Publicidad
11 Feb 2021 - 7:52 p. m.

Las inasistencias de senador Barguil están al límite, dice Procuraduría

De acuerdo con Catherine Juviano, activista del colectivo #TrabajenVagos, el senador David Barguil es uno de los congresistas que más inasistencias injustificadas registra y, por tanto, debería ser investigado penalmente. Sin embargo, el Ministerio Público argumenta que sus infracciones están dentro del límite de la Ley.
David Barguil Assis, electo para el periodo 2018-2022 como senador por el partido Conservador / Archivo El Espectador.
David Barguil Assis, electo para el periodo 2018-2022 como senador por el partido Conservador / Archivo El Espectador.

De acuerdo con el sitio oficial del colectivo #TrabajenVagos, que hace un seguimiento a las inasistencias injustificadas de los congresistas, el senador David Barguil Assis, del partido Conservador, habría ganado un total de $76 millones “sin trabajar”, pues cuando fue representante a la Cámara, en el periodo 2014-2018, supuestamente faltó a las 63 sesiones plenarias en la cuales se discutieron proyectos de ley o actos legislativos. Por tal razón Catherine Juviano, representante del colectivo, lo denunció penal y disciplinariamente.

En contexto: Llegan al Consejo de Estado demandas de ausentismo en el Congreso.

De acuerdo con el artículo 183 de la Constitución, los congresistas podrán perder su investidura por no asistir, en un mismo periodo, a seis plenarias en las que se voten proyectos de ley, actos legislativos o mociones de censura. De acuerdo con el senador Barguil, sus diferentes inasistencias se deben a problemas de salud y, además, entregó documentación de la Secretaría General de la Cámara, la cual certificaría que las otras fallas se dieron en plenarias que no eran de proyectos de ley o actos legislativos. Incluso, aseguró que hubo períodos en los cuales no cumplió las seis fallas y por eso debe conservar su puesto en el Senado.

Sin embargo, Catherine Juviano, tras recopilar lo que para ella y su equipo son pruebas documentales y testimoniales contra el senador, decidió denunciar penalmente a David Barguil por los delitos de fraude procesal y falsedad ideológica en documento público, pues en su investigación habría encontrado que el congresista pudo haber aportado certificados médicos falsos, que incluso el mismo denunciado llevó como pruebas a su proceso paralelo en el Consejo de Estado, en el cual se estudia la pérdida de su investidura.

“Los mismos días que alegaba su incapacidad física par ausentarse de la sesión, se hacía presente en otros lugares y desarrollaba actividades políticas o daba entrevistas a medios de comunicación, de todo lo cual él mismo informaba a través de su cuenta personal de Twitter, de manera que los aducidos problemas de salud que en las peticiones a la mesa directiva afirmaba padecer, lo mismo que los certificados médicos, no corresponden a la realidad, es decir, son ideológicamente falsos”, se agrega en la denuncia conocida por El Espectador.

Entre las pruebas recopiladas por el colectivo #TrabajenVagos, se encuentra la Gaceta 485 de 2014, que registró los movimientos de los representantes a la Cámara en la sesión del 6 de agosto de ese año, en la cual se evidencia la llegada de David Barguil a la reunión a las 4:09 p.m. Sin embargo, para el momento de la primera votación, a las 4:23 p.m., el congresista ya se había retirado del recinto. Ese día se discutió el proyecto de ley que buscaba ampliar recursos para la Universidad Córdoba y, según, Catherine Juviano, el mismo Barguil se apartó de un debate del cual él mismo era autor y ponente.

Le puede interesar: ‘En cuatro años vamos a gobernar’: David Barguil.

“En esta oportunidad me dirijo a ustedes con fundamento en el artículo 90 de la Ley 5 de 1992, para solicitarles respetuosamente en el desarrollo de la sesión plenaria su autorización para ausentarme del recinto de sesiones (Salón Elíptico), por temas relacionados con mi salud”, fue la excusa que habría presentado David Barguil a la Mesa Directiva. Un día después, presentó una incapacidad médica expedida por el médico de la Cámara de Representantes, Juan Saab Hernández, por padecer “rinitis de origen alérgico”. A pesar de que aludió una fuerte alergia, que lo obligó a salir del recinto el 6 de agosto de 2014, anunció en su cuenta de Twitter que ese mismo día, a las 7:30, estaría en el programa radial Voces RCN.

Otro de los episodios recopilados por Juviano corresponde a la sesión plenaria del 30 de septiembre de 2014, en la que se discutió la creación del Fondo Nacional de Maquinaria Pesada, y de la cual el entonces representante no participó en la votación. Si bien se registró a las 4:02 p.m., para el momento del primer sufragio, a las 5:04 p.m., el denunciado ya no estaba en su función. “De acuerdo con el Articulo 90 de la Ley 5ta me permito solicitarle autorización para retirarme de la sesión para atender mis temas de salud”, le dijo David Barguil al entonces presidente de la Cámara en una nota manuscrita. Al otro día, allegó incapacidad médica firmada por el mismo médico, indicando un padecimiento de “síndrome viral agudo”.

Sin embargo, tres horas antes de tal sesión de la Cámara de Representantes, como quedó consignado en la cuenta oficial de David Barguil, el senador indicó que durante el día había llevado a cabo la “1ra reunión del #EquipoDeExpertos sobre textos proceso Habana”. Un día después de padecer el supuesto “síndrome viral agudo”, dio entrevistas a medios de comunicación regionales y a W Radio, en donde específicamente se refirió a que “La Paz es la bandera del partido Conservador”. Según Juviano, tras prestar su voz a la prensa, se presentó en la tarde a otros debates en la Cámara de Representantes.

Lea también: “Si los clientes se van a pique, se llevan por delante al sistema financiero”: David Barguil.

Por otro lado, la Procuraduría, la cual se pronunció recientemente en el proceso de perdida de investidura que Juviano lleva en contra de Barguil en el Consejo de Estado, aseguró que el senador electo para el periodo 2018-2022 debe mantener su puesto, pues “casi todas las inasistencias aparecer justificadas” en el sistema y, además, que si bien hubo sesiones en las cuales el denunciado no pudo probar el motivo de su falla, en ninguno de los periodos falló seis o más veces. Es decir, en concepto del Ministerio Publico, no se cumplen los requisitos de perdida de investidura contemplados en el artículo 183 de la Constitución.

Read more!

En cuanto a la inasistencia en medio del debate por la Universidad de Córdoba, llevado a cabo el 5 de agosto de 2014 para la Procuraduría -y no el 6 de agosto como registró Juviano en la denuncia-, el Ministerio Público indicó que David Barguil solicitó “permiso de retiro” para atender asuntos relacionados con su actividad parlamentaria. Sobre la plenaria en la cual se discutió sobre el Fondo Nacional de Maquinaria Pesada, el 30 de septiembre de 2014, la Procuraduría también evidenció que “solicitó permiso de retiro” por incapacidad médica, que además fue avalada por el médico de la Cámara.

Sin embargo, la Procuraduría dio cuenta de dos insistencias injustificadas para tal periodo, que datan del 14 de octubre y del 2 de diciembre de 2014. Y así el órgano de control verificó los seis periodos denunciados por #TrabajenVagos, encontrando que, si bien el exrepresentante a la Cámara no tiene cómo justificar un total de 12 fallas, todas ellas se encuentran en ciclos distintos y nunca, David Barguil, llegó a acumular seis o más inasistencias por periodo. El proceso de perdida de investidura sigue en el Consejo de Estado y los magistrados de la alta corte son quienes tienen la última palabra, mientras la Fiscalía decide si investiga penalmente al político denominado como “la joven promesa que no fue” por Catherine Juviano.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.