Publicidad
27 Jul 2021 - 7:01 p. m.

Caso Uribe: los detalles de la Fiscalía sobre el encuentro entre Cadena y Monsalve

El fiscal Gabriel Jaimes cumple su segundo día de audiencia para solicitar la preclusión a favor del expresidente Álvaro Uribe, en su investigación por manipulación de testigos. En esta sesión, unió las fichas de los intervinientes de la sospechosa reunión Cadena-Monsalve, en La Picota.
Álvaro Uribe Vélez
Álvaro Uribe Vélez
Foto: Archivo el espectador

Este 27 de julio se cumple la segunda ronda del fiscal Gabriel Jaimes ante la jueza 28 de conocimiento de Bogotá, a quien le sustenta el por qué, para él y su equipo de trabajo, el proceso penal del expresidente Álvaro Uribe Vélez debe precluirse. El líder del Centro Democrático está formalmente imputado por fraude procesal y soborno en actuación penal, pues la Corte Suprema lo señaló de intentar torcer testigos a su favor en procesos por vínculos con el paramilitarismo. El expediente está homologado en la justicia ordinaria desde noviembre del año pasado. No obstante, Jaimes cree en la inocencia de Uribe y está mostrando las pruebas practicadas para intentar convencer a la jueza.

En contexto: Caso Uribe: Fiscalía da su primer paso para pedir la preclusión

En la pasada sesión, Jaimes explicó que se concentrará en seis hechos o ramas investigativas, tras las cuales quedaría demostrado que Uribe Vélez es inocente. Hasta ahora va en el preámbulo del Hecho 1, correspondiente a la retractación del testigo Juan Guillermo Monsalve, con la intervención del abogado Diego Cadena, antiguo representante del expresidente. Se sabe que Cadena visitó a Monsalve el 22 de febrero de 2018 en la cárcel La Picota (Bogotá) y, según la misma Fiscalía, intentó convencer al testigo de que firmara una carta, en la cual se retractara de la versión que ha entregado desde 2012: que Uribe Vélez sería promotor del Bloque Metro de las Autodefensas.

De acuerdo con la acusación contra Cadena, el abogado le habría ofrecido beneficios como incluirlo en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), todo para que cambiara su versión y dijera que el senador Iván Cépeda, víctima en el proceso Uribe, era quien supuestamente lo estaba sobornando para testificar. Jaimes enseñó los testimonios de Monsalve, quien en tres declaraciones se mantuvo firme en su posición contra Cadena. También entró la versión de la médica Deyanira Gómez, la exesposa de Monsalve, quien adhirió a esa hipótesis y agregó que Cadena la buscó. Por último, se reprodujo la indagatoria de Uribe Vélez, quien negó haber enviado a su exabogado con la misión de limpiar su nombre y enlodar a Cépeda.

Ante el cruce de versiones, Jaimes le explicó a la jueza 28 de Bogotá que necesitaba desenredar el expediente con testimonios de terceros. El primer video en pasar al ruedo fue el del condenado Enrique Pardo Hasche, quien compartía patio con Monsalve en La Picota para inicios de 2018. Tanto la Fiscalía como la Corte Suprema han dicho que Pardo Hasche estuvo en la misma sala de abogados con el defensor Jaime Lombana, otro de los representantes de Uribe, cerca de una mesa donde estaban Cadena y Monsalve. La Corte sostuvo que Pardo presionó a Monsalve para firmar la retractación ofrecida por Cadena.

En contexto: Es oficial: Diego Cadena, exabogado de Uribe, va a juicio

De hecho, en la primera declaración enseñada por Jaimes, Monsalve aseguró una y otra vez que Pardo Hasche habría sido quien lo presionó para que se reuniera con Diego Cadena, presuntamente enviado por Uribe. Le habría dicho que el político, en Colombia, era “Dios”. Pardo Hasche, por su parte, aseguró en su versión que todos se encontraron por pura casualidad en la sala de abogados y que Jaime Lombana lo estaba visitando para ayudarle con problemas de salud. Tiempo después se supo que Pardo es el esposo de una tía de la antigua pareja de Lombana: Natalia Londoño Williamson.

Según la versión de Pardo Hasche, Monsalve supuestamente le dijo en la cárcel que estaba profundamente arrepentido por su versión en contra de Uribe, ratificada durante años. “Lloraba mucho y continuaba diciendo que estaba dispuesto a rectificar, pero tenía el problema de que lo iban a denunciar por falso testimonio. Eso duró un mes. Me pidió ayuda. Me dijo que si le podía conseguir una persona relacionada con los señores Uribe, para que pudiera rectificar. Para que le ayude con la denuncia que le iba a poner el señor Iván Cepeda por falso testimonio”, dijo Pardo en el primer testimonio rendido.

Pardo, además, dijo que mantuvo contacto con Diego Cadena días antes de su visita a La Picota, aquel 22 de febrero de 2018. No obstante, que Monsalve era quien estaba interesado en firmar la retractación. Al final, el testigo Monsalve no puso su nombre en ningún papel, sino hasta 2 de abril de 2018 cuando Deyanira Gómez allegó una misiva a la Corte Suprema. Monsalve explicó en esa carta que había sido convencido de declarar en contra los hermanos Uribe Vélez y hasta les ofreció disculpas. Sin embargo, en una nota aclaratoria dijo que había actuado bajo presión “del abogado Diego Cadena y Enrique Pardo jache ‘alias’ ‘El Gringo’, quienes fueron enviados por el expresidente Álvaro Uribe Vélez”.

Lea también: Las contradicciones de Enrique Pardo Hasche en el caso Uribe

Pardo Hasche dijo que el mismo Monsalve fue quien escribió esa misiva en su celda y que él solo le ayudó a redactarla, porque le manifestó “que no tenía educación”. En contraste, la Corte Suprema de Justicia, al final, explicó que Pardo incurrió en contradicciones y que tenía un interés superlativo en un asunto que no era propio: “La conclusión que arrojan las legales interceptaciones no es otra que el pleno conocimiento, conciencia y voluntad de Enrique Pardo Hasche y su interlocutor Diego Cadena de estar desplegando una conducta ilegal para lograr a cambio de ofrecimientos y presiones que Monsalve Pineda se retractara (…) y al advertir que no lo lograrían, enfilaron sus esfuerzos para edificar una estrategia que pudiera justificar su actuar”, dijo en su momento la Sala de Instrucción.

Vicky Jaramillo y los Williamson, las cartas de Jaimes

Luego de reproducir el testimonio de Pardo Hasche, fue el turno de Ricardo Williamson, cuyo testimonio es una de las últimas pruebas practicadas por la Fiscalía de Jaimes, el 2 de febrero de este año. Ricardo Williamson es cuñado de Enrique Pardo Hasche. Aseguró bajo juramento que el compañero de prisión de Monsalve, el denominado Gringo, lo buscó durante meses a finales de 2017 e inicios de 2018 porque el testigo clave contra Uribe estaba que se retractaba y no hallaba la manera. Supuestamente, Iván Cepeda lo había engañado, versión desestimada por la Corte.

Read more!

Según indicó Ricardo Williamson, Pardo Hasche supuestamente le mencionó que Monsalve lloraba mucho y que definitivamente quería cambiar su palabra a favor de Uribe. Le contó al fiscal que lo interrogó que de una manera muy particular se encontró a Victoria Eugenia Jaramillo, conocida como Vicky Jaramillo, el 31 de diciembre de 2017. Jaramillo tenía contactos en el Centro Democrático y, por tanto, era el enlace entre lo manifestado por Hasche sobre Monsalve y el mismísimo presidente Uribe. Según dijo Ricardo Williamson, se la encontró en una misa de mediodía en El Sisga, en Chocontá (Cundinamarca), y ahí le tomó el número para allegar el mensaje al político.

Al rompecabezas que quiere plantear Jaimes llega Vicky Jaramillo. En declaración ante la Corte Suprema, el 15 de octubre de 2019, Jaramillo aseguró que conoció a Álvaro Uribe en 2011 y que se movía con facilidad en el Centro Democrático. Con respuestas pausadas, confirmó el episodio de la misa en El Sisga, pero precisó que estaba caminando y una pareja se ofreció a llevarla a la iglesia en camioneta. El conductor sería Ricardo Williamson. A principios de 2018, cuenta Jaramillo, el cuñado de Pardo Hasche la llamó para explicarle que le “tienen una razón a un abogado del presidente Uribe”. Que alguien quería “desmontar una cosa de Cepeda contra Uribe”.

::Conozca más sobre las declaraciones de Vicky Jaramillo en este trabajo articulado entre El Espectador y Blu Radio::

Lombana. Ese era el abogado que, según Jaramillo, Ricardo Williamson quería que visitara a Pardo Hasche. Ahora bien, de acuerdo con Jaramillo, en un punto logró hablar con el expresidente Álvaro Uribe por teléfono, quien le refirió el número de su entonces abogado, Diego Cadena, el cual finalmente fue a visitar a Monsalve en febrero de ese año.

Jaramillo aseguró, en declaración, que le entregó esa información a Cadena y que no supo más del proceso, a excepción de mensajes que le enviaba Ricardo Williamson y que ella misma reenviaba al entonces abogado del Uribe. En interrogatorio, una magistrada de la Corte Suprema demostró que Jaramillo sostenía llamadas y conversaciones con Cadena, después de haberle referido el tema de la supuesta retractación de Monsalve. Luego, respondió que en realidad no recordaba. “Lo que Ricardo me decía, yo se lo decía a Diego. Porque Diego no tenía el celular de Ricardo”, explicó Jaramillo.

Así quedo retratado uno de los momentos de duda de Jaramillo:

-Magistrada: ¿Usted era como un puente?

-Jaramillo: Yo no era ningún puente. Yo era una razonera.

-Magistrada: Razonera, dice usted.

-Jaramillo: O sea no, ni razonera ni puente. Yo estaba repitiendo lo que Ricardo Williamson me decía.

Luego, Jaimes dio a conocer la versión de Jaramillo ante la Fiscalía, el pasado 2 de febrero. No obstante, el fiscal demoró poco en sus preguntas -alrededor de una docena de preguntas- y en la misma sesión la mujer confirmó lo expuesto ante la Corte. Después, siguió el turno en la audiencia de preclusión para escuchar a María Mercedes Williamson, suegra de Jaime Lombana y hermana de Ricardo Williamson. La mujer es pieza fundamental, pues ella acompañó al abogado Lombana el 22 de febrero de 2018, día en que visitaron a Pardo Hasche en la sala de abogados, cerca de la reunión Cadena-Monsalve.

Mercedes Williamson explicó que su cuñado, Pardo Hasche, sufría de una terrible hernia para finales de 2017 y principios de 2018, por lo cual necesitaba un abogado de urgencia. Como era suegra de Jaime Lombana, uno de los penalistas más curtidos en Colombia, aseguró haberle solicitado ayuda para lograr el servicio médico. El día que fueron a la cárcel, a visitar a Pardo, la mujer explicó que duraron solo 20 minutos hablando y que en ningún momento hubo un intercambio de palabras con Monsalve o con Cadena, como lo aseguró en tres versiones el testigo clave contra Uribe. Incluso, Mercedes Williamson reveló que Lombana se había sentido nervioso, pues le habían “hecho una encerrona”. Y añadió que Lombana regañó a Pardo por intentar hablar temas diferentes a su salud.

Jaime Lombana: “Me sentí usado”

Las declaraciones del abogado Jaime Lombana fueron las siguientes en ser desplegadas en la audiencia de preclusión. Explicó que inició una relación sentimental con Natalia Londoño Williamson en 2017 y que, a finales de ese año, en la casa familiar de los Williamson, su exsuegra y su expareja le explicaron que Pardo Hasche tenía una hernia y que necesitaban su ayuda. Una visita a La Picota. Confidencialmente Pardo Hasche terminó siendo el hermano de Hilda María Pardo, quien entonces era vicepresidente jurídica de Claro en Colombia y quien había trabajado con anterioridad con Lombana.

El curtido abogado explicó que fue únicamente como favor familiar, pues no frecuentaba cárceles a pesar de ser penalista. “Si yo hubiera sabido que adentro estaba un señor Monsalve, del tema Álvaro Uribe y el senador Iván Cepeda, yo no piso esa cárcel”, agregó. De acuerdo con Lombana, cuando llegó al salón de abogados se dio cuenta que Pardo Hasche quería hablar de temas diferentes a la hernia, incluso le habría dicho lo siguiente: “¿Usted sabe quien está allá?”, al parecer refiriéndose a Juan Guillermo Monsalve. En ese momento, Lombana aseguró sentirse incomodo y amenazó con irse si se hablaba de algo diferente al estado de salud de Pardo. “Me sentí usado magistrado”, respondió.

Dos semanas después, cuenta Lombana, Vicky Jaramillo le envió un mensaje anónimo explicándole que Monsalve quería hablar con él. Lombana rechazó la oferta, pues el caso en debate está bajo representación de Jaime Granados, con quien entonces tenía una enemistad tras ser adversarios en el expediente Colmenares. Luego, Lombana citó a Diego Cadena en su oficina, tras lo cual no pudo creer que fuera representante de Uribe, todo un honor según el curtido abogado. “Puedo asegurar que Álvaro Uribe no tenía ni idea del montaje. Él nunca percibió el montaje. Él creyó que ese señor estaba retractándose y era quien buscaba que alguien cercano fuera”, concluyó.

Héctor Romero, abogado de familia

Otro de los presentes en la reunión Cadena-Monsalve fue el abogado Héctor Romero, quien durante años había representado a Deyanira Gómez y al propio testigo contra Uribe. Según indicó Romero, él fue el representante que logró unificar el expediente de Monsalve, condenado a 40 años de prisión por secuestro extorsivo como jefe local de Los Rastrojos. Recuerda que lo visitó tres veces en la cárcel, la última para darle respuesta sobre su constante exigencia para entrar a la JEP, en calidad de supuesto paramilitar ¿El día? Aquel 22 de febrero de 2018.

Lea también: Corte Suprema reconoció a Deyanira Gómez como víctima en caso contra Álvaro Uribe

Según Romero, en esa reunión iba a explicarle a Monsalve que no podía entrar en la JEP, por los delitos que lo tenían en prisión. Según su testimonio, Diego Cadena se presentó una vez llegó al salón para encontrarse con Monsalve. Empezaron a tocar el tema de la JEP y en ese momento Cadena habría explicado que podía “colaborar”. “Yo fui rotundo. Le dije que pena doctor, pero es que mi cliente no tiene acceso a la JEP. Él le habría ofrecido los servicios. Pero yo fui rotundo, si no había acceso, no había forma”, explicó Romero en su declaración. En un punto señaló que Cadena se fue para otra mesa, pero el abogado de Monsalve no dijo para cual.

Romero recuerda que Cadena estaba hablando de un documento de retractación, uno que según Monsalve le estaban exigiendo para abrir el proceso en contra de Cepeda en la Corte, cerrado cuando los magistrados encontraron que en realidad Uribe estaría manipulando testigos. El abogado aseguró que no sabía que ese día Monsalve estaba grabando la conversación, a través de un reloj que la misma Deyanira Gómez le había entregado unos días antes y que Juan Guillermo Monsalve se puso en la muñeca esa tarde. Ante la Fiscalía, Romero dijo que Cadena nunca hizo un ofrecimiento como tal, a excepción de una “colaboración en lo que fuera”.

Fabián Rojas Puertas, asistente de Uribe Vélez

Fabián Rojas Puertas inició como asistente en la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) de Uribe a finales de 2017. Recuerda que los representantes principales del expresidente son Jaime Lombana y Jaime Granados, pero que tenía “un montón de abogados” que le ayudaban. Según Rojas Puertas, Uribe y Cadena tenían una comunicación casi que diaria a principios de 2018. “¿Quién autorizaba las gestiones de Diego Cadena?”, le preguntó un magistrado de la Corte Suprema el 26 de noviembre de 2019. “El expresidente, nadie más podía hacerlo”, respondió el asistente.

Según Rojas Puertas, Vicky Jaramillo buscaba constantemente ser miembro de la UTL de Uribe Vélez, no obstante, el expresidente se molestó ante la insistencia. El asistente confirmó que fue ella quien llamó al político para referirle la supuesta retractación de Monsalve, a través de llamada telefónica. También dijo que Uribe delegó a Diego Cadena para ese caso, como lo explicó Jaramillo en su declaración. Al final, concluyó que el líder del Centro Democrático nunca instruyó a sus abogados para que buscaran testigos en las cárceles del país.

La versión de Diego Cadena, abogado en juicio

Diego Cadena fue llamado a juicio el 29 de octubre de 2020, en un expediente paralelo en la justicia ordinaria. Aparte del episodio Monsalve, la Fiscalía cree que habría pagado dinero al exparamilitar Carlos Enrique Vélez, en julio de 2017, para que cambiara su versión sobre Uribe Vélez y dijera que el senador Iván Cepeda lo había abordado para declarar falsamente en la Corte Suprema. En su declaración ante la Corte, en 2019, Cadena aseguró que llegó a Uribe tras información de detenidos en Miami (Estados Unidos), quienes buscaban esclarecer el proceso de Santiago Uribe Vélez, hermano del exmandatario, a punto de ser condenado o absuelto por el homicidio de un campesino, en 1994 en Yarumal (Antioquia).

Cadena aseguro que entre él y Uribe Vélez hubo inicialmente un “contrato verbal”, para recopilar información acerca de supuestas visitas que el senador Cepeda había realizado en diferentes prisiones de Colombia y Estados Unidos, a reclusos quienes tendrían algo que contar sobre el paramilitarismo en Antioquia. ¿Su equipo de trabajo? El abogado javeriano Juan José Salazar, quien entonces era un recién graduado y quien también está en juicio por los mismos hechos. “¿A nombre de quien hizo las gestiones?”, le preguntó un magistrado. “A nombre de él, por autorización de él (Uribe Vélez)”, respondió a la Corte.

Explicó que conoció a Juan Guillermo Monsalve por primera vez el 22 de febrero de 2018, luego de que Vicky Jaramillo lo llamara para supuestamente comentarle que ese preso quería retractarse de sus declaraciones contra el político. No obstante, Jaramillo le habría dicho que se contactara primero con Pardo Hasche, que debía hablar con ambos en la cárcel. De acuerdo con su declaración, diferente a la del abogado Romero, fue Juan Guillermo Monsalve quien se sentó en la mesa donde él estaba. Incluso, que Monsalve habría intentado hacerse en el lugar donde estaba Lombana.

En contexto: Es oficial: Diego Cadena, exabogado de Uribe, va a juicio

“Hablamos de temas en general. Nada relacionado con esto (la retractación de la que había hablado Jaramillo). Lo único que recuerdo es que el señor Juan Guillermo Monsalve me hace una pregunta espontánea y me dice que de qué forma yo le podría ayudar a entrar a la JEP. La respuesta la da el mismo abogado Romero, diciendo: ‘hombre Juan, créame lo suyo no cabe dentro de la JEP’”, fue lo que ocurrió según lo que Cadena le dijo a la Corte. Monsalve refiere que fue al contrario y que Cadena fue quien ofreció meterlo a la JEP si colaboraba con el documento de retractación.

Cadena, además, aseguró que Monsalve le confesó haber matado al menos a 500 personas. “Recuerdo haber tocado el tema someramente (la retractación) y él (Monsalve) manifestó decir que si él se retractaba era más cárcel para él. Me dijo que me iba a mandar una razón con Pardo Hasche, para que habláramos después. Presumí que estaba limitado por la presencia del abogado”, agregó Cadena. Asegura que hubo una segunda reunión, en marzo de 2018, donde Monsalve le habría asegurado que Cepeda le mintió y que quería irse supuestamente del lado “del viejo”, que sería Uribe Vélez.

::Conozca aquí el inédito video de Diego Cadena en su última declaración en la Fiscalía por el caso Uribe::

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.