4 Feb 2020 - 11:39 p. m.

Hombre en Caldas deberá pagarle $48 millones a mujer que fue mordida por su perro

La mujer fue atacada en un camino que conduce a la finca del hombre, quien ahora deberá responder por los daños que ocasionó el animal, al “no adoptar las medidas de precaución pertinentes y dejar de actuar con diligencia y cuidado”.

Redacción Judicial

El hombre deberá responder por los daños que ocasionó su perro.  / Pixabay
El hombre deberá responder por los daños que ocasionó su perro. / Pixabay

Consuelo Zamora* fue mordida por el perro de Héctor Gutiérrez*, en un municipio de Caldas, mientras la mujer caminaba por una vía que conduce a la finca de este último. Las lesiones que le causó el animal fueron tan graves, que le dejaron una afectación de por vida en la pierna derecha, ante lo cual ella procedió a demandarlo. El caso llegó hasta la Corte Suprema de Justicia, que acaba de ratificar que Gutiérrez deberá responder monetariamente por las acciones del animal que vive con él y ahora el hombre tendrá que pagarle a Zamora la suma de $48.116.176.

(Lea también: Corte Constitucional dice que los dueños de perros peligrosos son responsables por los daños que ocasionen)

Según Zamora, Gutiérrez había sido negligente en no advertir por ningún lado que en el predio había un perro potencialmente peligroso y por esto debía repararla. En primera instancia, el juzgado que resolvió la demanda de responsabilidad civil concluyó que Zamora no tenía derecho a ninguna forma de reparación pues no había demostrado la supuesta negligencia de la que acusaba al dueño del animal y, en consecuencia, el ataque era “culpa exclusiva de la víctima”.

La mujer, sin embargo, llevó el caso a la segunda instancia: el Tribunal Administrativo de Caldas. Allí, Gutiérrez fue condenado en septiembre del año pasado a pagarle los $48 millones a su demandante, por “los daños, perjuicios, heridas y afectaciones causadas por un canino de propiedad de este”, luego de que se demostrara que el camino en el que la mujer fue ataca está dentro de la finca del hombre. Entre las pruebas que presentó la mujer estaba el dictamen de Medicina Legal que encontró que “las mordeduras causaron deformidad física, afectación del cuerpo de carácter permanente y perturbación funcional del miembro inferior derecho”.

(Lea también: Esposo al que se “le acabó el amor” deberá indemnizar a su expareja)

Aunque el asunto parecía saldado, Gutiérrez se jugó una carta más: interpuso una acción de tutela asegurando que el fallo le vulneró los derechos fundamentales al debido proceso. Según el hombre, el camino era una servidumbre, pero la mujer resultó atacada por haber violado su propiedad privada “de forma fugaz” y sostenía que, “al pararse frente al can, por el mero capricho y antojo, hizo que el animal reaccionara instintivamente”.

El caso aterrizó, entonces, en la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia y le correspondió al magistrado Luis Armando Tolosa, quien señaló: “la demanda de Zamora persigue una finalidad constitucionalmente legítima atinente a la protección del derecho a la vida, integridad y seguridad de las personas. Busca prevenir y resarcir los perjuicios causados por caninos o animales de otra especie que ocasionen heridas o mordeduras letales y, que puedan poner en riesgo tales garantías constitucionales frente al descuido o negligencia de su propietario”.

Luego de verificar, como ya había hecho el Tribunal y como reconocía el propio Gutiérrez, que el camino en el que fue atacada Zamora es “un ‘camino real’ del que los vecinos del sector vienen haciendo uso desde hace más de cuarenta años”, dejó en firme la condena. Según la Corte, no hubo una culpa exclusiva de la víctima y, en cambio, sí existió una falla de Gutiérrez “al no adoptar las medidas de precaución pertinentes y dejar de actuar con diligencia y cuidado”.

*Nombres cambiados por protección

Recibe alertas desde Google News