Publicidad
24 Jul 2014 - 4:17 a. m.

Clan Úsuga, en la mira

Seis firmas supuestamente vinculadas con esta banda fueron incluidas en la Lista Clinton.

Juan Sebastián Jiménez Herrera

Sor Teresa Gómez fue clave en el despojo de Urabá.  / Archivo. El narcotraficante Henry de Jesús López, alias ‘Mi Sangre’.  / Archivo. Dairo Antonio Úsuga, ‘Otoniel’.
Sor Teresa Gómez fue clave en el despojo de Urabá. / Archivo. El narcotraficante Henry de Jesús López, alias ‘Mi Sangre’. / Archivo. Dairo Antonio Úsuga, ‘Otoniel’.

 

Las autoridades de Estados Unidos andan con la mira puesta sobre el clan Úsuga —antes conocido como la banda criminal los Urabeños— y sus testaferros. Este jueves, 15 exjefes y presuntos socios de esa estructura criminal fueron incluidos en la Lista Clinton, entre ellos Henry de Jesús López, alias Mi Sangre, preso en Argentina; Greylin Fernando Varón Cadena, alias Martín Bala; Héctor Mario Urdinola Álvarez, alias Chicho; Arley Úsuga Torres, alias 07; Carlos José Robayo, alias Guacamayo; Orlando Gutiérrez Rendón, Negro Orlando; Alexánder Montoya Úsuga, Flaco Úsuga, y Carlos Antonio Moreno Tuberquia, alias Nicolás.

En marzo de 2010 otros señalados jefes de los Urabeños, como Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, y Roberto Vargas Gutiérrez, alias Gavilán, habían sido incluidos en la temida lista de las autoridades estadounidenses. También trascendió que seis firmas supuestamente vinculadas con esta estructura también resultaron afectadas. Se trata de Comercializadora J Durango, H y J Comercializadora Internacional Limitada, Inmobiliaria Fer Cadena, Joyería Manuella H.M., Litografía Varón y Variedades Britney.

Asimismo, la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC), encargada de elaborar este listado, dio a conocer que la temida Sor Teresa Gómez —familiar y socia del clan Castaño y exjefa de finanzas del clan Úsuga— se encuentra aún en la Lista Clinton, en la que fue incluida en 2004 junto con la Fundación para la Paz de Córdoba (Funpazcor) por sus nexos con los fundadores de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, a quienes ayudó a despojar a miles de víctimas en Córdoba y Urabá.

El director de la OFAC, Adam Szubin, sostuvo que “con su creciente red de grupos criminales subordinados, involucrados en actividades que van desde el lavado de activos hasta el tráfico de drogas y de armas, el clan Úsuga ha expandido su violenta y significativa influencia en las Américas”. Y agregó: “La acción de hoy es un primer golpe contra los líderes de esta poderosa organización criminal y vamos a seguir apuntándoles a sus activos y a sus cómplices”. Esta medida se produce casi un año después de que la OFAC decidiera incluir en la Lista Clinton al clan Úsuga, junto con otras organizaciones criminales como el cartel mexicano de los Caballeros Templarios y la banda criminal hondureña de los Cachiros.

El 31 de mayo de 2013, al incluir al clan Úsuga, Szubin dijo vehemente que “al atacar a esta violenta organización criminal que opera en Colombia, Panamá y Honduras, estamos dando los pasos necesarios para exponer sus actividades y minar sus operaciones”. Por otro lado, las autoridades estadounidenses y las colombianas coordinan esfuerzos para hacer las solicitudes de extradición de los jefes del clan, Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, y Roberto Vargas Gutiérrez, alias Gavilán, y la del capo de los Llanos Martín Farfán Díaz, alias Pijarvey, heredero del capo Pedro Guerrero, alias Cuchillo.

Se trata de un golpe contundente contra la banda criminal más grande que sigue operando en Colombia. Según la OFAC, “está organizada como una red de grupos regionales más pequeños, vagamente asociados, que están involucrados en el tráfico de cocaína y armas, el lavado de activos, la extorsión y el cobro de deudas relacionadas con la droga. Muchos miembros del grupo realizan operaciones con lanchas rápidas difíciles de detectar para movilizar cargamentos de drogas entre la costa Caribe y varios lugares a lo largo de Centroamérica y México. El clan Úsuga ha extendido sus actividades a España”.

La OFAC resaltó, además, que el clan Úsuga ha logrado absorber otras bandas, como los Machos, la estructura con la que el capo del cartel del Norte del Valle Diego León Montoya, alias Don Diego, emprendió una guerra a sangre y fuego hace una década contra los Rastrojos de Wílber Varela, alias Jabón. Esto explica la inclusión en la Lista Clinton de hombres como Greilyn Fernando Varón Cadena, alias Martín Bala, hijo del capo del cartel del Norte del Valle Fernando Varón; Orlando Gutiérrez Rendón, alias Negro Orlando, que en su momento fue conductor de Miguel Rodríguez Orejuela; Carlos José Robayo, alias Guacamayo, otrora jefe de sicarios de Don Diego, y Héctor Mario Urdinola, alias Chicho, sobrino del capo Iván Urdinola, quien hasta su captura en enero de 2013 era el zar de las drogas sintéticas.

En enero pasado, fuentes que conocen la lucha contra el clan Úsuga le indicaron a este diario que si este año no se logra atacar el corazón de esta estructura criminal y capturar a Otoniel y Gavilán, “nos tomarán ventaja y será casi imposible desarticularla”. Hay preocupación además porque algunos de los desmovilizados que van a quedar en libertad este año se unan a este grupo delincuencial. La consigna es clara: hay que acabar cuanto antes con “la única banda criminal que hoy tiene una connotación de carácter nacional”, como dijeron el presidente Juan Manuel Santos y la fiscal de la Corte Penal Internacional Fatou Bensouda, en su informe del año 2013.

 

 

jjimenez@elespectador.com
@juansjimenezh

Síguenos en Google Noticias