la vicefiscal Martha Mancera, quien también había sido recusado. Y, para la Corte Suprema, Barbosa no está impedido. Ni siquiera por haber participado en la campaña presidencial de Iván Duque, por el Centro Democrático. Según la Corte, “de los datos suministrados por el solicitante (Cepeda) no se advierte que esa participación sea suficiente para evitar que el funcionario recusado pueda ajustar su comportamiento al ordenamiento jurídico, máxime si se tiene en cuenta que el investigado no es el entonces candidato presidencial, sino otro miembro del respectivo partido político”.

Mientras esta decisión llegaba, el senador Cepeda recusó al fiscal que lleva la investigación directamente: el coordinador de fiscales ante la Corte, Gabriel Jaimes, un curtido funcionario judicial que toda su carrera —desde sus tiempos en la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga— ha sido cercano al embajador de Colombia en la OEA y exprocurador, Alejandro Ordóñez. Sin embargo, la Corte Suprema le recordó al senador del Polo que esa recusación la tiene que resolver el jefe directo de Jaimes: el fiscal Barbosa.

Uribe es investigado por conductas supuestamente cometidas en el primer semestre de 2018, cuando era senador, cargo al que renunció, lo que hizo que su caso pasara a la Fiscalía. Al parecer, él y personas cercanas siguiendo órdenes suyas, como el abogado Diego Cadena, habrían presionado a testigos que han señalado a Uribe Vélez de vínculos con paramilitares para que cambiaran su versión. Además, que habrían entregado dineros y ofrecido dádivas judiciales a personas como el exparamilitar Carlos Enrique Vélez, alias Víctor, y el hijo del exmayordomo de una finca que perteneció a los Uribe, Juan Guillermo Monsalve.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.