10 Feb 2020 - 1:00 a. m.

El choque de trenes entre Fiscalía, Procuraduría y JEP por el cartel de la toga

Los exsenadores Álvaro Ashton y Musa Besaile, investigados por parapolítica y por este caso de sobornos judiciales, fueron admitidos en la Jurisdicción Especial para la Paz. La Procuraduría y la Fiscalía se oponen a que este escándalo de corrupción pase a manos del tribunal de cierre del conflicto.

Felipe Morales Sierra / @elmoral_es

Los excongresistas Álvaro Ashton y Musa Besaile.  / Fotos: Gustavo Torrijos- El Espectador.
Los excongresistas Álvaro Ashton y Musa Besaile. / Fotos: Gustavo Torrijos- El Espectador.

Desde el año pasado, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) asumió el estudio de uno de los mayores escándalos de corrupción judicial: el cartel de la toga. Para la justicia especial, creada para investigar y juzgar los crímenes cometidos en el conflicto armado, este entramado de sobornos a cambio de los cuales se torcieron procesos en la Corte Suprema de Justicia tiene una relación con la guerra, según expresó en los documentos que oficializan la admisión en esa jurisdicción de los excongresistas Álvaro Ashton y Musa Besaile. En la otra orilla, el procurador Fernando Carrillo y el fiscal general (e), Fabio Espitia, aseguran que este caso no es del resorte de la JEP.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.