29 Jul 2021 - 12:20 a. m.

Fiscalía llega a un preacuerdo con presunto asesino de la masacre de Llano Verde

Con esta acción, el presunto asesino de cinco niños en Llano Verde lograría la reducción de la condena hasta en un 50%. La defensa de las víctimas expresó el rechazo y la indignación ante el preacuerdo, que todavía no recibe el visto bueno de un juez.

La Fiscalía llegó a un preacuerdo con Gabriel Alejandro Bejarano, quien sería el asesino de cinco niños en la masacre de Llano Verde, en Cali. Según se conoció, en el acuerdo se contempla que, al declarase culpable Bejarano, se le haría una reducción en la pena, en la cual pagaría 38 años de prisión. Según la defensa de las víctimas, este preacuerdo es un premio al hombre y un irrespeto a ellas.

Según dice el defensor de algunas de las víctimas, Elmer José Montaña, el preacuerdo se hizo sin informarles y solo se conoció en la audiencia, cuando el juez dio un espacio para que la Fiscalía lo socializara. Así mismo, dijo Montaña, que al conocer el preacuerdo, los abogados de las víctimas se opusieron tajantemente, ya que, según el defensor, es un hecho indignante e irrespetuoso con las víctimas.

“No entendemos cómo la Fiscalía que hizo populismo con la cadena perpetua ahora premia a este señor con ese preacuerdo”, dijo el abogado Montaña. Igualmente, manifestó que “decimos que es un premio porque esos 38 años de prisión realmente terminan convertidos en unos 20 años”, esto debido a que, como también lo dijo el abogado, Bejarano tendría derecho a rebaja de pena por trabajo y estudio.

Dentro del preacuerdo entre la Fiscalía y el presunto asesino, se contempla que se le den 400 meses de prisión por el primer homicidio y 12 meses por cada uno de las otras cuatro víctimas. De acuerdo a lo manifestado por el abogado, Bejarano saldría de prisión a los 58 años de edad, lo que para el defensor Montaña representa “una amenaza para la sociedad”.

Tras conocer el preacuerdo, el abogado Montaña le dijo a El Espectador, que no entiende el porqué del actuar del ente acusador, ante lo cual se pregunta, “¿Qué tal si las cinco víctimas no hubieran sido cinco niños negros del distrito de Aguablanca?. Este es un caso que demuestra que hay racismo judicial en nuestro país”. El jurista sostuvo que la Fiscalía nunca quiso reunirse con las víctimas, ni ha querido avanzar sobre la investigación.

Por otra parte, el abogado dijo que el mismo Bejarano había asegurado en un interrogatorio que había sido la misma Policía la que le mostró fotos de los menores antes de los asesinatos. Aun así, manifestó Monataña, “la Fiscalía no le hizo siquiera una contrapregunta (...) para saber quiénes eran los policías, por qué les habían mostrado la fotos, quién dio la orden de buscar y asesinar a estos muchachos. No, eso a la Fiscalía no le ha importado”.

Igualmente, el defensor de las víctimas le aseguró a este diario que, “Bejarano también dijo que estaba amenazado él y su familia por otras personas que eran partícipes de estos hechos, pero la Fiscalía no ha avanzado en esa investigación”. Por tales motivos, dice el jurista: “la Fiscalía nos presenta este preacuerdo con la aspiración que la acepte el señor Juez, pero nosotros hemos exigido que ese preacuerdo no sea aprobado”.

“Si ese preacuerdo es aceptado por la judicatura, entonces consideramos que no solamente seria una ofensa contra las víctimas, sino que desprestigiaría enormemente a la administración de Justicia”, dijo finalmente el abogado Montaña en lo manifestado a este periódico.

A parte de Gabriel Alejandro Bejarano, los otros dos capturados por este hecho han sido Yefferson Marcial Angulo y Juan Carlos Loaiza. En este caso, las víctimas fueron Luis Fernando Montaño, Jean Paul Perlaza, Léyder Cárdenas, Álvaro Caicedo y Jaír Andrés Cortés. Según manifestó la Fiscalía en 2020, los capturados supuestamente trabajaban como personal de seguridad del cañaduzal de Llano Verde.

”El día de los hechos, al parecer, los tres adultos que trabajaban como vigilantes a los alrededores del cañaduzal habrían observado a los cinco menores de edad y, sin medir palabra, posiblemente con la intención de evitar la presencia de los jóvenes, habrían asesinado con armas de fuego a cuatro y arma blanca a otro”, dijo el fiscal Francisco Barbosa en agosto del año pasado.

Comparte: