14 May 2021 - 2:47 p. m.

Policía niega violencia sexual contra joven que se suicidó en Popayán y Fiscalía investiga

El general Ricardo Alarcón aseguró que el suicidio de una joven, quien denunció haber sido abusada por el Esmad en Popayán, no es atribuible a la Fuerza Pública y que la mujer “nunca pisó instalaciones policiales”. Organizaciones de derechos humanos aseguran que el general está tergiversando la información. La Fiscalía ya investiga el hecho.

“Ante la noticia que viene siendo publicada por diferentes medios, especialmente por redes sociales, en la que se afirma la posible violación y muerte de una adolescente (de 17 años) en unas instalaciones policiales, la Policía Nacional se permite afirmar de manera categórica que es una noticia, aparte de falsa, vil y ruin”. Así respondió el general Ricardo Alarcón, comandante de la Regional 4 de la Policía, a las denuncias del suicidio de una joven de 17 años, quien aseguró en sus redes sociales haber sido agredida sexualmente por agentes del Esmad. La Fiscalía investiga el caso.

En contexto: Paro Nacional: menor de edad se habría quitado la vida tras denunciar violencia sexual por parte de policías

La agresión habría ocurrido el pasado 12 de mayo, en Popayán, en medio de confrontaciones entre civiles y policías por el Paro Nacional. De acuerdo con el general Alarcón, a cargo de la seguridad en Cali, Pasto, Popayán y Valle del Cauca -entre otras regiones-, la adolescente nunca estuvo en instalaciones policiales, pues una vez el Esmad realizó “el procedimiento”, fue trasladada a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía de Popayán. Incluso, aseguró que se activó para ella un protocolo de protección a su integridad, y fue entregada a su abuela materna casi a la media noche del pasado 12 de mayo.

“La Policía Nacional, el día de hoy (13 de mayo), conoció sobre la muerte de una joven de 17 años que corresponde a la joven que fue conducida a las instalaciones de la URI el día de ayer. Los hechos ocurrieron en el lugar de residencia de la joven (…). En aras de garantizarle la tranquilidad a toda la población de Popayán, la Policía ha solicitado a través de la Fiscalía que, en el menor tiempo posible, el Instituto Nacional de Medicina Legal establezca la causa de la muerte”, concluyó el general Alarcón.

Lea también: “¡Hágale lo que quiera!”: las denuncias por violencia sexual en Paro Nacional

Mientras en la Policía Nacional promueven la campaña #RompanLaCadena, en relación con supuestas noticias falsas en contra de la institución, usuarios en redes sociales alcanzaron a tomar captura de la denuncia pública de la adolescente. La publicación, que ya no se encuentra posteada en Facebook, compromete a cuatro miembros del Esmad, quienes la habrían abusado mientras la detenían. La joven de 17 años era hija de un Policía.

“Les toco coger me entre 4 no Hijueputas?? Yo soy a la que cogieron, en ningún momento me ven tirando piedras, no iba con ellos, me dirigía hacia la casa de un amigo que me dejaría quedar en su casa, cuando menos pensé estaban encima, ni siquiera corrí porque era peor, lo único que hice fue esconderme detrás de un muro, y solo porque estaba grabando me cogieron, en medio de eso me bajaron el pantalón y me manosearon hasta el alma, en el video queda claro que yo les digo que me suelten porque me estaban ‘desnudando’ quitando el pantalón”, escribió la presunta víctima.

Las declaraciones del general Alarcón fueron tomadas como “temerarias” por 10 organizaciones sociales, entre las que se encuentran la Comisión de Garantías y Derechos Humanos de la Coordinación Departamental de Paro, la Comisión de Derechos Humanos – Universidad del Cauca y la Red de Derechos Humanos Jaime Garzón. Utilizaron las mismas palabras del comandante –”viles y ruines”- para referirse a la posición oficial de la Policía por el suicidio de la joven.

Lea también: “¡Qué rico echarles gases!”: la violencia sexual en el Paro Nacional

En principio, denunciaron que se trató de una “violenta retención ilegal” por parte de los miembros del Esmad. Según el comunicado a la opinión pública, se identificó a un uniformado con el número 05523, quien fue una de las personas que la arrastró por la calle en el momento de la detención, a eso de las 9:15 de la noche. Tal situación puede evidenciarse en el registro de Red Alterna Popayán, aproximadamente en el minuto 4.

“El 13 de mayo de 2021, la señora abuela de la menor de edad nos informó que su nieta se encontraba ayer cerca de la Unidad de Reacción Inmediata grabando la situación entre manifestantes y ESMAD de la Policía Nacional y en un momento se esconde en un rincón y de ahí van y la sacan cuatro integrantes del ESMAD de forma violenta y le quitaron su celular tomándola cada uno de una extremidad, llevándola hacia la URI”, explicaron las organizaciones.

Asimismo, la abuela de la adolescente reportó que llevó a su nieta a la casa y que la presunta víctima no quiso cenar. La adulta mayor encontró que en su cuerpo había moretones, ante lo que ella respondió que le dolía el estomago y que la habían “manoseado”. En la noche del 13 de mayo la joven se quitó la vida. Familiares la llevaron al Hospital del Norte, donde llegó sin signos vitales.

Tip legal: ¿Dónde encontrar asesoría jurídica si es violentado en el Paro Nacional?

“A las 4:44 de la tarde, del 13 de mayo de 2021, la Comisión de Garantías y Derechos Humanos de la Coordinación Departamental de Paro, tiene conocimiento a través de redes sociales del presunto abuso sexual y del suicidio de la menor de edad por lo cual pone en conocimiento de instituciones el chat de WhatsApp de ‘Respuesta Rápida’ espacio virtual en donde entre otros se encuentran agentes de la Policía Metropolitana y la respuesta de un agente de policía es entre otros: ‘eso es falso’”, agregaron las 10 organizaciones.

La Fiscalía anunció que ya está investigando el caso y que un grupo de investigadores se trasladaron a Popayán.

“En atención a la información que está circulando en redes sociales sobre la presunta agresión sexual a una menor de 17 años, dentro de las instalaciones de la URI, en la ciudad de Popayán (Cauca), así como su posterior muerte, la Fiscalía puso en marcha de inmediato acciones investigativas. Para tal fin conformó un equipo especial, liderado por la fiscal coordinadora del Grupo de Género, experta en temas de violencia de género con enfoque en niñas, niños y adolescentes, así como el derechos humanos y derecho internacional humanitario, de la ciudad de Bogotá”, explicó la Fiscalía.

Comparte: