26 Jan 2021 - 1:13 a. m.

De lo que Hernán Giraldo no ha hablado en la Sierra Nevada de Santa Marta

Su poder sigue siendo tan fuerte que ya le tienen celda y listado de personas que lo visitarán a su llegada a la cárcel de Barranquilla.
Ariel Ávila

Ariel Ávila

Columnista

Regresó al país el exjefe paramilitar Hernán Giraldo, también llamado el patrón o taladro, este último alias se hizo famoso en toda la Sierra Nevada de Santa Marta debido a las decenas de violaciones a niñas que cometió. Se cree que fueron más de 300 niñas violadas. Giraldo, al igual que muchos jefes paramilitares debe mucha verdad a las víctimas.

(Lea: Exparamilitar Hernán Giraldo, jefe de Resistencia Tayrona, ya está en suelo colombiano)

Si bien Hernán Giraldo Serna no es Jorge 40 y sus niveles de control no llegaron a tener los que este tuvo, si es cierto que todavía le debe muchas verdades al territorio. En los 35 años al frente de un ejército sanguinario asociado a su familia, pasaron muchos alcaldes, gobernadores y empresarios por ese territorio. Su poder sigue siendo tan fuerte que ya le tienen celda y listado de personas que lo visitarán a su llegada a la cárcel de Barranquilla.

Su poder criminal tuvo origen en la época de bonanza marimbera. Poco a poco fue tomando el control de la zona, a tal punto de ser uno de los más grandes compradores y armó su primer combo armado: los Chamizos, con los que aniquiló a por lo menos 6 combos más que hacían presencia en esas zonas. Giraldo habló poco de esas épocas y de cómo masacraron campesinos para proteger los cargamentos de notables familias samarias. Giraldo se especializó en vender seguridad a grandes marimberos. La Bonanza Marimbera tiene muchos muertos enterrados entre esas montañas.

(Lea también: El miedo en el Magdalena por el regreso del exjefe paramilitar Hernán Giraldo)

Una pregunta para Giraldo es sobre el Sábado Negro. La historia es la siguiente: Cuando terminó la bonanza y luego de que Giraldo fuera capturado y pagara unos días en la cárcel de Bogotá, donde salió gracias a varias de esas familias aliadas que ya no eran marimberas sino prosperas familias políticas del departamento del Magdalena, le contrataron una avioneta para que lo trasportara de Bogotá a Santa Marta. A su arribo fue recibido por una comitiva que lo llevó hasta el mercado público de Santa Marta. Después de eso, se fue para la Troncal Caribe, junto a sus chamizos y sus dos hermanos, el Mono Giraldo y el que mató la tractomula en Buritaca. Entre el sábado y el domingo asesinaron más de 20 cuatreros en todas las veredas porque necesitaba limpiarles el camino a los nuevos inversionistas: sí, sus antiguos socios, con los que después tuvo fincas a medias.

Tampoco dijo nada de sus prácticas pedófilas: Se cree que fueron centenares las niñas violadas por Giraldo. Una de las historias cuenta que de una niña que le decían la Chicho, se veía con alías el Flaco, por ello Giraldo lo mando a matar. Le mandó a descargar dos pistolas en el pecho delante de la muchacha para que quedara claro quién era el que mandaba y quien era el dueño. Un mensaje contundente para sus otras mujeres y niñas.

Tampoco habló de la bonanza cocalera y de cómo allí se repitieron varios de esos apellidos y otros que llegaron de los que todavía no se atreven a hablar. Sería bueno que le contara quienes fueron sus socios, además de los Padilla y los Cobos.

Son muchas verdades las que Giraldo le debe a la región, como, por ejemplo, en la parapolítica y el apoyo que, según muchos líderes entrevistados le brindó al señor Ulilo Acevedo Silva, dueño de un periódico de Santa Marta. Declaraciones que usted se ha negado a dar aludiendo ser un hombre de palabra. Todo esto ha sido analizado por la Fundación Paz y Reconciliación.

(Le puede interesar: ¿Quién es Hernán Giraldo?)

Finalmente, hay tres cosas muy importantes por precisar. La primera de ellas, como fue esa negociación con los Mellizos, los hermanos Mejía Múnera, del cartel del Norte del Valle. Producto de la venta de esa franquicia Giraldo sus hijos y sobrinos, junto a Jorge 40, se embolsillaron 5 millones de dólares por la venta en franquicia de la Troncal del Caribe. ¿Cuánto le tocó a Giraldo y cuanto le tocó a Jorge 40? Giraldo será cuidadoso con este tema, pues esta negociación fue después de la desmovilización, cuando Giraldo ya estaba preso en el marco de la Ley de Justicia y Paz.

Lo segundo a preguntar es por las familias que se quedaron con unas tierras en la Troncal del Caribe y fincas bananeras ¿le pagaron a usted? Porque allí hubo desplazamientos forzados. Muchos, ahora fungen como prósperos empresarios y “colombianos de bien”. Sin embargo, para muchas víctimas hay algo más de prosperas familias comerciantes.

Lo tercero que debe decir Giraldo es: hasta qué punto hay una amistad con Trino Luna Correa que va más allá de la relación que hubo con la parapolítica: Es que regalar haciendas como la que Giraldo el dio a Trino Luna en la vereda San Salvador, corregimiento de Palomino, la Guajira, no se regala por un impulso de agradecimiento.

La llegada de Girado tiene en tensión a tres departamentos y varios municipios de la Sierra Nevada de santa Marta, allí opera un grupo que se llama Autodefensas Conquistadoras de la Sierra, que controla a sangre y fuego toda la sierra.

Comparte: