Publicidad
25 Mar 2015 - 5:15 p. m.

Corte dejó en firme absolución del excongresista Ciro Ramírez por concierto para delinquir

Se determinó que no existen pruebas documentales o testimoniales que vinculen al exsenador con una organización dedicada al tráfico de drogas.

Redacción Judicial

Al resolver el recurso de casación presentada por la Fiscalía General, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia dejó en firme el fallo emitido por el Tribunal Superior de Bogotá que absolvió al excongresista Ciro Ramírez Pinzón en el proceso que se le adelantó por el delito de concierto para delinquir agravado.

El alto tribunal rechazó los argumentos presentados en el recurso extraordinario, al considerar que no existen pruebas documentales y testimoniales que vinculen al exsenador con una organización dedicada al tráfico de drogas comandando por Henry de Jesús López, alias ‘Mi Sangre’, Gilberto Saavedra Salas y Segundo Humberto Montenegro Freire.

La investigación contra Ramírez Pinzón se originó en 2002 después de la incautación de 2.441 kilos de cocaína que al parecer eran enviados desde Colombia hasta Ámsterdam. Por lo que se ordenó la interceptación de líneas telefónicas a un grupo de personas involucradas en dicha organización.

Los investigadores consideraron que en una de las conversaciones se hacía referencia al entonces senador de la República hecho por el cual se ordenó la apertura de una indagación preliminar por el deltio de concierto para cometer delitos de narcotráfico y promotor de grupos armados al margen de ley.

Después de escucharlo en indagatoria el 4 de marzo de 2008 la Corte Suprema de Justicia le dictó medida de aseguramiento. Siete meses después renunció a su curul hecho por el cual el caso pasó al despacho de un juez del circuito de Bogotá que el 29 de abril de 2010 lo absolvió de cualquier responsabilidad punitiva.

El juzgador consideró que las interceptaciones telefónicas como tal no aportaban un elemento material probatorio en contra del excongresista, reseñando que no se aportaron elementos probatorios que sustentaran la relación o nexos de Ramírez con dicha organización dedicada al tráfico de drogas. 

“Es evidente que los jueces de instancia con sujeción a la línea jurisprudencial, advirtieron, en particular el de primera instancia, que las informaciones de policía judicial contenidas en los informes 3838 y 3841 de noviembre de 2005 no constituían ‘fuente de conocimiento para adosar una eventual responsabilidad penal del aquí procesado Ciro Ramírez Pinzón por el hecho de ser un supuesto interlocutor en algunas de las conversaciones’ interceptadas”, precisa el fallo.

Pese a que se avala la legalidad de las interceptaciones, se considera que al hacer un análisis de fondo no se encuentra ningún aporte a la investigación. “A través de las conversas lo único que se advierte son meras intenciones de coordinar encuentros o reuniones pero de ninguna manera se desprende que el objetivo de las mismas sea coordinar envíos de droga o asignar cupos para tales menesteres o, en fin, desplegar actos inherentes a la gesta de una organización criminal dedicada a tan proclive actividad ilícita”.

En este sentido se señala que dichas conversaciones no se refieren al tema del tráfico de drogas, ni existe un “lenguaje cifrado” que permita inferir alguna relación con la organización para concertar un atentado contra “el bien jurídico de la seguridad pública y menos para traficar con sustancias estupefacientes”.

Igualmente el alto tribunal le dio validez al hecho que no fueran tenidos en cuenta los testimonios de un grupo de desmovilizados al considerar que presentaban incongruencias y contradicciones frente a las reuniones y encuentros que sostuvo el entonces senador con ‘Mi Sangre’. Así como otros que habían faltado a la verdad en procesos penales.

“Precisa –al hacer referencia al fallo del Tribunal- que la sindicación hecha al procesado, sobre sus vínculos con David Hernández es de oídas, ya porque este se lo contó o porque lo escuchó de ‘Julián Bolívar’, y que aunque puede dar fe, por haber sido encargado de entregar $300 millones de pesos destinados a la campaña política de Ciro Ramírez, no existe ‘precisión’ ni respaldo probatorio que permita sostener que dicho dinero provenía de las actividades del narcotráfico”, señala el fallo.

Recibe alertas desde Google News