Publicidad
26 Aug 2020 - 3:00 a. m.

La posible salida de dos magistrados “eternos”: Julia Emma Garzón y Pedro Sanabria

Estos magistrados llevan 11 años en su cargo por una pelea jurídica en las altas cortes que podría resolverse en los pasillos del Palacio de Justicia. El Espectador conoció la ponencia de la Corte Constitucional que quiere resolver de una vez por todas la interinidad que reina en la Sala Disciplinaria que alguna vez perteneció al Consejo Superior de la Judicatura.
Pedro Sanabria
Pedro Sanabria
ramajudicial.gov.co
Julia Emma Garzón de Gómez. / Archivo El Espectador
Julia Emma Garzón de Gómez. / Archivo El Espectador
Foto: Óscar Pérez

Desde que se promulgó la Constitución de 1991, las magistraturas de las altas cortes, que hasta ese momento eran vitalicias, quedaron limitadas a un período de ocho años. Sin embargo, en la actualidad hay dos magistrados que llevan 11 años en sus cargos por un vacío legal que nadie ha podido llenar. El lío surgió en una reforma vía Congreso que no superó en su totalidad el examen en la Corte Constitucional y después terminó de enredarse en el Consejo de Estado. Un auténtico laberinto judicial que ahora se busca resolver a través de una tutela, mientras los magistrados Julia Emma Garzón y Pedro Sanabria argumentan que no pueden abandonar sus cargos, so pena de incumplir la ley. (El enredo de no acabar en la Sala Disciplinaria de la Judicatura)

Este galimatías jurídico, que habrían podido resolver los magistrados que trabajan en el Palacio de Justicia y comparten sus espacios comunes, tiene una historia propia del Estado reglamentarista colombiano. En el año 2015, producto de la que entonces se llamó “reforma de equilibrio de poderes y reajuste institucional”, el Congreso modificó algunas funciones de las altas cortes y creó un nuevo esquema de gobierno y administración judicial. En esa transformación fue eliminada la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, y en su reemplazo surgió la Comisión Nacional de Disciplina Judicial. Julia Emma Garzón y Pedro Sanabria oficiaban como magistrados de la corporación reformada.

Resulta que esa reforma fue demandada ante la Corte Constitucional que, un año después, concluyó que el Congreso se había sobrepasado en su competencia y echó abajo varias de las nuevas instituciones creadas en el acto legislativo, pero no agregó nada nuevo respecto a la forma de integrar la Comisión Nacional de Disciplina Judicial. Para resolver este último dilema, la Sala Disciplinaria de la Judicatura promovió un acuerdo que permitió la presentación de candidatos a integrarla. Ese proceso de selección de ternas fue demandado ante el Consejo de Estado, que al final lo anuló tras considerar que se requería primero una ley estatutaria aprobada en el Congreso. (“Sería irresponsable salir corriendo”: presidenta de la Sala Disciplinaria de la Judicatura)

Ese revés jurídico dio alas a Julia Emma Garzón y Pedro Sanabria para quedarse en sus cargos. “Sería irresponsable salir corriendo”, fue el comentario de la magistrada Garzón a El Espectador hace algunos meses. Entonces agregó: “No es culpa nuestra si el Gobierno no se decide a presentar la ley estatutaria”. La abogada Garzón explicó que la reforma de 2015 dejó claro que toda convocatoria pública para elegir magistrados debe estar reglada por ley estatutaria, y no se ha hecho. Por eso, ella y su colega Sanabria terminaron sus ocho años de gestión en la antigua Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, pero siguieron derecho y siguen ejerciendo el cargo.

Tanto Julia Emma Garzón como Pedro Sanabria han insistido que no pueden dejar sus cargos porque eso podría acarrearles una investigación penal o disciplinaria. Además, tienen claro que su retiro depende de una reforma constitucional de ocho debates en el Congreso y eso se toma su tiempo. Entretanto, ambos han seguido tomando decisiones disciplinarias en casos de investigaciones a abogados o a funcionarios de la Rama Judicial, y hasta postulando magistrados que ahora son sus compañeros de sala. “Solo estamos administrando justicia y sancionamos a abogados, fiscales o jueces”, recalcó Garzón, quien ha dicho que está atenta a entregar un inventario de 30 mil procesos disciplinarios pendientes. (Denuncias de acoso sexual y laboral ahora se centran en la Sala Disciplinaria de la Judicatura)

En medio de esta interinidad “vitalicia”, tres abogados decidieron salirle al paso a través de una acción de tutela. La acción fue interpuesta por los abogados Germán Calderón, Jesús Herney Cifuentes y Andrea Vargas, argumentando que el caso es claramente violatorio del debido proceso y administración de justicia, ante lo cual pidieron tumbar la decisión que tomó el Consejo de Estado que dejó sin piso jurídico el reglamento de integración de las ternas para la Comisión Nacional de Disciplina Judicial. La tutela no tuvo suerte en dos instancias, pero fue acogida en revisión por la Corte Constitucional, que se apresta a ponerle punto final a este singular capítulo de la justicia colombiana.

El Espectador conoció el proyecto de fallo para la discusión que arrancará mañana en el alto tribunal sobre este caso, y la propuesta es dejar sin efectos la sentencia del Consejo de Estado de 2019, que de alguna manera desarticuló la posibilidad de integrar debidamente la Comisión Nacional de Disciplina Judicial. De ser acogida esta postura, quedaría parcialmente subsanado el vacío que ha permitido a los magistrados Julia Emma Garzón y Pedro Sanabria seguir ejerciendo tres años más de lo que les permite la Constitución -y contando-. Sin embargo, aunque la ponencia revive la opción para reintegrar las ternas de la Comisión, admite que se necesita voluntad institucional.

Por eso, la ponencia insta al Gobierno, al Congreso y a la Judicatura a que, “de acuerdo con sus competencias, contribuyan al desarrollo y la consolidación definitiva de la jurisdicción disciplinaria”. En otras palabras, que les pongan orden a los procedimientos internos en las altas cortes para salir del círculo de las interinidades. Un escenario que, en las actuales circunstancias, podría incluirse en la reforma a la justicia anunciada por el gobierno Duque. No obstante, mientras se despeja el horizonte de las ternas, o se ponen de acuerdo los poderes públicos, tal parece que Julia Emma Garzón y Pedro Sanabria continuarán en sus magistraturas, amparándose en un vacío legal que se demorará en ser llenado.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. cookies. cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar