Publicidad
16 Sep 2021 - 6:19 p. m.

Iván Cepeda no será investigado por reunión con testigo del asesinato de su padre

La Corte Suprema se inhibió de investigar formalmente al senador del Polo por supuestas visitas a Elcías Muñoz, el testigo clave en la condena contra los militares que asesinaron a su padre, Manuel Cepeda Vargas. Además de la incoherencia y especulaciones de la denuncia, los delitos prescribieron.
El senador Iván Cepeda con una foto de su padre, el también congresista Manuel Cepeda.
El senador Iván Cepeda con una foto de su padre, el también congresista Manuel Cepeda.

La Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia no investigará al senador Iván Cepeda Castro por reuniones que, al parecer, sostuvo con un testigo clave del asesinato de su padre, el senador de la Unión Patriótica, Manuel Cepeda Vargas. En una decisión conocida por El Espectador, el alto tribunal concluyó, por un lado, que los hechos por los que fue denunciado el congresista del Polo ya prescribieron, lo que significa que no podría ser procesado. Y, por otro lado, que a Cepeda “no se le puede atribuir la comisión de algún delito”.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Por el magnicidio de Manuel Cepeda Vargas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos y el Consejo de Estado condenaron al Estado colombiano. Y en la justicia penal, fueron condenados desde 1999 quienes le dispararon aquel 9 de agosto de 1994 en el barrio Mandalay de Bogotá: los suboficiales del Ejército Justo Gil Zúñiga Labrador y Hernando Medina Camacho. A pesar de varios pedidos para revisar su sentencia, los militares retirados continúan purgando su pena a 43 años de prisión, pero ahora aseguran que el testigo clave en su contra mintió.

(Lea también: “Hubo una posibilidad de matar impunemente”: perito sobre exterminio de la Unión Patriótica)

Se trata de Elcías Muñoz Vargas, un hombre que ya falleció, pero quien para los noventa estuvo recluido en varias cárceles. Cuando la Procuraduría abrió una investigación disciplinaria contra los suboficiales Zúñiga y Medina por el homicidio del senador Cepeda, el propio Muñoz escribió desde prisión que estaba interesado en declarar. En 1995, bajo declaración jurada, dijo que los militares le habían contado que cometieron el crimen por órdenes de un “coronel Herrera Luna” y hasta sabía, por ejemplo, que habían utilizado un arma 9 milímetros para ejecutar al senador de izquierda.

No obstante, en la denuncia que interpusieron este 2021 en la Corte Suprema el fallecido Herbin Hoyos y Sergio Alzate, se allega una declaración posterior que dio Muñoz Vargas en 2004 en otro proceso, en la que aseguró que había enlodado a los militares falsamente porque Iván Cepeda, supuestamente, le prometió dinero si lo hacía. Los propios suboficiales Zúñiga y Medina le dijeron a la Corte que ellos escucharon una versión similar en la cárcel según la cual, supuestamente, el senador Cepeda visitó varias prisiones en 1998 buscando “un testigo falso” para demandar al Estado por la muerte de su padre.

(Le puede interesar: La audiencia que la Unión Patriótica lleva esperando 28 años)

Las fechas, dijo la Sala de Instrucción, no cuadran: la primera declaración en la que el testigo Muñoz Vargas señaló a Zúñiga y Medina con lujo de detalles fue en 1995. La Procuraduría sancionó a los suboficiales por el homicidio de Manuel Cepeda Vargas con base en ese testimonio y otras pruebas, en 1996. Sin embargo, la denuncia asegura que Cepeda comenzó a visitar cárceles en 1998, y no fue sino hasta el año siguiente que Muñoz fue citado al juicio penal de los militares, proceso por el que terminaron condenados.

“Ningún asidero puede tener, diverso a la especulación”, dijo la Corte Suprema, “la afirmación de Medina de que lo ofrecido por el indiciado (Iván Cepeda) fue el 30% de la eventual indemnización, al igual que la de Zúñiga Labrador de que medió el aliciente de otros beneficios, como la salida al exterior, traslado de cárcel o cambio de identidad”. Y es que los dos suboficiales no entregaron prueba alguna de esto ni aportaron, por ejemplo, los nombres de las personas a las que les habían escuchado esta versión en la cárcel para que la Corte pudiera investigar.

(Lea también: Corte Suprema no investigará a Iván Cepeda tras petición de congresista del uribismo)

De hecho, según reseña la Sala de Instrucción, los propios militares en retiro Medina y Zúñiga, “en ultimas aceptaron carecer de cualquier percepción directa de lo acaecido, incluso, reconocieron que en ningún momento compartieron reclusión en un mismo patio con Elcías Muñoz Vargas, esto es, que no tuvieron contacto con el”. Sin embargo, tras algunas corroboraciones, la Corte encontró que es muy posible que el senador Cepeda sí se haya reunido con el testigo Muñoz, pero no en las fechas ni en la cárcel que se aseguraba en la denuncia.

Además, el alto tribunal aclaró que allí no habría delito. “El hecho de que la reunión entre el senador Cepeda Castro y Muñoz Vargas se hubiera realizado no significa, de ninguna manera, que ella necesariamente estaba orientada a lograr un acuerdo de voluntades ilícito para incriminar militares en el homicidio del progenitor del investigado”, dijo la Sala de Instrucción, con ponencia del magistrado Marco Antonio Rueda, quien también encontró que el testigo Muñoz había sido catalogado por valoración psicológica como no confiable, pues él mismo se define “mitómano”.

Por último, la Corte encontró que no se configuró un concierto para delinquir, como fue denunciado. Y que los otros dos delitos por los que habían denunciado al senador Iván Cepeda, fraude procesal y falso testimonio, prescribieron hace una década. Es decir, aunque la versión de Muñoz no fuera “incoherente”, como la calificó la Sala de Instrucción, el congresista del Polo no podría ser investigado.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar