Publicidad
4 Nov 2020 - 3:54 a. m.

Comunidad de Nechí (Bajo Cauca) denuncia masacre de cinco personas

Según reportes que llegan de la población civil de este municipio antioqueño, cinco personas fueron asesinadas dentro de un billar. El Ejército va hacia la zona para “confirmar o desvirtuar”.
Organizaciones civiles calculan que en Colombia se han cometido no menos de 132 masacres desde el Acuerdo de Paz con las Farc en 2016.
Organizaciones civiles calculan que en Colombia se han cometido no menos de 132 masacres desde el Acuerdo de Paz con las Farc en 2016.
Foto: Jose Vargas Esguerra

Desde Nechí, un municipio del Bajo Cauca antioqueño, llegan las peores noticias: el reporte de una masacre. Según habitantes del pueblo, en la tarde de este 3 de noviembre, cuatro personas fueron ejecutadas en Bijagual, uno de sus corregimientos. Hombres armados habrían irrumpido en un billar, asesinando incluso al propietario del establecimiento. La comunidad denuncia que varias personas quedaron heridas y que, a esta hora, Nechí es un pueblo fantasma: por el miedo, todo el mundo se resguardó en su casa. (Los vaivenes de la violencia en el Bajo Cauca antioqueño). En la tarde del 4 de noviembre se conoció que, en realidad, fueron cinco personas.

De acuerdo con información preliminar de la comunidad, hasta la noche la fuerza pública no había hecho presencia aún y un hombre que resultó herido en la balacera no ha podido ser trasladado a la cabecera municipal de Nechí o a El Bagre, otro municipio cercano. A las 10:09 p.m., desde su cuenta de Twitter, el general Juan Carlos Ramírez (comandante de la Séptima División del Ejército) dejó saber que tropas del Ejército, la Armada y la Policía iban camino a la zona “para confirmar o desvirtuar los hechos".

Según los pobladores de Bijagual, es la primera vez que esta región aurífera es testigo de un crimen de estas dimensiones. Nechí, sin embargo, viene siendo desde hace un tiempo escenario de violencia, protagonizada por el Clan del Golfo (quienes en territorio se hacen llamar Autodefensas Gaitanistas, nombre que la familia de Jorge Eliécer Gaitán rechaza) y los Caparros, dos bandas al servicio del narcotráfico que ejercen control de la población civil tal como lo hacían los grupos paramilitares. (Volvió el horror: 43 masacres en Colombia en lo que va de 2020)

De acuerdo con información de las autoridades, entre ellas el alcalde de Nechí Marco Maderas, los presuntos responsables serían los Caparros, quienes habrían llegado por el Río Nechí al municipio. “Un grupo al margen de la ley llegó a un establecimiento público en el corregimiento e indiscriminadamente abrió fuego contra las personas que allí se encontraban”, dijo Maderas. En la tarde de este miércoles 4 de noviembre se hizo un registro definitivo de cinco cadáveres.

Antioquia, sostiene la fundación Böll con cifras de la OCDE, es el primer departamento del país en producción de oro, un dato que palidece frente a la realidad social que viven las comunidades donde yace el metal precioso. Allí operan mineros artesanales, compraventas locales y comercializaadoras internacionales, pero “todo esto contrasta con los índices de pobreza. En el Bajo Cauca, donde se ubican El Bagre, Caucasia, Zaragoza, Cáceres, Tarazá y Nechí, el 78,7% de la población tiene un alto nivel de pobreza multidimensional”, resaltó la organización.

El portal Rutas del Conflicto dice sobre Nechí: “Es un municipio del norte de Antioquia, que pertenece al Bajo Cauca Antioqueño. Este territorio ha sufrido la presencia de los grupos que nacieron tras la desmovilización de los paramilitares. En mayo de 2011, como lo registra Verdad Abierta, las confrontaciones por el poder territorial por las bandas criminales como ‘Águilas Negras’, ‘Rastrojos’ y ‘Paisas’, generaron desplazamientos masivos. Además, según el Observatorio de Memoria y Conflicto se registraron cuatro masacres”.

Lea también: Defensoría del Pueblo alertó sobre riesgo en el Bajo Cauca por grupos armados.

El pasado 31 de agosto, la Defensoría del Pueblo hizo un llamado a las autoridades para que hicieran presencia en el Bajo Cauca Antioqueño, dado que grupos armados ilegales -como los Caparros y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia- tienen en riesgo a comunidades en Nechí, Cáceres, Caucasia, Tarazá y Zaragoza. De acuerdo con el órgano de control, docentes, periodistas y personal de salud son intimidados en relación con su trabajo, a través de mensajes amenazantes y desplazamiento forzado. Además, comunidades indígenas y afrodescendientes son estigmatizadas por los diferentes actores armados.

Según la Defensoría, territorios como Nechí han sido históricamente excluidos de proyectos de desarrollo y bienestar regional. Por tanto, la institución no solo pide que el Gobierno intervenga para frenar la violencia, también solicita “coordinar la mayor oferta posible de programas permanentes dirigidos a la generación y capacitación para el empleo, al desarrollo económico de las comunidades, al mejoramiento de las condiciones de vida y a la superación de situación de vulnerabilidad”, consignó en la Alerta Temprana. De acuerdo con cifras del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), Antioquía es el departamento donde se ha registrado el mayor número de masacres en el presente año: 16.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

MasacreNechíBajo Cauca