Publicidad
18 Jan 2023 - 8:11 p. m.

Condenan a exmagistrado Castellanos Roso por recibir sobornos de exjefe paramilitar

La Corte Suprema lo condenó a ocho años y cuatro meses de prisión tras comprobar que el togado recibió dádivas por parte del abogado de Miguel Ángel Mejía Múnera, alias el Mellizo. El antiguo alto funcionario judicial se entregó a las autoridades para cumplir su condena.
Miguel Ángel Mejía también sobornó a la fiscal Hilda Niño Farfán, quien aceptó haber recibido esas coimas en 2017.
Miguel Ángel Mejía también sobornó a la fiscal Hilda Niño Farfán, quien aceptó haber recibido esas coimas en 2017.

La Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia condenó a ocho años y cuatro meses de prisión al exmagistrado de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá, Eduardo Castellanos Roso. El alto tribunal encontró que entre 2013 y 2016, Castellanos Roso recibió dádivas del defensor de Miguel Ángel Melchor Mejía Múnera, alias de El Mellizo, quien estaba postulado ante el sistema de justicia transicional para los miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc).

Castellanos recibió dinero a cambio de beneficiar a El Mellizo en su proceso en Justicia y Paz, entregándole información privilegiada de su proceso, y avalando múltiples acciones dilatorias en el trámite de exclusión del exjefe paramilitar de esa justicia transicional, caso en el cual el magistrado era el ponente. “Se determinó que, con la finalidad de evitar el avance investigativo que adelantaba la Fiscalía y reducir así la posibilidad de resultar vinculado, Castellanos entregó dineros al mismo abogado del Mellizo con el fin de lograr su silencio”, señala el fallo de la Corte.

“La labor del juez es primordial para lograr la recomposición de una sociedad golpeada por el conflicto, de suerte que la frustración de estas altísimas expectativas por la incursión en el delito resulta devastadora”, señala la providencia. Por ello, la Corte destacó que “al ser designado magistrado de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá, Eduardo Castellanos Roso fue honrado con el don de impartir justicia en nombre de la República de Colombia, y se esperaba de él transparencia, integridad, moralidad”.

Además, el fallo agrega que: “Tal esperanza la traicionó cuando decidió sabotear los asuntos sometidos al escrutinio de la Sala de Justicia y Paz a cambio del dinero que, en ninguna cuantía podrá superar el valor de aquella noble función que le fue encomendada”. Frente a la acusación por la probable autoría en el delito de revelación de secreto que también había contra Castellanos, la Sala de Primera Instancia declaró la preclusión ante la ausencia de investigación en este punto. Al conocer la orden de captura en su contra, el exmagistrado se entregó voluntariamente.

El otro soborno del Mellizo

En agosto de 2020, fue condenada la exfiscal Hilda Jeaneth Niño por haberse valido de su condición de fiscal a cargo de la situación jurídica del Bloque Vencedores de Arauca, para recibir dádivas de Miguel Ángel Mejía Múnera, alias El Mellizo, y Orlando Villa Zapata a cambio de omitir su conducta de narcotraficantes, para presentarlos como destinatarios y beneficiarios de Justicia y Paz, hoy Justicia Transicional. La Corte Suprema le dio el visto bueno a su preacuerdo a comienzos de este año, pero solo hasta ahora la Sala de Primera Instancia le leyó la sentencia y cumplida esta diligencia Niño quedó formalmente condenada.

(Lea también: Corte Suprema le da luz verde al preacuerdo de la exfiscal Hilda Niño)

“Contrariando los deberes propios de su cargo la exfiscal Niño Farfán recibió altas sumas de dinero para adelantar labores tendientes a presentar a Villa Zapata y Mejía Múnera como miembros de un grupo paramilitar, a pesar de que era conocedora de su simple condición de traficantes de estupefacientes. De tal suerte que, valiéndose de su condición de servidora pública, decidió ejecutar un acto arbitrario, contrario al ordenamiento jurídico y a sus deberes funcionales a cambio de importantes sumas de dinero, lesionando de forma efectiva el bien jurídico de la administración pública al utilizar su cargo como instrumento de injusticia y de enriquecimiento indebido”, señaló la Sala de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia, a través de un comunicado público.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar