Publicidad
24 Jul 2020 - 8:40 p. m.

Corte Suprema cambió reglas para casación de procesos de cambio de régimen pensional

El nuevo criterio del alto tribunal para examinar estos casos consiste en determinar la diferencia económica en la pensión que recibiría la persona en uno u otro régimen (RAIS o RPM).
Corte Suprema cambió reglas para casación de procesos de cambio de régimen pensional

La Corte Suprema de Justicia replanteó su postura sobre qué procesos de cambio de régimen pensional, pueden ser admitidos en casación por la Sala de Casación Laboral. A través de un auto (AL1533-2020) proferido por el alto tribunal se estableció un nuevo “filtro” para revisar las demandas de este tipo que no hayan salido favorecidas en juzgados y tribunales.

Ahora, para recurrir al recurso de casación en este tipo de procesos, se deberá demostrar que la diferencia entre la eventual mesada que el ciudadano hubiera recibido en un régimen o en el otro es mayor 120 salarios mínimos legales mensuales vigentes, es decir, que supera los $105.336.360. De lo contrario, el proceso no va a poder acceder a casación.

Cabe recordar que la casación es un recurso extraordinario con el que se busca anular una sentencia judicial por considerarse que la misma hizo una interpretación incorrecta de la ley o que hubo errores en el procedimiento. Conceder este recurso y analizar el caso le corresponde a la Corte Suprema de Justicia y los procesos relacionados con traslados entre regímenes pensionales son evaluados por la Sala de Casación Laboral del tribunal.

Entonces, para que dichos casos sean examinados en esta instancia la diferencia entre la mesada que una persona recibiría cuando se pensione en un fondo privado y la que recibiría en Colpensiones, multiplicada por el tiempo desde que se hace efectiva la pensión hasta que se cumple la expectativa de vida promedio, debe ser mayor a los 120 salarios mínimos mensuales. Lo anterior, entendiendo que esta diferencia es la que realmente muestra la afectación de un afiliado de pertenecer a un régimen o a otro, pues el principal interés de los demandantes es obtener la mesada más alta posible.

“El concepto económico sobre el cual debe calcularse el monto del interés jurídico para recurrir en casación del demandante (…) es el de la diferencia económica en la prestación pensional que eventualmente podría producirse de acceder el afiliado al derecho a cargo del régimen pensional teniendo en cuenta el fallo atacado, teniendo en cuenta dos factores: la probabilidad de vida de aquel y las afirmaciones que hiciera el interesado sobre el monto de pensión en la demanda”, afirmó el alto tribunal en el auto.

Con esto, lo que hizo el tribunal, en términos sencillos, fue un cambio en la forma en la que se calculaba la afectación de los demandantes, pues ya no se hará con base en la rentabilidad que varía dependiendo de si la persona está afiliada al Régimen de Prima Media (RPM) o al Régimen de Ahorro Individual (RAIS), sino con base en la diferencia entre la mesada que recibiría entre un sistema y otro.

“La Corte le pone un filtro a las sentencias por nulidad y le da relevancia a la parte económica, entonces para acceder a la casación los demandantes van a necesitar demostrar una mayor diferencia entre su eventual mesada en un régimen o en otro. De alguna manera va a premiar a los que más ganan porque son los que más diferencia van a percibir”, indicó Andrés Izquierdo, gerente de ISP Pensiones.

Esta nueva postura fue definida por la Sala de Casación penal mientras analizaba una queja interpuesta por la abogada de una mujer que demandó a Porvenir S.A. y a Colpensiones solicitando la nulidad de su traslado del Régimen de Prima Media a Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad. En primera instancia, un juzgado laboral del circuito de Montería le concedió la razón a la demandante y declaró la nulidad del traslado ordenándole a Porvenir trasladar los aportes de pensión y los rendimientos financieros de la mujer a Colpensiones.

No obstante, tanto Porvenir como Colpensiones apelaron la decisión y el caso llegó al Tribunal Superior de Montería. En esta instancia se resolvió revocar el fallo anterior y negar las pretensiones de la demandante. En consecuencia, la mujer solicitó el recurso de casación, pero el Tribunal lo negó argumentando que el valor aproximado de las pretensiones no alcanzaba los 120 salarios mínimos.

La apoderada de la demandante interpuso un recurso reposición y en subsidio el de queja por considerar que “la diferencia entre la mesada pensional que se reconocía a la actora en Porvenir (RAIS) y la que se le reconocería en el régimen de prima media, Colpensiones, es de superaba el mínimo para recurrir a la casación”.

Lo anterior fue confirmado por la Sala del alto tribunal que, tras hacer los cálculos, determinó conceder el recurso de casación a la mujer en contra de la sentencia del Tribunal Superior de Montería.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.