23 Aug 2021 - 11:28 p. m.

General (r) Rito Alejo del Río, compareciente en JEP, se recupera de un infarto

El pasado 12 de agosto, en plena audiencia ante la JEP, el general (r) Rito Alejo del Río presentó una dificultad respiratoria y no pudo continuar su comparecencia por el exterminio de la UP. Ese mismo día sufrió un infarto, pero ya se encuentra estable.
Del Río fue condenado, en 2012, por el asesinato de un campesino a manos de paramilitares.
Del Río fue condenado, en 2012, por el asesinato de un campesino a manos de paramilitares.

El Espectador pudo confirmar que el general (r) Rito Alejo del Río, antiguo comandante de la Brigada XVII del Ejército, ya se encuentra estable de salud tras haber sufrido complicaciones en plena audiencia, el pasado 12 de agosto, ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Ese día sufrió un infarto, minutos después de que explicara ante el magistrado Gustavo Salazar que tenía “un malestar en el pecho”.

En contexto: JEP suspende declaración del general (r) Rito Alejo del Río por problemas de salud

“Ese día entró al hospital (el general (r) Rito Alejo del Río, estuvo 10 días en Unidad de Cuidados Intensivos. Pasó a habitación y hasta hoy salió del hospital”, le explicó a este diario una fuente cercana al militar compareciente en la JEP. El día del infarto, del Río seguía dando su versión sobre el caso del exterminio a la Unión Patriótica (UP), partido político que fue perseguido por paramilitares y, probablemente, agentes del Estado. Fueron asesinados, entre los años ochentas y el nuevo milenio, al menos 1.500 líderes y simpatizantes.

En general, la JEP llamó a comparecer a del Río sobre el macrocaso 04, relacionado con la situación territorial en el Urabá antioqueño, y el macrocaso 06 sobre la persecución sistemática a la UP. Dentro de la última diligencia, entre las que del Rito ha asistido en 2021, el magistrado Salazar lo invitó a comprometerse con la verdad y con las víctimas.

Lea también: General (r) Rito Alejo del Río pidió apoyo de armas para Convivir

El procurador delegado ante la JEP, Luis Antonio Marín, adhirió a los comentarios de Salazar: “Se necesita un relato que construya desde la empatía”. En esa diligencia, cuando el militar fue cuestionado sobre su tiempo como comandante en el Urabá, periodo en el que se presentó el pico más grande de victimizaciones a miembros de la UP de toda la historia, el general manifestó que tuvo toda la intención de protegerlos junto a la Policía, pero, según él, no se dejaron.

“Se trató de tomar contacto con ellos, pero siempre fueron esquivos, el mismo caso de la alcaldesa (Gloria Cuartas de Apartadó, Antioquia) que yo siempre le ofrecí protección, pero ella declinó toda protección. Con la Unión Patriótica no había la confianza con la Fuerza Pública para decir: le recibo la protección”, afirmó del Río ante la JEP. Sobre la conformación de grupos paramilitares en la región, el militar dijo que estaban “diseminados por todo lado”.

Le puede interesar: El general (r) Rito Alejo del Río negó sus nexos con los paramilitares en la JEP

Antes de entrar a la JEP, del Río pagaba una sentencia de 25 años y 10 meses de prisión por la muerte del líder chocoano Marino López Mena, en 1997, un campesino asesinado por los paramilitares del bloque “Elmer Cárdenas” de las Auc, con alianza de miembros del Ejército bajo del mando del compareciente. Además, era investigado por la masacre de Mapiripán (Meta), en 1997, y el magnicidio del histórico humorista Jaime Garzón.

En un reciente espacio de diálogo en Madrid (España), representantes de la JEP y la Comisión de la Verdad discutieron el avance de la investigación en el caso de la exterminación de la UP. Desde 2014 se ha podido establecer que entre paramilitares y agentes del Estado fueron asesinados dos candidatos presidenciales, ocho congresistas, 13 diputados, 70 concejales y 11 alcaldes. Las víctimas aseguran que los muertos pueden llegar a ser hasta 5.000.

En contexto: Exterminio de la UP: Así va el caso en la JEP y Comisión de la Verdad

“Todo ese material judicial ha sido tratado de manera dispersa. La pregunta es ¿había un único aparato organizado? ¿había un entramado de aparatos organizado?”, explicó el magistrado Salazar, quien atiende las diligencias de del Río. Lo que ha hecho la JEP, de acuerdo con el togado, es priorizar una serie de subcasos con periodos históricos y espacios específicos. El resultado de ese trabajo permitirá reconocer que hubo un “aparato complejo”.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Comparte: