6 May 2014 - 5:33 p. m.

'Interceptaciones buscaban sabotear proceso de paz en La Habana': Fiscal General

Se determinó que era un particular que vendía esta información al mejor postor. Se habría interceptado el correo del presidente de la República, el jefe de prensa de las Farc, negociadores y dirigentes políticos.

Redacción Judicial

El fiscal General, Eduardo Montealegre calificó como “muy graves” las operaciones ilícitas que se estaban realizando en la oficina, ubicada en el norte de Bogotá, que fue allanada este martes por agentes del CTI en el cual se adelantaban interceptaciones ilegales a una serie de correos electrónicos, entre los que se encuentran miembros de las Farc, negociadores del Gobierno y otras personas relacionadas con el proceso de paz que se adelanta en La Habana.

El jefe del ente investigador aseguró que estas interceptaciones estaban dirigidas a afectar las negociaciones que se adelantan en la actualidad. Se ha podido determinar que fueron interceptadas las comunicaciones al jefe de prensa de las Farc, un correo institucional del Gobierno Nacional y dos periodistas cubanos que cubren las negociaciones.

“La finalidad de esta oficina era sabotear, interferir y afectar el proceso de paz y negociar esta información en diversos sectores”, precisó el Fiscal General al hacer referencia al ingeniero de sistemas que fue capturado en el operativo, y quien es señalado de vender los datos recolectados al mejor postor.

A esta persona el ente le imputará cuatro cargos ante un juez de garantías, a quien además se solicitará que lo cobije con medida de aseguramiento en centro carcelario. Sin embargo, el capturado le manifestó a las autoridades su deseo de colaborar con el fin de esclarecer estos hechos.

“De establecer un sistema de principio de oportunidad y preacuerdo sobre la base de que le suministre a la justicia colombiana información para establecer por qué se montó esta oficina, quiénes eran los destinatarios de esta información, y queremos establecer si había o no algún vinculo entre esta oficina y otros sectores de la opinión colombiana”, explicó.

En este punto estableció que dicha oficina no pertenece a ningún órgano de inteligencia del Estado, ni funciona como un organismo fachada de la Policía o del Ejército, ni se trata de una persona vinculada a la Fuerza Pública. Era un particular, experto en sistemas y comunicaciones, que tenía todas las herramientas para realizar estas interceptaciones.

“Vamos a tratar de establecer a quiénes le vendían esta información y quiénes eran los interesados en adquirirla. Es demasiado grave que en el allanamiento hecho por la Fiscalía General se encontrara que en dicha oficina estaban la base de datos de los desmovilizados de la guerrilla”, precisó Montealegre en una rueda de prensa.

En la información recolectada se estableció además que se habría interceptado el correo personal del presidente de la República, Juan Manuel Santos, quien ya fue informado de manera oficial sobre estos hechos. “No sabemos en qué tipo de condiciones se negociaba y para quiénes, eso es objeto de la investigación”.

“Es absolutamente grave; yo creo que tiene una gravedad mucho más delicado que el caso de ‘Andrómeda’ puesto que en este caso lo que vemos son particulares que están tratando de afectar el proceso de paz, no solamente desde el punto de vista de opinión, sino que a través de medios ilícitos quieren afectar las negociaciones”, señaló.

La Fiscalía General está detrás de la pista de otras cuatro personas que trabajaban en dicha oficina ubicada en el exclusivo sector de la calle 93b con 15 y que se promocionaba en internet de manejar de manera correcta y efectivamente los medios de comunicación.

Fuentes de la Fiscalía General confirmaron además que la esposa del capturado es hermana de una de las personas que trabaja actualmente en la campaña presidencial del candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga.


 

Comparte: