Publicidad
13 Aug 2015 - 1:57 a. m.

Las estrategias para desviar la investigación por el crimen de Jaime Garzón

Este jueves se cumplen 16 años del asesinato del periodista y humorista. Hasta el momento solamente se ha emitido un fallo condenatorio por estos hechos.

Redacción Judicial

Las estrategias para desviar la investigación por el crimen de Jaime Garzón

Pese a que vivía en un cuarto piso, a 100 metros y estaba ubicada en posición diagonal a los hechos María Amparo Arroyave Montoya le dio datos pormenorizados a las autoridades de los dos sicarios motorizados quien, según ella, le habían disparado minutos antes al periodista y humorista Jaime Garzón Forero en el sector de Corferias en el occidente de la capital de la República.

Dicha declaración fue asumida como una verdad absoluta por parte de los investigadores quienes de inmediato la calificaron como una testigo clave dentro de la investigación. La mujer dio detalles de la marca de la moto en la que se movilizaban, los rastros faciales –pese que portaban casco-, la marca de los zapatos que tenían los dos hombres, entre otras características.

Su testimonio fue la base para ordenar en enero del 2000 la captura de Juan Pablo Ortiz Agudelo, alias ‘Bochas’ y Edilberto Antonio Sierra Ayala, alias ‘Toño’ señalados por las autoridades de ser los dos sicarios que segaron la vida del periodista. Fueron acusados formalmente por la Fiscalía por el delito de homicidio agravado.

El 10 de marzo de 2004 el juzgado séptimo especializado de Bogotá absolvió a los dos procesados al considerar que no se allegaron pruebas suficientes para inferir su participación en los hechos. Sin embargo, emitió un fallo condenatorio en contra del comandante paramilitar Carlos Castaño Gil –juzgado en ausencia- como autor intelectual del crimen.

En el mismo fallo se compulsan copias para investigar a María Amparo Arroyabe Montoya por el delito de falso testimonio. Para el juzgador, después de la práctica y revisión de pruebas, “demuestran la imposibilidad física de dicho testigo de haber podido observar desde la ventana de su apartamento todo cuanto dijo haber visto con lujo de detalles”.

En este sentido se manifestó que tras hacer una revisión de la recreación del video desde su apartamento en el punto exacto del que dijo que se encontraba cuando vio a los sicarios. “Ni aun rondando el video respectivo en cámara lenta, resulta posible apreciar lo que aseguró haber visto la testigo estrella María Amparo Arroyave”.

Hasta la fecha no se sabe nada de la testigo, nadie la ha vuelto a ver y las autoridades no la han podido hallar para que rinda las explicaciones necesarias. Para la parte civil Arroyave hizo parte fundamental de la estrategia del DAS para desviar y entorpecer por 10 años la investigación por el crimen de Jaime Garzón.

Poco a poco los testigos que tenían relación con el hecho fueron asesinados en diferentes partes del país. En un corto periodo de tiempo alias ‘Bochas’ y ‘Toño’ aparecieron muertos en extrañas circunstancias que nunca fueron investigadas. Del paradero de alias ‘Yiyo’ –señalado de ser la persona que le disparó al humorista- nada se volvió a saber después de una inspección hecha a su domicilio.

Los intermediarios entre los paramilitares y la banda delincuencial de ‘La Terraza’ también fueron asesinados. Fueron en total nueve las personas vinculadas de una u otra forma con el caso que fueron ultimados. De esta manera se afectó la investigación y las pruebas que algunos de ellos anunciaron desaparecieron con sus muertes.

Sobre la suerte de Carlos Castaño Gil –el único condenado- nada se sabe. Según las autoridades fue asesinado por orden de su hermano Vicente, sin embargo su cuerpo no ha sido hallado hasta el momento. En la reapertura de la investigación, archivada por orden del fiscal Luis Camilo Osorio, se indicó que estos asesinatos no fueron hechos aislados.

Los dos procesos

Como por un azar del destino el próximo 26 de agosto finalizará el juicio contra el exsubdirector del DAS, José Miguel Narváez Martínez. En una sala diferente del mismo edificio judicial se dará inicio al proceso contra el coronel (r) Jorge Eliécer Plazas Acevedo. Los dos están relacionados directamente con el crimen del periodista y humorista.

Según la investigación Narváez instigó a Carlos Castaño Gil de ordenar el asesinato. Esto debido a la supuesta cercanía de Garzón con la guerrilla del ELN y de estarse lucrando con su labor humanitaria como intermediario de la liberación de secuestrados. El exfuncionario fue señalado de “hablarle al oído” y ser una de las personas más cercanas del máximo comandante de las AUC.

Y es que el mismo habría sido el encargado de dictar la cátedra “¿Por qué es lícito matar comunistas?” y de orientar la lucha antisubversiva de los paramilitares. Además habría dado orientación en técnicas militares, basándose en su experiencia como profesor de la Escuela Superior de Guerra.

Los excomandantes paramilitares Freddy Rendón Herrera, alias ‘El Alemán’ y Everth Veloza García, alias ‘HH’ lo señalaron de haberse reunido en diferentes oportunidades en los campamentos con Castaño Gil y haber impartido lecciones. La entonces senadora Piedad Córdoba Ruiz asegura que Narváez fue el encargado de entregarle unos casetes al jefe de las AUC sobre Garzón.

Jorge Iván Laverde Zapata, alias ‘El Iguano’ dio detalles sobre el poder que tenía Narváez en las AUC. Para el exjefe paramilitar el exfuncionario fue el “autor intelectual” del crimen de Jaime Garzón. En su versión ante Justicia y Paz, ‘HH’ fue más allá y aseguró que altos mandos militares, “de las grandes esferas de las Fuerzas Militares” tuvieron relación o coparticipación en la planeación y ejecución de este crimen.

En este punto se reveló el nombre del excomandante del B-2 del Ejército Nacional, coronel (r) Jorge Eliécer Plazas Acevedo. El oficial habría entregado información de las actividades de seguimiento del periodista. Igualmente habría recibido en Bogotá a los sicarios que ejecutaron el crimen.

Tres generales involucrados

Ante una comisión de la Fiscalía General, el extraditado excomandante paramilitar Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’ dio detalles sobre la relación de tres generales –dos del Ejército y uno de la Policía- en la implementación de maniobras para afectar el curso de la investigación.

El entonces comandante del Gaula en Medellín, coronel Mauricio Santoyo habría entregado información para que los miembros de la banda delincuencial de La Terraza fueran asesinados. Para ubicarlos se interceptaron sus comunicaciones y se pagaron altas sumas de dinero.

La orden provenía de Carlos Castaño Gil. “Primero les regaló la finca ‘La 50’ en agradecimiento al trabajo que habían hecho. Allá los invitó les gastó whisky y los emborrachó. Posteriormente decidió exterminarlos cuando sintió el repudio de la población colombiana y la comunidad internacional frente al magnicidio”.

En un “acto de arrepentimiento” y para no dejar huella “le pidió a ‘Don Berna’ que ejecutara a todos los miembros de la banda La Terraza”, precisó el abogado Luis Guillermo Pérez. “Para esto contó con el apoyo de Santoyo para ubicar e interceptar las comunicaciones de sus miembros”.

El oficial también habría sido fundamental en la conformación de los falsos testimonios que se presentaron ante la Fiscalía y los jueces de la República. Ante esto solicitarán que sea vinculado formalmente a la investigación.

“Estos nuevos elementos permitirían reconocer que se trata de un crimen de lesa humanidad”, aclaró el jurista frente a la importancia de las declaraciones entregadas por ‘Don Berna’. “Hizo parte de una estrategia sistemática para eliminar a defensores de derechos humanos y dirigentes políticos de izquierda. Por lo que también habló de los asesinatos de José Antequera, Bernardo Jaramillo, Jesús María Ovalle, Mario Calderón, entre otros que fueron víctimas del paramilitarismo”.

“El desvío de la investigación no solamente es un asunto de unos miembros del DAS, sino que también participó un importante miembro de la Policía, lo cual nos permite corroborar que fue un crimen de Estado. No solamente participó la Policía, el Ejército, el DAS, sino la inteligencia militar”, explicó.

Al final de la diligencia ‘Don Berna’ envió un mensaje de perdón a los familiares del periodista.

Síguenos en Google Noticias