Publicidad
27 Jun 2020 - 8:01 p. m.

Menos del 5% de marinos en el mundo tiene COVID-19: Dimar

En dialogo con este diario, el director de la Dirección General marítima (Dimar) señaló que las medidas de bioseguridad tomadas han funcionado para prevenir el contagio en las embarcaciones. Sin embargo, la pandemia logró visibilizar la urgencia de atar algunos cabos sueltos que regulan este oficio.
Contralmirante Juan Francisco Herrera, director general marítimo.
Contralmirante Juan Francisco Herrera, director general marítimo.

Desde hace diez años, la Organización Marítima Internacional (OIM) escogió en Manila (Filipinas) el 25 de junio para celebrar el Día Internacional de la Gente de Mar. En el aniversario de la primera década, este año la celebración tuvo la particularidad de conmemorarse durante la pandemia. No obstante, en medio de la crisis que ha traído el nuevo coronavirus, el transporte marítimo no se ha detenido. A través de las extensas rutas oceánicas se intercambian mercancías tan esenciales que en época de pandemia representan un factor de vida o muerte. Víveres, medicinas, aparatos médicos, elementos de aseo, entre otros, son cargados a diario en todos los puertos del mundo.

(Le puede interesar: COVID-19 desata crisis en el transporte de carga)

Colombia no ha sido ajena a esta dinámica que en plena pandemia representa un reto: evitar ser otro de los medios para que el COVID-19 se propague. Sin embargo, a pesar de la cantidad de marinos que se embarcan en los miles de barcos alrededor del mundo, menos del 5% de ellos ha contraído la enfermedad. Así lo asegura el contralmirante Juan Francisco Herrera, cabeza de la Dirección General Marítima (Dimar) quién señaló que la clave de este logro está en los estrictos protocolos de seguridad que se manejan tanto en tierra como en agua.

A pesar de que el virus ha tenido un impacto en el comercio internacional y la industria naviera y portuaria, el contralmirante ve en la pandemia una oportunidad de recuperar la industria marítima mercantil en el país y de ajustar las normas laborales que, en pandemia, se hace urgente modificar.

¿Cómo se ha manejado la emergencia sanitaria en el mar?

Hemos adoptado las medidas que el Ministerio de Salud ha recomendado como el uso del tapabocas, todas las tripulaciones deben tener guantes para interactuar con la gente en tierra y se hace lo posible para que el menor número de personas de tierra aborde la embarcación. Tanto los operarios de carga de los terminales portuarios como los agentes del buque tienen elementos de bioseguridad y eso es lo que ha hecho que muy pocos marinos se contagien.

Aproximadamente, ¿Cuántos marinos han contraído el virus?

Existe 1.500.000 marinos en el mundo y menos del 5 % tienen Covid-19

¿Cómo está la situación en los mares y puertos de Colombia?

En Colombia llevamos casi 40 toneladas entre importaciones y exportaciones, más de 2.050 buques hemos recibido durante la pandemia y más de 30.000 marinos han llegado al país. Sin embargo, tenemos un balance muy positivo, por ejemplo, en el Pacifico no tenemos más de cinco casos de marinos que se hayan contaminado y es allí donde, de los 15.000 marinos colombianos, el 70 % hace presencia. En San Andrés tuvimos un caso de una motonave en la que cinco marinos se contaminaron camino a la isla. Uno de ellos murió.

¿La pandemia ha dejado en evidencia algunos cabos sueltos sobre las leyes que reglamentan a este oficio?

Si, en Colombia no tenemos en cuenta una diferenciación especial para el oficio de marino y tenemos que hacer que exista. Es importante un proyecto de ley que le dé ese régimen especial al marino. El 97 % de las mercancías en el mundo las mueve el transporte marítimo y ahora en la pandemia, cuando muchas cosas se suspendieron, el transporte por mar continuó.

¿En qué consistiría el régimen especial que beneficiaría a los marinos?

Hay dos proyectos. El más importante es la ley de abanderamiento con la cual pretendemos recuperar mucha de nuestra marina mercante, que cambió mucho con la apertura económica. El régimen diferencial hace que generemos oportunidades de empleo mucho más grandes de las que hoy se desarrollan. Si a eso le agregamos que estamos preparándonos para las plataformas de explotación de minerales e hidrocarburos, podríamos tener una flota mucho más fuerte que permita el desarrollo que Colombia requiere sobre todo en estos momentos de dificultad de pandemia.

¿Qué ha causado la pandemia en temas de oportunidades de empleo?

Lo que ha causado la pandemia es que muchos marinos que tenían disponibilidad estén dentro de las actividades que Colombia ha venido haciendo. Sin embargo, a nivel internacional debe desarrollarse un proceso y eso no lo hemos podido realizar ni antes y durante la emergencia sanitaria.

¿Qué lo imposibilita?

El régimen laboral actual y allí hay una oportunidad importante. Sin embargo, se han explorado unos procedimientos para equilibrar las normas en altamar y que beneficien tanto a las empresas como a las tripulaciones. Para ello es importante hacer una diferenciación en el régimen laboral colombiano de actividades en tierra que no son comparables con las labores en el mar.

¿Qué otros retos han podido evidenciar?

Que los marinos colombianos tengan el bilingüismo. Esa es otra razón por la cual muchas veces también quedamos muy limitados de tener oportunidades de buques internacionales.

¿Cómo se ha manejado la emergencia sanitaría en el mar?

Hemos adoptado las medidas que el Ministerio de Salud ha recomendado como el uso del tapabocas, todas las tripulaciones deben tener guantes para interactuar con la gente en tierra y haciendo lo posible para que el menor número de personas de tierra aborde la embarcación. Tanto los operarios de carga de los terminales portuarios como los agentes del buque tienen elementos de bioseguridad y eso es lo que ha hecho que muy pocos marinos se contagien.

¿Por qué es importante celebrar el Día de la gente del mar en medio de la coyuntura?

La Organización Marítima Internacional quiso hacerles un homenaje a todas las personas dedicadas a las labores en el mar. Estas involucran estar en altamar muchísimo tiempo. Por ejemplo, un buque que sale de Corea del Sur tarda entre 25 a 30 días en llegar a Colombia. Allí, la estancia en puerto es de menos de ocho horas y luego de zarpar, son otros 30 días. La vida de un marino se resume a casi 50 días en tierra por año.

¿Qué medidas se han tomado para la formación de los marinos durante el COVID-19?

El SENA está fortaleciendo sus capacidades tecnológicas para prestar una mejor capacitación y preparación. Nuestras escuelas de la Armada han sido reconocidas por Fundamar, una escuela que capacitó el año pasado a 1.500 personas. El trabajo se está articulando cada vez mejor entre fomentar que haya más marinos disponibles y emplearlos para que la marina mercante crezca a pesar de que la pandemia quiera hacer lo contrario.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.