Publicidad
26 Apr 2022 - 5:32 p. m.

Ordenan a hotel de Cartagena disculparse tras discriminar a joven por su cabello

Una jueza concluyó que el hotel lo discriminó por ser afro. También le ordenó formar a su personal en derechos humanos y no discriminación para evitar hechos así en el futuro.
Víctor Padilla, artista cartagenero, denunció ser víctima de racismo.
Víctor Padilla, artista cartagenero, denunció ser víctima de racismo.
Foto: Tomada de @victpadilla

“Tienes que quitarte eso”, fueron las palabras que, según recuerda Víctor Padilla le dijo la gerente de recursos humanos del hotel Cartagena Plaza mientras le señalaba su cabello. Era la condición para contratarlo como empleado, luego de haber hecho sus prácticas en esa empresa y haber atravesado un proceso de selección exitosamente. Padilla, de 23 años, lleva el pelo largo y crespo, como una forma de representar su herencia afro. Aunque no continuó en el proceso de selección, ahora el hotel le tendrá que pedir disculpas.

(Lea también: Ley antidiscriminación: clave en las denuncias por racismo contra Francia Márquez)

Así lo ordenó el Juzgado Tercero de Familia de Cartagena, que concluyó que el hotel actuó de manera racista, discriminó a Víctor Padilla y, así, vulneró su derecho a la igualdad y al desarrollo de su personalidad. En un fallo de tutela, la jueza del caso le ordenó al hotel Cartagena Plaza pedirle disculpas públicas a Padilla y formar a su personal en derechos fundamentales y no discriminación. Aunque los abogados de Padilla pidieron formación en el mismo sentido para todo el sector turístico de Cartagena, la jueza negó esa solicitud.

En el fallo se lee: “la entidad accionada, por medio de la gerente de Recursos Humanos, le exigió como requisito para poder seguir en el proceso de selección para el cargo de aprendiz del SENA, que se cortara el cabello, siendo que este hace parte de su estilo de vida como actor, además que lo identifica como afrocolombiano de lo cual se siente orgulloso. En todos los escenarios habla con amor y fervor con respecto a su cabello, esto conlleva a una forma de discriminación que como bien es sabido se encuentra proscrita, afectando sus derechos a la igualdad y libre desarrollo de la personalidad”.

(Lea también: Tumban norma que obligaba a los empleadores a diferenciar el trabajo de las mujeres)

La jueza fue más allá del caso en concreto de Víctor Padilla y señaló: “En Colombia nos encontramos frente a situaciones de discriminación que deben ser una invitación a la reflexión ya que el concepto de discriminación mismo, pone de presente situaciones en que el actuar de alguien, limita los derechos de los demás, derecho por ejemplo a vestir y peinarse de acuerdo con sus lógicas personales en razón de su pertenencia étnica”. Fue entonces que, como pedía el demandante, ordenó medidas para que situaciones así no se repitan en la ciudad.

Para concluir que hubo discriminación, la jueza tuvo en cuenta cuatro puntos clave, según lo ha definido la Corte Constitucional. Primero, que había una “relación de poder entre el sujeto pasivo de la discriminación y quien despliega la conducta reprochable e inconstitucional”. En este caso, Víctor Padilla buscaba dejar de ser aprendiza para entrar a ser empleado del hotel y la gerente de recursos humanos, quien lo discriminó, era la encargada de tomar esa decisión. En esta parte, la jueza incluso citó trabajos de los pensadores Max Weber y Michel Foucault sobre asimetrías de poder.

(Lea también: Por qué el delito de aborto discriminaba a las mujeres)

En segundo lugar, había una relación entre las personas que hacían las veces de público del acto discriminatorio. Y, si bien, todo sucedió a puerta cerrada en las oficinas del Cartagena Plaza, sucedió en el marco de un proceso laboral. Además, en tercer lugar, la jueza le dio mucha relevancia del espacio donde ocurrieron los hechos: el hotel. Pues, en el pasado han ocurrido otros eventos de racismo en el sector turístico. Y, por último, el fallo tuvo en cuenta el grado de humillación que sufrió la víctima.

Víctor Padilla demostró que lo ocurrido lo afectó emocionalmente en sus redes sociales, en su tutela y en un posterior interrogatorio. Por ejemplo, en interrogatorio ante la jueza contó que, tras lo ocurrido pensaba: “¿pero por qué tendré que cortarme el pelo?, no le veo ningún problema a mi cabello, ¿a quién le incomodaría mi cabello?”. Asimismo, entregó mensajes de Whatsapp en los que le decía a la psicóloga del hotel: “Pude contener las lágrimas hasta salir del hotel, pero después no pude contenerlas, con un inmenso dolor tengo que decirte que creo que mi compañero se ajustará mejor a lo que ustedes buscan”.

El hotel todavía puede apelar el fallo. Si lo hace, la decisión quedaría en manos del Tribunal de Cartagena. Si no, la tutela todavía puede llegar a la Corte Constitucional. En cualquier caso, el hotel Cartagena Plaza tiene 48 horas desde que le notifiquen el fallo para cumplir con las órdenes de pedirle perdón a Víctor Padilla y comenzar con la formación de su personal.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.