Publicidad
13 Mar 2021 - 3:23 p. m.

Confirman sentencia contra hombre que apuñaló 95 veces a una mujer en el Valle

Juan Camilo Ramírez seguirá condenado a 25 años de prisión por atacar con sevicia a Diana Ximena Castañeda, causándole 95 heridas con arma blanca en un parque de Ansermanuevo (Valle del Cauca). La Corte Suprema le otorgó plena credibilidad a la denuncia de la víctima, cuyo cuerpo fue hallado sin vida meses después.
Marcha por el día de la mujer en Bogotá (2020). En los primeros meses del 2021 se han registrado 37 feminicidios, según datos de Fiscalía.
Marcha por el día de la mujer en Bogotá (2020). En los primeros meses del 2021 se han registrado 37 feminicidios, según datos de Fiscalía.
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

La única forma que encontró Diana Ximena Castañeda para librarse de la sevicia de Juan Camilo Ramírez, la noche del 21 de marzo de 2013, fue hacerse la muerta tras recibir en todo su cuerpo un total de 95 puñaladas, en un parque local del municipio de Ansermanuevo (Valle del Cauca). Ramírez, al parecer en compañía de Santiago Alexander Betancur, la citó para fumar marihuana, todo para robarle su iPhone, quitarle una cadena de plata e intentar asesinarla con un cuchillo.

Lea también: 34 años de prisión a responsable del feminicidio de Daniela Quiñones.

“En cuestión de minutos me atacaron. Santiago me tapó la boca y empezó a cortarme la garganta, Camilo a chuzarme el pecho y las manos, empezó a chuzarme el pecho, el vientre. Ya ellos pensaron que yo estaba muerta porque a mí me tocó quedarme quieta, dejé de respirar y Camilo me dio una patada en la cara y le decía a Santiago parce, ¿sí la mató, ya está muerta?, entonces dijo Santiago: sí parce, tranquilo, quítele todo. Me quitaron el celular, $15.000 pesos en efectivo, mi cédula y una cadenita”.

Esas fueron las palabras que Diana Ximena Salcedo alcanzó a entregar al médico que la atendió tras escaparse milagrosamente de la muerte aquella noche, oscuro capitulo que repitió ante un investigador de la Fiscalía. Se trata de la prueba más importante del juicio penal contra Juan Camilo Ramírez, pues la mujer estuvo ausente durante las audiencias por el delito de tentativa de homicidio agravado. En septiembre de 2013, meses después de la denuncia, el cuerpo de la víctima fue encontrado en el río Cauca, desmembrado.

La primera vez que un juez dictó sentencia contra los acusados, Ramírez y Betancur, fue el 12 de septiembre de 2017, cuando ambos fueron declarados responsables por el homicidio de Salcedo y condenados a 48 años de prisión. Los hombres apelaron la decisión en primera instancia y el expediente cayó en manos del Tribunal Superior de Buga. Ese tribunal rebajó la pena de Juan Camilo Ramírez a 25 años y absolvió a Betancur de toda culpa. Sin embargo, tanto la Fiscalía como la defensa de Ramírez estuvieron en desacuerdo y, vía casación, el expediente aterrizó en la Corte Suprema de Justicia.

Lea también: Mujer de 17 años que estaba embarazada fue asesinada por su expareja en Magdalena.

La defensa de Juan Camilo Ramírez expuso ante la alta corte que no había forma de demostrar que ese “Camilo” del que habló la víctima era, precisamente, su cliente. La Corte Suprema de Justicia, sin embargo, respondió que el examen indiciario es válido, pues fue imposible la comparecencia de la víctima, quien luego del ataque tuvo una incapacidad de tres meses y tuvo una perturbación en la voz que la acompañó hasta el día de su muerte violenta. Durante el proceso, además, el padre de Ramírez confesó que su hijo iba al colegio Santa Ana de Ansermanuevo, mismo municipio donde Salcedo describió el ataque.

Días después de interponer la denuncia en la Fiscalía, Diana Ximena Salcedo intentó retirar sus palabras ante el ente investigador, pues la madre de Juan Camilo Ramírez la había sobornado a cambio de salvar al entonces indiciado. Ese episodio fue corroborado por el novio de la víctima, quien la acompañó a las oficinas de la Fiscalía a retirar la denuncia. Funcionarios de la institución no se lo permitieron, pues las pruebas recolectadas y el estado de la mujer representaron pistas suficientes para que la justicia adelantara el caso por su propia cuenta.

En un intento desesperado por salvar a su hijo, quedó registrado durante el proceso, el padre de Juan Camilo Ramírez dijo que durante marzo de 2021 el condenado estaba en Cali, a donde había viajado para inscribirse en una universidad. Sin embargo, para la Corte Suprema tal afirmación se cae en sí misma, pues para marzo los periodos académicos universitarios ya están en curso. Incluso, un amigo de la infancia de Ramírez dijo, bajo juramento, que ese día fueron a una cita odontológica y vieron televisión hasta las 10 de la noche.

“Si bien la Fiscalía pudo haber indagado muchas más cosas, a fin de verificar lo informado por aquélla -Diana Ximena Salcedo-, para el juzgador la coincidencia de los referidos factores para individualizar a su atacante Camilo Ramírez, así como la existencia de prueba testimonial -de corroboración- directa de que la víctima compareció a la Fiscalía para desistir de la denuncia, en respuesta a las maniobras de la madre de Ramírez, fue suficiente para probar la responsabilidad de dicho acusado”, concluyó la Corte Suprema, la cual confirmó la sentencia de 25 años.

Le puede interesar: Justicia colombiana, en deuda con las víctimas de feminicidio.

Por otro lado, la alta corte llamó fuertemente la atención de la Fiscalía, la cual pidió vía casación la condena Santiago Alexander Betancur, a quien la mujer también describió ante un investigador. Así fue su conclusión sobre esa petición: “La inadmisibilidad de la demanda formulada por la Fiscal 22 Seccional de Cartago deviene de su absoluta ineptitud formal y sustancial. De entrada, el reproche se muestra deficiente, infundado y del todo erróneo”. ¿La razón? La Fiscalía no llevó a juicio ninguna prueba que vinculara a Betancur con el ataque a Salcedo.

“Además, es inaudito que, habiendo ofrecido la víctima tanta información apta para ser investigada a fin de acreditar la responsabilidad de sus dos agresores, la Fiscalía apenas se conformó con efectuar una labor mínima para individualizar a uno de ellos -Ramírez-, y ninguna frente al otro de los señalados -Betancur-. Diana Ximena aludió a llamadas de sus agresores a su número celular, a conversaciones por chat de Facebook con aquéllos -que ella guardó-, a un vínculo de amistad común entre ella, Ramírez y Betancur”, explicó la alta corte.

Tal fue la desazón de los magistrados que, de manera inmediata, activaron la Unidad Nacional de Fiscalías contra la Desaparición Forzada, para que investigue la desaparición y muerte violenta de Diana Ximena Salcedo: “no se explica la Corte cómo, siendo un evento tan grave y relevante para el descubrimiento de la verdad en los hechos que aquí fueron materia de investigación, el fallecimiento haya tenido que acreditarse (…) con lo declarado por la mamá y novio de la occisa, así como con lo visto por un funcionario de la Fiscalía ‘en noticias’”.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.