Publicidad
27 Oct 2021 - 12:54 p. m.

“Hay disputas en el Clan del Golfo entre ‘Siopas’ y Chiquito Malo”: general Vargas

En entrevista con El Espectador, el director de la Policía, el general Jorge Luis Vargas, entregó detalles de la operación que el fin de semana pasado dio con la captura del hombre más buscado del país: alias Otoniel, líder del Clan del Golfo. Aseguró que a la organización probablemente le espera una división y entregó nuevos detalles de la operación que dio con “Otoniel”.
Director de la Policía, general Jorge Luis Vargas.
Director de la Policía, general Jorge Luis Vargas.
Foto: Policía

El fin de semana pasado, el presidente Iván Duque y la cúpula de la fuerza pública hicieron uno de los anuncios más importantes en materia de seguridad y orden público de los últimos años: la captura de alias Otoniel, el líder del Clan del Golfo quien era uno de los hombres más buscados en Colombia y por quien el gobierno de los Estados Unidos pagaba una recompensa de cinco millones de dólares. El Espectador entrevistó al director de la Policía uno de los altos funcionarios que durante los últimos años ha perseguido a Dairo Antonio Úsuga David —como realmente se llama Otoniel— y sabe detalles sobre su funcionamiento interno.

La cabeza de la Policía dio detalles de quién ayudó a Otoniel a escapar durante estos últimos meses de las autoridades y las disputas que habría entre dos grandes cabezas de esta organización criminal sucesora del paramilitarismo. Además, señaló que las autoridades continuarán persiguiendo a los llamados a suceder a Otoniel para enviarlos a Estados Unidos, entre ellos los narcotraficantes que se asocian con ellos y familiares del propio Otoniel.

General, cuéntenos detalles sobre la operación Osiris, la cual terminó con la captura de Otoniel.

Realmente, esta operación inicia en enero de 2021, cuando el señor presidente me encarga la dirección de la Policía Nacional y se le da prioridad a la captura de este delincuente, además de Iván Márquez, el Paisa, y Gentil Duarte. En enero modificamos los procedimientos de ubicación y persecución en su contra. Por ejemplo con el general Fernando Navarro, comandante de las Fuerzas Militares, reorganizamos los equipos especiales de inteligencia e investigación criminal.

¿Esto en qué benefició la operación?

Primero, que en el Nudo de Paramillo, donde estaba refugiado Otoniel, tener una focalización del esfuerzo de tropa y de recolección de información. Por ejemplo, determinar quiénes entraban, como alias Chiquito Malo y porque personas pasaban los correos humanos, qué personas hacían parte de su seguridad. Esto nos permitió saber cómo sacarlo de esa zona del Nudo de Paramillo y luego llegarle para poder realizar la captura de este delincuente. Este se movió por Pueblo Nuevo (Córdoba), siempre moviéndose por selva y acompañado con los miembros de la subestructura Central del Clan del Golfo hasta que se ubicó entre Cerro Azul y Cerro Yoki en Necoclí. Esto lo empezamos a confirmar con los pobladores que señalaban nunca haberlo visto antes y que advertían la llegada de alguien importante a la zona porque también llegaron hombres armados. El viernes pasado hicimos la inserción a uno de los puntos donde teníamos un gran mapeo de la zona, la cual nos permitió dar con su captura. Esta la mas grande operación contra el narcotráfico en este siglo. Contó con un despliegue de inteligencia, investigación criminal, entre Fiscalía, Fuerzas Militares y Policía.

Cuando usted dice que es la operación más grande que se haya tenido contra el narcotráfico ¿Cómo explicarle eso a la gente?

Por la cantidad de personas que se han durante todo este tiempo dedicado de manera exclusiva a perseguirlo. Para esta operación, entre policías y soldados, 1.200. Durante todo el tiempo, en Necoclí teníamos 700 personas de la Policía Nacional y otro tanto del Comando Conjunto de Operaciones Especiales. Es de acuerdo con el objetivo, un blanco en el cual teníamos que colocar la mayor cantidad de recursos en términos de poder localizarlo, por todo el daño permanente que estaba haciendo y por lo que significa esa organización narcotraficante a nivel nacional.

¿Cuáles son las circunstancias de la muerte del intendente de Edwin Guillermo Blanco?

Estaba en uno de los anillos exteriores, de cierre hacía la zona de Cerro Azul (en el Nudo de Paramillo). En un punto de bloqueo de caminos en la zona de alias Chiquito Malo. Es uno de los puntos exteriores de seguridad y de rastreo del Clan del Golfo. El intendente se encuentra con una de las estructuras de alias El Indio, uno que era diferente a quien era el segundo de la organización (muerto en 2018). Hubo un combate, un encuentro con fuego, entre la Policía y esos delincuentes y en esas circunstancias muere nuestro intendente y alias El Indio.

Esa zona es muy importante porque es el municipio de Turbo. Es una de las zonas de entradas de motos y mulas, por eso los cierres para evitar que saliera o que llevaran elementos de logística para la fuga. Esto también había sucedido en otras operaciones. Otoniel siempre acostumbraba a dar la orden de dejar el armamento, cambiarse de civil y hacerse pasar como paisano. En esta ocasión salieron corriendo, no hemos encontrado armamento. Él tenía unos documentos falsos y se identificó de primera mano con esa documentación falsa. Luego dijo que era Otoniel. A pesar de que haya dicho eso le ordenamos a los generales Murillo, Mujica y Hoyos que salieran para allá para que lo identificaran dactiloscópicamente. Verificamos que no fuera un engaño, que fuera Dairo Antonio Úsuga David.

¿Otoniel estaba protegido por alias Chiquito Malo?

La estructura central Urabá es la encargada de los anillos de seguridad y de proteger los desplazamientos en los anillos exteriores de Otoniel, eso ha sido desde siempre. Y el encargo de esa estructura es alias Chiquito Malo. En la parte de abajo, del sur que da hacia Turbo, es donde ha estado rotando alias Chiquito Malo. Y quien le organizó la salida, esto no lo había mencionado, él es el que organiza la salida de Otoniel del Nudo de Paramillo. Él tiene los anillos externos y los correos humanos y fue el que empezó a organizar la salida del Nudo de Paramillo. Y ahora tenía la seguridad debajo de Otoniel. El intendente Blanco murió frente a una de las estructuras de Chiquito Malo. Varias de las actividades y procesos operacionales que estaban cerca de Otoniel, decidimos no priorizarlos para que no afectaran la operación. Por eso era muy importante dejar toda el área muy tranquila para poder nosotros llegar a él.

Hay poca información de Chiquito Malo, se ha hablado mucho de que es el duro a la hora de sacar la droga y de su relación con gente de los Balcanes ¿Esto es así?

Él era una persona encargada de las lanchas rápidas en el Golfo de Urabá. Manejando el narcotráfico por ahí. Pero Otoniel es el jefe, jefe. Chiquito Malo es igual que Siopas. Ese vínculo y otros con mafias internacionales son ordenados y aprobados directamente por Otoniel. Quien aceptaba reunir con las diferentes organizaciones de narcotráfico es Otoniel. A él lo consultaban para decirle: tenemos este nuevo contacto narcotraficante, la salida de la droga es en una ‘vuelta comercial’, a través de un envío ficticio a Europa o por lancha rápida para Centroamérica. Era Otoniel quien definía las organizaciones. Se lo decía a Gonzalito, quien le daba esa instrucción a alias Brayan, que tiene toda la parte de Córdoba y el Caribe, y a Siopas, con todo lo que tiene que ver con el Pacifico.

¿Qué viene ahora para la Policía y las autoridades para desarticular el Clan del Golfo?

Todos los que sigan con el narcotráfico en el Clan del Golfo lo vamos a capturar. Gonzalito, Chiquito Malo y Siopas tienen órdenes de captura, los vamos a llevar a la justicia. Estamos trabajando con la DEA para las ordenes de extradición de ellos. Chiquito Malo tiene orden de extradición desde hace tres años.

Continuamos con los narcotraficantes puros de la organización que tienen orden de extradición como Messi, Andrea o Falcon, y varios de la familia de Otoniel. Seguimos con las ordenes del Gordo Rufla, narcotraficantes puros que estaban en la organización y que le pedían autorización a Otoniel para hacer los contactos con los mexicanos, los europeos, hacía los Balcanes; de tráfico por África y en la zona de frontera con Venezuela. Este es un trabajo que hemos hecho de manera juiciosa con la Fiscalía, pero también con las autoridades internacionales, Mucho trabajo compartido con el cuerpo nacional de España. Por Alicante entran varias toneladas del Clan del Golfo. Este ha sido un trabajo sistemático con las autoridades internacionales, el cual vamos a continuar.

Preocupa mucho el tema de seguridad en Barranquilla y el área metropolitana de Cúcuta, lugares donde hace presencia el Clan del Golfo ¿Qué se va a hacer en esta zona?

La instrucción del presidente es continuar nuestra lucha contra el narcotráfico. Nuestro análisis y lo que nos ha dicho el observatorio de la Dijín con la Dipol es que quien tenía la capacidad de articulación del clan era Otoniel. Los otros delincuentes no tienen el mismo nivel como Gavilán, Inglaterra o Guagua. Hay disputas entre ellos por narcotráfico, por platas. Sabemos la disputa entre Chiquito Malo y Siopas, una grande por dineros y rutas. Esos escenarios van a quedar muy probablemente en una atomización de estructuras en grupos de narcotraficantes.

¿Esa confrontación entre Chiquito Malo y Siopas haría que ustedes no tengan claro quien ocupará el puesto de Otoniel?

No. No lo tenemos claro. Muy seguramente y es el análisis nuestro. Se van a presentar disputas que causen una atomización. Puede ser el principio del fin del Clan del Golfo.

¿Cree que la captura de Otoniel genere algún impacto en el cuerpo colegiado de La Oficina?

Lo que había era una correlación con los narcos puros. No había una influencia delincuencial. Todo lo contrario, varios de esos delincuentes que tienen orden de captura tenían confrontación por las rutas de narcotráfico. Nicolás y Plástico tuvieron una relación de tráfico con algunos de esos delincuentes, también Carlos Pesebre y Tom. Hubo alianzas que no fueron aprobadas en ese momento con personas de La Oficina, querían mantener la independencia en términos de los dineros y las rutas.

¿Cómo explicarle a la gente que este es el final del Clan del Golfo y que es un golpe certero al narcotráfico? Teniendo en cuenta que ya hay tres soldados en el Urabá y que serían retaliaciones de ese grupo criminal.

Hay delincuentes todavía en esas áreas donde estaba Otoniel. Es el comienzo del fin porque la estructura como tal va a comenzar a cambiar. Esto es todavía una secuela de la operación Osiris. El nivel de Otoniel en comparación con los otros delincuentes no es el mismo. Estas son secuelas en el marco de esta ocasión tan importante para los colombianos.

¿Ya estuvo mano a mano con Otoniel?

Ese no es mi trabajo. Ese es trabajo de los fiscales. Mi trabajo es dirigir las operaciones, yo no tengo porque sentarme con delincuentes. Mi trabajo es capturarlos y ponerlos a disposición de la justicia. Habrá otras personas que les corresponde.

Cuando se anunció la operación Osiris, usted mencionó que Otoniel fue el determinador de más de 100 muertes de policías ¿No lo frustra ver que él probablemente termine en Estados Unidos por delitos de narcotráficos y no rindiendo cuentas en Colombia por delitos más graves?

Juzgados nacionales y juzgados internacionales lo piden para que respondan por sus actos. Con todo el prontuario delictivo que tiene va a ser muy difícil que no cumpla unas condenas muy severas en cualquier parte del mundo. Eso es lo que me da tranquilidad: que va a cumplir condenas muy severas, sea en Colombia o Estados Unidos. Incluso en otro país, porque ha traficado en más lugares. Somos parte de Interpol, de Europol, somos un sistema de seguridad en el mundo. Esta es una policía que trabaja internacionalmente. Varios de los primos de Otoniel fueron capturados en Honduras, gente de él en España, en Panamá muchísimos miembros fueron capturados. Esto es una lucha internacional contra el narcotráfico.

Si usted pudiera ver a Otoniel y hablar con él ¿Qué le diría?

Que va a ser condenado por lo delitos que ha cometido en muchas partes del mundo. Va a pagar unas condenas muy severas en Colombia, los Estados Unidos y si hay algún otro país del mundo en donde tengamos orden de captura por los delitos cometidos, también va a pagar condena allá.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias