Publicidad
18 Dec 2020 - 4:32 p. m.

Con tutela, exfiscal Gustavo Moreno pide ser detenido en escuela policial

El exfiscal anticorrupción regresó deportado a Colombia el pasado 4 de diciembre para cumplir condena por su participación en el cartel de la toga. Sin embargo, desde el búnker de la Fiscalía pelea para que la reclusión sea en la Escuela de Posgrados de la Policía.
Al pisar suelo colombiano, Gustavo Moreno fue detenido por las autoridades por los delitos de concusión y corrupción y fue trasladado al búnker de la Fiscalía General en Bogotá
Al pisar suelo colombiano, Gustavo Moreno fue detenido por las autoridades por los delitos de concusión y corrupción y fue trasladado al búnker de la Fiscalía General en Bogotá
Foto: Migración Colombia

Luis Gustavo Moreno, exfiscal anticorrupción, fue condenado en 2018 a cuatro años y diez meses de prisión por ser uno de los engranajes fundamentales de la red de sobornos para direccionar decisiones judiciales, denominada coloquialmente como el cartel de la toga. Moreno cumplió otra condena de dos años y medio en extradición en Estados Unidos, periodo en el que un juez de garantías aprobó que, cuando volviera a Colombia, cumpliera su pena en una escuela de policía. La decisión fue confirmada por un juez de ejecución de penas, pero hasta ahora el trámite sigue enredado, por lo que Moreno radicó una tutela.

El pasado 3 de noviembre, un fiscal delegado ante la Corte Suprema se dirigió al director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), Norberto Mujica, para indicarle que el exfiscal anticorrupción estaba a próximo a llegar al país y que se preparara su envío a la Escuela de Posgrados de la Policía “Miguel Antonio Lleras”, ubicada en el noroccidente de Bogotá, antes conocida como Cespo. Moreno llegó a Colombia el pasado 4 de diciembre y, ese mismo día, la Juez tercera de ejecución de penas dispuso que el exfiscal anticorrupción debería pagar su condena en un centro policial. Por eso, el director del Inpec notificó al director de la Policía Nacional, el general Óscar Atehortúa, que aseguró que esa es una institución educativa que está al 100 % de su capacidad.

(Le puede interesar: El testimonio que Luis Gustavo Moreno ha dejado sobre el cartel de la toga)

El exfiscal anticorrupción, entonces, lleva más de dos semanas recluido en el bunker de la Fiscalía, cuando todas las fases procesales indicaron que debería estar en las instalaciones antes conocidas como Cespo. Por tal razón, en compañía de un par de abogados, Luis Gustavo Moreno radicó una acción de tutela contra el director de la Policía y el director del Inpec, por supuestamente no haber protegido sus derechos a “la vida y a la integridad personal, de acceso a la administración de justicia, y al debido proceso”. De acuerdo con el documento conocido por El Espectador, ambos generales habrían desconocido flagrantemente una orden judicial sin fundamento objetivo y razonable.

“Los hechos génesis de esta acción ameritan la procedencia de la acción constitucional, toda vez que, mediante dos decisiones judiciales se buscaba la protección de la vida y la integridad personal del ciudadano Morena Rivera (…) Orden, que, de manera caprichosa, por demás, no ha sido cumplida bajo el argumento baladí que el Centro de Estudios Superiores, es un centro de capacitación, no una penitenciaria, y que además no hay cupo porque está copado al 100%. Argumentos fácilmente refutables, porque es de público conocimiento que allí permanecen personas que han sido condenadas por la justicia Nacional, como por ejemplo el general Miguel Alfredo Maza Márquez”, dice la tutela.

(Lea también: La controversia detrás del posible traslado del exfiscal Gustavo Moreno a Cespo)

“Ahora bien, el que una autoridad administrativa de alto nivel, se niegue a cumplir una orden judicial, en perjuicio de un ser humano, constituye una ostensible vía de hecho, porque afecta los derechos fundamentales de esa persona, en este caso, no querer recibir al aquí accionante (…) Es incuestionable entonces, que ningún servidor público, menos las autoridades encargadas de su ejecución, tiene patente de corso para rehusarse a dar cumplimiento a una orden judicial, el correcto proceder es acatar la orden para no atentar contra la seguridad jurídica”, agrega el documento.

Recibe alertas desde Google News