24 Dec 2020 - 2:00 a. m.

Jorge Luis Vargas, el general pionero de la inteligencia policial

La nueva cabeza de esa institución es una ficha que genera confianza en distintos sectores políticos, en el Ejército y en las agencias de inteligencia internacional.

El arribo del general Jorge Luis Vargas a la dirección de la Policía, designado por el presidente Iván Duque el pasado 22 de diciembre, es el retorno de una línea de mando —la de los exdirectores de esa institución Rosso José Serrano y Óscar Naranjo—. El emblemático oficial tiene, como pocos, una trayectoria asociada a los grandes golpes contra los grupos al margen de la ley, como los operativos que terminaron en las muertes de jefes de las Farc y el M-19 como Raúl Reyes, Alfonso Cano, el Mono Jojoy y Álvaro Fayad, y las capturas de capos del narcotráfico como los del cartel de Cali. Una extensa carrera que, sin lugar a dudas, está ligada a la inteligencia policial.

Vea: Los Yuppies y la caída del cartel de Cali

En los años 80, de la mano del general (r) Naranjo, fue designado a la Dirección de Investigación Criminal (Dijín), más precisamente a su seccional de Inteligencia. Allí llegó para combatir principalmente a las milicias del M-19 y los carteles del narcotráfico. Según el general (r) Juan Carlos Buitrago, director de la Policía Fiscal y Aduanera hasta marzo de este año, Vargas es uno de los pioneros en inteligencia e investigación criminal. “Esto le permitirá actualizar la doctrina, modernizar los procesos y ser más sólidos en la investigación contra el narcotráfico, el terrorismo y los grupos criminales”, señaló el alto oficial retirado en entrevista con este diario.

Buitrago, que salió hace poco de la Policía en un episodio aún no muy claro, fue pupilo del general Vargas a inicios de los años 90. “Fue mi primer jefe. En ese momento era el teniente Vargas y desde un principio me impactó su disciplina y el compromiso profundo que tiene con la institución. Yo no he conocido un policía como él, con la vocación que tiene. El general Vargas, más que sangre roja, la tiene verde. A partir de ahí empezamos a realizar operativos contra los carteles del narcotráfico; era un momento supremamente complicado. Era la época de los atentados del cartel de Medellín en distintas partes del país”, dice Buitrago.

Le podría interesar: “La profesionalización de la Policía es la respuesta”: general Jorge Luis Vargas

Su compromiso y pasión, dicen otras fuentes consultadas, llevaron a Vargas a realizar tareas en las que no tenía conocimiento. “Por ejemplo, cuando era subteniente, él estaba persiguiendo a una célula de la guerrilla del Epl y dio aviso de dos capturas. Cuando llegó al lugar, me encuentro con que Vargas estaba intentando desactivar unos explosivos, manipulando los dispositivos. Se caracteriza por tener una tranquilidad ante el peligro, pero a la vez es apasionado para cumplir los objetivos. Es demasiado apasionado. Sereno ante el riesgo y apasionado ante el cumplimento de su tarea”, señaló un antiguo oficial de la Policía a este diario.

La llegada de Vargas, quien es yerno del general Rosso José Serrano e hijo del fallecido general (r) José Luis Vargas Villegas, fue leída como una decisión salomónica para liberar las tensiones por el episodio que confrontó a Óscar Atehortúa, el saliente director de la Policía, y al general William Salamanca, inspector general. “Hay que reconocer que el Gobierno tomó la decisión correcta. No solo fue cortar por la sano, sino darle la oportunidad a Vargas, porque pudo sacar a todos e improvisar. Lo que hicieron fue cortar la pelea y poner al más indicado”, dice una de las fuentes. “Además, a Vargas se lo saltaron cuando Duque puso Atehortúa”, agregó otra fuente de la Policía.

Vargas, según fuentes policiales, encontrará aliados en la subdirección (con el general Hoover Penilla), en la Dijín (con el general Fernando Murillo) y en la dirección de Inteligencia (con el general Alejandro Barrera). “Son personas de su entera confianza. Penilla es de su mismo curso, 1987. Barrera fue ratificado en su cargo por el presidente Duque y está allí desde que el general Vargas abandonó esa dirección. Sentimos que llegó el que era. Hay un ánimo de dividir la Policía y eso viene desde el sector corrupto que intenta mantener la institución inmóvil y asegurar que haya amigos cercanos al poder para no perder la corrupción”.

Desde el Ejército señalan que la llegada de Vargas a la institución era lo más sano que podía pasar. “Es el oficial más cercano y más condecorado por las Fuerzas Militares; es decir, el policía de Colombia con más condecoraciones militares. Además, es un tipo que genera credibilidad y confiabilidad para las operaciones conjuntas y coordinadas. En los últimos años ha sido el mayor aliado operacional de las Fuerzas Militares; en la última década, socio principal del Comando Conjunto de Operaciones Especiales (CCOES). Se ha ganado la confianza de las principales instituciones de seguridad de los Estados Unidos y el hemisferio”, señala una de las fuentes.

Desde esa misma fuerza un alto oficial que comandó esa institución castrense señala que Vargas tiene una habilidad especial para entender cuando un subalterno en la cadena de información o inteligencia no está facilitando la integración con las otras fuerzas. “Inmediatamente citaba a estos oficiales y los alineaba”, apuntó la fuente militar. Agregó que Vargas es prenda de garantía para Duque, ya que su trabajo fue vital en los gobiernos de Uribe y Santos. “Como director de Inteligencia de la Policía y de la Dijín, tuvo estrechas relaciones profesionales con varios gobiernos, fiscales y cúpulas”, puntualizó la fuente.

Comparte: