Publicidad
9 Jun 2022 - 5:26 p. m.

Familiares de falsos positivos en Cesar piden a la Fiscalía excavar cementerio

La excavación que inició la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas en el cementerio de El Copey comenzó a arrojar resultados. Los familiares de víctimas de falsos positivos piden que la Fiscalía asuma sus responsabilidades y también recupere los restos que puede haber allí.
Felipe Morales Sierra

Felipe Morales Sierra

Periodista Judicial
Se estima que en ese terreno hay enterradas víctimas de ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros del Batallón La Popa. / UBPD
Se estima que en ese terreno hay enterradas víctimas de ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros del Batallón La Popa. / UBPD
Foto: Cortesía

Tras meses de tira y afloje, la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD) pudo intervenir en el cementerio alterno de El Copey, en Cesar. Allí, según algunas informaciones, podría haber cuerpos de falsos positivos, en concreto, de civiles inocentes asesinados por militares que integraban el Batallón La Popa, ubicado en Valledupar. En la prospección, que irá hasta el 25 de junio, han encontrado indicios de que hay restos humanos en el lugar, con lo cual las familias ahora piden a la Fiscalía que cumpla con su deber y excave en el lugar.

(Lea también: Iniciará la búsqueda de desaparecidos en el cementerio alterno de El Copey (Cesar))

En concreto, las familias de Óscar Alexander Morales Tejada, Octavio Bilbao Becerra y German Leal Pérez, desaparecidos asesinados por el Ejército en enero de 2008 y que podrían estar enterrados en el cementerio de El Copey, pidieron a la Fiscalía tomar acciones. “Si queremos recuperar a nuestros familiares, tenemos que hablar, denunciar. Pero la Fiscalía nunca nos ha querido prestar atención”, le dijo a este diario Linda Bilbao, hermana de Octavio.

Al momento de su desaparición, Octavio Bilbao vivía en Cúcuta. Catorce años después, se presume que puede estar enterrado en el vecino departamento de Cesar, pero sus familiares denuncian que nadie los ha escuchado. “El alcalde (de El Copey) decía que allí no había cuerpos y que él iba a crear el cementerio allí porque el municipio no tenía un cementerio. Al comienzo se interpuso mucho, pero cuando llegó la UBPD pudieron intervenir el terreno por primera vez”, agregó Linda Bilbao.

(Le puede interesar: Excavaciones en El Copey ponen en riesgo cuerpos de desaparecidos por el conflicto)

Para prevenir que las intenciones del alcalde de modificar el lugar pudieran entorpecer la búsqueda de desaparecidos, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) emitió medidas cautelares en las que prohibía hacer modificaciones. La UBPD, entonces, comenzó el trámite para excavar algunas partes del lote, labores que finalmente iniciaron la primera semana de junio. Allí estuvieron las familias de Óscar Alexander Morales Tejada, Octavio Bilbao Becerra y German Leal Pérez, en compañía de la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ), que representa a los Morales.

“Teniendo en cuenta que en estos pocos días la UBPD ha hecho algunos hallazgos que llenan de esperanza a las víctimas, desde la Comisión Colombiana de Juristas se espera que la Fiscalía, en coordinación con la Unidad de Búsqueda, cumpla con su deber y adelante las acciones necesarias para encontrar a Óscar, Octavio y Germán”, señaló la oenegé en un comunicado. Ese es el mismo clamor de las familias. “En los días que estuvimos allá fue muy duro para nosotros ver que sacaban cuerpos. Aún no se sabe quiénes son, pero ahora sabemos que sí hay cuerpos en el lugar”, señaló Linda Bilbao.

(Lea también: Coronel (r) Mejía no aceptó rol en falsos positivos y tendrá juicio en la JEP)

En su comunicado, la Comisión aseguró que le corresponde a la Fiscalía continuar con la excavación del lugar, algo que no ha hecho en los últimos 14 años. Así lo explicaron: “la UBPD solo hará prospecciones en una parte de los lotes 1 y 2 que componen el cementerio alterno, por lo que resulta necesario que la Fiscalía (que por años se ha negado a adelantar la búsqueda de los tres jóvenes) abarque el resto del terreno y recupere los restos”.

La JEP ya imputó a 15 militares implicados en falsos positivos durante su paso por el batallón La Popa. En particular, por 120 asesinatos y 126 desapariciones forzadas que, a través de artimañas, habrían sido presentados como bajas en esta unidad militar entre 2002 y 2005, durante las comandancias de los coroneles retirados Publio Hernán Mejía, condenado por los hechos en la justicia ordinaria, y Juan Carlos Figueroa. Solo ellos dos negaron su responsabilidad en la justicia especial y enfrentarán un juicio por esta seguidilla de asesinatos de civiles, muchos de los cuales, como Morales, Bilbao y Leal, continúan desaparecidos.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias