Publicidad
14 Aug 2020 - 4:11 p. m.

Empezó la puja a la Procuraduría y estos son los ternados

Quedó lista la terna de candidatos para procurador general de la Nación. Wilson Ruiz, postulado por la Corte Suprema de Justicia; Juan Carlos Cortés, respaldado por el Consejo de Estado; y Margarita Cabello, la carta del gobierno.
De izquierda a derecha: Wilson Ruiz, Juan Carlos Cortés y Margarita Cabello.
De izquierda a derecha: Wilson Ruiz, Juan Carlos Cortés y Margarita Cabello.
Foto: Archivo

Tres recorridos abogados entran a disputarse la Procuraduría General de la Nación. El actual jefe del Ministerio Público, Fernando Carrillo, termina su gestión en unos meses, y ya quedaron expuestas las cartas de los postulantes. La Corte Suprema de Justicia respaldó al abogado vallecaucano y exmagistrado del Consejo Superior de la Judicatura, Wilson Ruiz. El Consejo de Estado optó por el jurista Juan Carlos Cortés, de larga trayectoria en las tres ramas del poder público. Y el gobierno de Iván Duque se la jugó por su actual ministra de Justicia, la abogada barranquillera Margarita Cabello Blanco.

Una baraja de experimentados profesionales que ahora tendrá que vérselas con el escenario político. Una decisión en manos del Senado, que deberá examinar no solo las condiciones para asumir el cargo sino sus movimientos en el mundo del poder. Y en ese estrado, con mayor o menor protagonismo, los tres suman padrinazgos, relaciones profesionales, amigos y aliados. Ya lograron convencer a quienes confían en sus capacidades para ganar la elección, pero ahora, en un horizonte de bancadas, acuerdos y desacuerdos políticos, entran a pelear por los votos como cualquier aspirante.

(Le podría interesar: El sonajero para quedarse con dos cargos esenciales: procurador y defensor del Pueblo)

Wilson Ruiz ya sabe cómo se desarrolla ese proceso pues suele aparecer en los sonajeros de las ternas y fue candidato fallido a la Corte Suprema de Justicia y a la Contraloría General de la República.  Es abogado de la Universidad Libre, nació en Florida (Valle), un municipio que conoció los rigores del conflicto y sonó como punto de encuentro humanitario entre el gobierno Uribe y las Farc. Fue procurador delegado en la gestión de Alejandro Ordóñez, magistrado de la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura entre 2012 y 2015, pero renunció para aspirar también a la Registraduría. 

Si dejó en el camino a abogados de relaciones y peso como el exministro y exmagistrado Enrique Gil Botero; el exmagistrado el Consejo de Estado, Alberto Yepes; el exdefensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora; y la expersonera de Bogotá, Carmen Teresa Castañeda, es porque Wilson Ruiz sabe moverse con amplitud en los círculos jurídicos. Ahora necesita que le crean los políticos, y se dice en los pasillos virtuales, que ya empezó su campaña porque entiende cómo es esa vuelta, y el principal relacionista de su aspiración es él mismo pues tiene alcances en el curubito de poder. 

(Lea también: “Las macrorreformas de la justicia están mandadas a recoger”: procurador general)

La carta del Consejo de Estado plantea un rostro no tan visible en el universo público, pero sí de una consistente y reconocida trayectoria: Juan Carlos Cortés. Desde que empezó como monitor académico con tesis laureada en la Universidad del Rosario, hasta que se consolidó durante una década con cargos de alta responsabilidad en el Ministerio de Justicia, la Dirección Nacional de Estupefacientes y la Fiscalía General de la Nación. Tiene un aliado de lujo: el procurador saliente Fernando Carrillo, que siempre lo tuvo como su segundo, y que ya ganó con él la primera partida en el contencioso administrativo.

La dupla Carrillo-Cortés no es nueva en asuntos de Estado. Cuando el primero accedió al Ministerio de Justicia en la era Gaviria, Cortés fue su secretario privado y luego secretario general. Después, dividieron sus caminos, pero luego de tres décadas de exitosas gestiones en el ámbito privado e internacional, volvieron a encontrarse para conducir juntos el Ministerio Público entre 2016 y 2020. De alguna manera, Juan Carlos Cortés es la continuidad del mandato de su mentor Carrillo, que también es un curtido jugador en los asuntos del poder y las postulaciones a los altos cargos. 

(Le puede interesar: Este es el borrador de reforma a la justicia que le presentó el Gobierno al Congreso)

Cierra la terna el as del gobierno: su ministra de Justicia, Margarita Cabello Blanco. Ya el presidente Iván Duque la había postulado como candidata a fiscal general ad hoc, cuando el titular Néstor Humberto Martínez se quedó sin competencia para investigar varios expedientes del escándalo de Odebrecht. Al final ella no aceptó la postulación por su condición de magistrada de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, corporación que regentó entre 2016 y 2017, y que dos años después dejó para asumir el cargo de ministra de Justicia, en reemplazo de Gloria Borrero. 

El objetivo del gobierno es claro: ya tiene un fiscal cercano, Francisco Barbosa, y por eso se juega con su ministra para alcanzar también la Procuraduría. Su alianza política en el Congreso, a pesar de la férrea oposición en contra, ha venido de menos a más. En cuentas claras, tiene una apretada mayoría, más en manos de algunos aliados de Cambio Radical, el conservatismo o el Centro Democrático, que las de la ministra del Interior, Alicia Arango, que recibió de la recorrida política, Nancy Patricia Gutiérrez, que sonaba para la terna de la Defensoría y la Procuraduría, y al final no apareció. 

Hace cuatro años, por amplia mayoría, Fernando Carrillo ganó su elección en el Congreso a la exmagistrada María Mercedes López y al exvicefiscal Jorge Perdomo. Promediaba el segundo gobierno de Juan Manuel Santos, y en su aplanadora política, el liberalismo cerró filas alrededor de Carrillo y obtuvo los votos necesarios en octubre de 2016. ¿Podrá Carrillo ayudar a que su sucesor Cortés a que gane como él, en un Congreso dividido? ¿Lo logrará el gobierno con la ministra Cabello, con el Centro Democrático empujando y buscando aliados? ¿O Wilson Ruiz podrá volver a ganar después de tantas ternas? La pelea comienza.

Síguenos en Google Noticias