18 Jul 2021 - 2:00 a. m.

Condenan a la Policía por atentado contra Álvaro Uribe en 2002 en Barranquilla

El Consejo de Estado declaró que la Policía es responsable, por omisión, del atentado que sufrió el entonces candidato presidencial. La nación deberá reparar a la familia del conductor de un bus que perdió la vida tras el bombazo.

Fernanda Torres Tovar

Donaldo Pisciotti Duarte, un conductor de bus de Barranquilla, se convirtió en una de las caras del atentado que la extinta guerrilla de las Farc pretendía perpetrar, en 2002, contra el entonces candidato presidencial Álvaro Uribe Vélez, quien llegó a la Presidencia ese mismo año. Pisciotti estuvo 26 días en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y fue la cuarta persona en morir por la detonación de un artefacto explosivo en pleno centro de la capital del Atlántico. Su familia demandó al Estado y, tras casi veinte años, la justicia les dio la razón: la nación fue condenada por el hecho y el núcleo más cercano de la víctima recibirá una indemnización.

Pisciotti Duarte tenía 35 años el 14 de abril de 2002 cuando, hacia las 3:30 de la tarde, fue alcanzado por la onda explosiva tras pasar por el puente de la carrera 46 con calle 30, en el centro de Barranquilla, mientras conducía un bus de transporte público. El ahora expresidente llegó a la capital del Atlántico por la campaña que, meses más tarde, lo llevaría a la Casa de Nariño. Las extintas Farc le seguían los talones y, una vez la caravana en la que se movilizaba Uribe pasó por el sector del Caño de la Ahuyama, se sintió la explosión. Él y sus acompañantes resultaron ilesos, pero Pisciotti perdió la vida el 10 de mayo del mismo año.

Comparte: