1 Nov 2019 - 11:00 a. m.

Demanda en Corte Constitucional dice que el Código de Policía discrimina a algunos perros

Según los demandantes, un artículo que permite la permanencia de perros guía a espacios públicos es discriminatorio. Procuraduría y organizaciones sociales respaldan la petición.

Redacción Judicial

"Perros de asistencia" es el nombre que reciben los caninos que acompañan a personas con otro tipo de discapacidades (imagen de referencia). / AFP
"Perros de asistencia" es el nombre que reciben los caninos que acompañan a personas con otro tipo de discapacidades (imagen de referencia). / AFP

¿Cuál es la diferencia entre un perro guía y un perro de asistencia? El primer término es usado para referirse a las mascotas que acompañan a personas ciegas y está comprendido en el último concepto, que se refiere a los caninos que acompañan a cualquier persona en condición de discapacidad. Según una demanda que cursa en la Corte Constitucional, el Congreso, como el común de la gente, desconoce esta diferencia y así lo plasmó en el Código de Policía, poniendo en riesgo de discriminación a la población con discapacidades diferentes a la ceguera.

Los demandantes, en concreto, se refieren al primer parágrafo del artículo 170 del Código y le piden a la Corte que declare el texto inconstitucional. En la norma dice, refiriéndose al ingreso de animales domésticos a lugares públicos: “Siempre se permitirá la presencia de ejemplares caninos que, como guías, acompañen a su propietario o tenedor”. Según la demanda, que ya fue aceptada en la Corte Constitucional por el despacho de la magistrada Gloria Ortiz, la expresión “como guías” excluye, entonces, a los perros que acompañan a otro tipo de personas en condición de discapacidad.

En la demanda se asegura que esta discriminación se debe, en específico a que el Congreso intentó beneficiar con una discriminación positiva a las personas ciegas y habría omitido legislar, también, en favor de las personas que tienen otras condiciones de discapacidad. “El legislador busca generar acción afirmativa a favor de la población con discapacidad que tienen perros de asistencia, a quienes se les ve limitado su derecho a la movilidad al no permitirle el ingreso a lugares públicos, abiertos al público y edificaciones públicas, en compañía de su perro de asistencia”, dice la demanda.

Los demandantes Paula Andrea Cerón, Juliana Guerrero Morales, Jarrison Molano y Sebastián Camilo Salinas explican en su escrito: “La norma, tal como está redactada, permite o contempla la posibilidad de que las personas con discapacidad que sean propietarias o tenedoras de un perro de asistencia, distinto al perro guía, se les evite u obstaculice su ingreso o permanencia en lugares públicos, y es en ese punto donde se concreta el incumplimiento del mandato del constituyente en la medida legislativa, pues nuestra legislación permitiría un trato discriminatorio contra una población con especial protección constitucional”.

Para la magistrada Ortiz, quien aceptó estudiar la demanda, con este argumento los demandantes “construyeron una explicación sobre el presunto trato discriminatorio”, con lo que los requisitos para admitir el recurso se cumplían. En el documento que acepta la demanda, Ortiz, además, les pidió su opinión a diferentes organizaciones sociales y académicos. Al llamado atendieron, por ejemplo, el Instituto Nacional para Ciegos (INCI), el Instituto Nacional para Sordos (INSOR), el Programa de Acción por la Igualdad y la Inclusión Social (PAIIS) de la Universidad de los Andes, el ministerio de Justicia, el procurador general Fernando Carillo, entre otros.

La mayoría de quienes intervinieron concuerdan en que la norma sí se presta a la malinterpretación que plantean los demandantes. PAIIS, por ejemplo, enumeran en el escrito que enviaron a la Corte un total de cinco tipos diferentes de perro de asistencia que reciben nombres distintos en las normativas estadounidenses, para explicar: “Al existir distintas categorías de perros de asistencia, es evidente cómo la normatividad estadounidense no se limita únicamente a los perros guía utilizados de manera exclusiva por las personas con discapacidad visual, sino que contempla diversas capacidades existentes”.

El procurador, por otro lado, considera que no es necesario declarar la inconstitucionalidad de la norma, sino que puede aclarar lo que dice a través de una sentencia de exequibilidad condicionada, “toda vez que en el caso bajo estudio se configura una omisión legislativa relativa y al mismo tiempo se requiere mantener la norma en el ordenamiento jurídico en lo que tiene que ver con los perros guía, pero incorporando al enunciado normativo aquel aspecto omitido sin el cual la disposición es incompatible con la Constitución, esto es entender que la expresión ‘que, como guías’ también incluye a los perros de asistencia”.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.