9 May 2021 - 2:00 a. m.

Los secretos del expediente que vincula a un excongresista con la Oficina de Envigado

Se trata de José Mesa Betancur, quien habría sido muy cercano de Gustavo Upegui, enlace de la mafia y amigo de Pablo Escobar, y de Daniel Mejía, alias “Danielito”. Hace 20 años se denunció que fue secuestrado, pero todo indica que se trató de un autoplagio para beneficiar a las autodefensas.

Juan David Laverde / jlaverde@elespectador.com / @jdlaverde9

José Ignacio Mesa Betancur es un excongresista antioqueño bastante desconocido para la opinión pública nacional. Su caso, sin embargo, pareciera encarnar el andamiaje perfecto entre la política y la mafia. Comenzó su carrera política en 1992, cuando fue elegido diputado de Antioquia. De allí saltó a la Alcaldía de Envigado en 1995 y, después, al Congreso de la República, primero como senador en las listas del partido Liberal y luego como representante a la Cámara con el aval de Cambio Radical. Aunque desde sus inicios las sombras de la Oficina de Envigado lo perseguían, durante los casi 20 años que permaneció en el Parlamento logró esquivar con éxito todos los escándalos e investigaciones judiciales. Hasta el pasado 22 de abril, cuando la Corte Suprema de Justicia resolvió su situación jurídica. (Lea también: José Ignacio Mesa, investigado político de Envigado, perdió su curul en el Congreso)

De acuerdo con su expediente, en poder de El Espectador, el fortín electoral y el poder regional de Mesa Betancur crecieron exponencialmente en Envigado y Antioquia en los años 90, al tiempo que emergían personajes tan oscuros como Gustavo Upegui López y Daniel Alberto Mejía, alias Danielito. El 8 de junio de 2010, en declaración desde la cárcel de Warsaw en Virginia, Estados Unidos, el narcotraficante Juan Carlos El Tuso Sierra fue el primero en destapar los presuntos nexos de este excongresista con la Oficina de Envigado, sus enlaces criminales con las autodefensas de Carlos Castaño y Diego Murillo Bejarano, alias Don Berna, y cómo esas organizaciones cooptaron la burocracia en Envigado. Alias Danielito, uno de los más sanguinarios miembros de la mafia, por ejemplo, era el “dueño” de la Secretaría de Transito de Envigado.

Comparte:
X