Publicidad
2 Dec 2021 - 11:00 a. m.

Filosofía pública para un mundo de ganadores y perdedores

La retórica de la libertad personal y del crecimiento están trayendo como contrapartida un populismo antimeritocrático que abomina de las élites políticas, económicas y culturales. Una aproximación al pensamiento de Michael Sandel.

Iván Garzón Vallejo **

Michael Sandel,  profesor  de filosofía política  en la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard. / Ethan Miller
Michael Sandel, profesor de filosofía política en la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard. / Ethan Miller
Foto: Getty Images - Ethan Miller

En los últimos años, dos fenómenos televisivos globales han provenido de Corea del Sur. En 2020, una cinta no producida en Hollywood ganó por primera vez el Premio Óscar de la Academia a mejor película, un hecho inédito en 82 años de historia del certamen. Parásito, la película galardonada también con el premio al mejor director por Bong Joon Ho, es una elocuente sátira del mundo de los ricos y del mundo de los pobres, una crítica social austera y sin pretensiones pero demoledora.

La escena que desencadena su final es muy sutil: se trata del momento en el que el señor Kim Ki-taek, quien trabaja como conductor de Dong-ik Park, un adinerado hombre de negocios, percibe por segunda vez que a su jefe le fastidia su mal olor. La secuencia, que parece sacada de una película de Quentin Tarantino, es totalmente inesperada, toda vez que el señor Park es un jefe generoso: trata bien a su empleado, confía en él, respeta sus horarios y remunera bien su trabajo. Sin embargo, Kim percibe, en este gesto inconsciente de su empleador, un acto de humillación y asco, y ese gesto reiterado suscita su ira y desata una grotesca escena de violencia.

Síguenos en Google Noticias