8 Oct 2021 - 7:02 p. m.

Discurso público de Oneida Londoño, esposa de don Raúl Carvajal

“La muerte de mi hijo la llevó el papá hasta las últimas consecuencias. Le habló al mundo y a Colombia sobre su dolor. Quería esclarecer la muerte de mi hijo antes de morir, desgraciadamente no se pudo. Pero aquí estamos nosotros en memoria de Raúl Carvajal”, dijo Oneida Londoño.

Jhoan Sebastian Cote

Periodista Judicial

jcote@elespectador.com / @SebasCote95

Raúl Carvajal vivió, en sus últimos años, para contar una de las miles de historias de guerra en la historia de Colombia
Raúl Carvajal vivió, en sus últimos años, para contar una de las miles de historias de guerra en la historia de Colombia

Hace un par de meses, cuando Oneida Londoño vio la creación del mural en honor a don Raúl Carvajal, aquel padre que parqueó su vida en un furgón en el centro de Bogotá, permanecía callada, sorprendida por el cariño que su esposo logró en la capital. Ensimismada, Londoño veía los trazos que quedaron en el barrio San Bernardo, en honor a un hombre quien hasta el último día de su vida, a sol y sombra, denunció las irregularidades sobre la muerte del cabo Raúl Carvajal Londoño, asesinado hace 15 años exactos. La versión oficial dicta que fue la guerrilla en Norte de Santander. Los Carvajal Londoño recuerdan que la víctima los llamó días antes, diciéndoles que superiores le habían pedido asesinar a inocentes. Falsos positivos.

Perfil: Raúl Carvajal: la eterna lucha de un padre sin justicia

En el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, la familia Carvajal Londoño presidió una conmemoración por los 15 años del asesinato del cabo Carvajal, un hombre tan honorable que, según su familia, prefirió su poner su propia vida en riesgo antes de balear un inocente. Esta vez apodera de su discurso, Oneida Londoño anunció la creación de un colectivo para honrar la vida de don Raúl Carvajal, quien el pasado 12 de junio murió por COVID-19. En medio de piezas de memoria y en compañía de las madres de falsos positivos de Soacha, hermanas de un dolor colectivo, Londoño dio las gracias por el cariño recibido y envío un mensaje a la sociedad. Aquí su discurso:

Quiero que muchos sepan los que significa el dolor de una madre. Eso es incomparable. Les digo esto porque lo viví y porque siento, no porque fuera mi hijo, que tuve un excelente hijo. Tuvo una excelente formación, conocía el valor de la vida y respetaba el valor de los demás seres humanos. Esa quizás fue la razón para que mataran a mi hijo.

Lea: Don Raúl Carvajal murió por COVID-19 y esperando la verdad sobre el asesinato de su hijo soldado

Cuando él recibió esa orden, de asesinar a personas, él no la quiso cumplir. Y me dijo: “mamá, es que si me van a matar por eso, me matan. Yo no dispararía nunca contra un inocente. Yo estoy en el Ejército y si me toca estar en el combate, estoy. Es la vida de un insurgente contra la mía. Pero una persona inocente jamás la mataré”. Eso hizo que muriera mi hijo.

Tengo mucho dolor, pero no todo está perdido. La muerte de mi hijo la llevó el papá hasta las últimas consecuencias. Le habló al mundo y a Colombia sobre su dolor. Quería esclarecer la muerte de mi hijo antes de morir, desgraciadamente no se pudo. Pero aquí estamos nosotros en memoria de Raúl Carvajal y vamos a seguir luchando para que se sepa la verdad.

Le puede interesar: Falsos positivos: el caso de un soldado que se negó a ejecutar estos crímenes

Para eso es la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), para que se sepa la verdad. Y que nosotros los padres de familia sintamos un poquito de regocijo al saber que si quiera dijeron la verdad y que no se seguirán haciendo las atrocidades que se hacen contra el pueblo colombiano. Raúl Carvajal hasta el último momento estuvo en esta lucha, hasta dar su vida. “Hasta la muerte si es necesario”, me decía. Hoy ya no está con nosotros.

Seguiremos adelante con la lucha de Raúl. Todo esto que hacemos es por la verdad. Personas que saben la verdad ¡por favor en el nombre de Dios pónganse la mano en el corazón! No van a pagar con cárcel, para eso está la JEP. Den un parte de tranquilidad, de que va a haber un cambio en Colombia. Que hay personas que valoran el ser humano. Tenemos que buscar un cambio.

No toda la vida vamos a estar peleándonos los unos con los otros, a piedra, a bombas y a plomo. Hay que educarse muchachos, jóvenes, porque hay que tomar las riendas de Colombia. Mientras sigamos en el inconformismo, jamás saldremos de esto. Siempre el grande quiere pisotear al más pequeño. Entonces, ahora los pequeños preparémonos para afrontar las cosas con dignidad, valentía y sin necesidad de empuñar las armas.

Cartas: Ha muerto don Raúl

Espero que todo el esfuerzo que hizo Raúl Carvajal, como padre de la resistencia, se vea bien fundamentado cuando se diga la verdad y el pueblo empiece a saber cómo se pelean estos casos, que no es con plomo ni con piedra. Demostremos que somos diferentes. Dios quiera eso se dé y que las personas que están arriba y cometieron sus errores, sean capaces de decirlo. Ahí nos daremos por bien servidos nosotros, las madres de Soacha y todos los que sufren igual que yo. Todos los días le pido al Señor que ponga sus manos en el corazón de esas personas y que digan la verdad.

El expediente por la muerte del cabo Carvajal se encuentra en conocimiento JEP. La defensa de la familia Carvajal Londoño espera que el crimen sea declarado de lesa humanidad y, así, siga siendo investigado. El mítico furgón de don Raúl Carvajal podría permanecer en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación. Además, el colectivo naciente adelanta obras de memoria histórica sobre “padre de la resistencia”.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Comparte: