Publicidad
11 Dec 2021 - 9:30 p. m.

Palacio de Justicia: los videos de los nuevos hallazgos de la investigación

En una alianza con Forensic Architecture, la Comisión de la Verdad analizó lo que sucedió después de la toma y retoma del Palacio de Justicia en noviembre de 1985. Esta es la investigación visual que cuenta, desde la reconstrucción en 3D y otros recursos digitales, detalles inéditos de este sucedo de la historia de Colombia.
La Comisión de la Verdad y Forensic Architecture son los autores de este nuevo trabajo de investigación que cuenta, desde una narrativa 3D y de reconstrucción de los hechos, qué pasó durante la toma y retoma del Palacio de Justicia.
La Comisión de la Verdad y Forensic Architecture son los autores de este nuevo trabajo de investigación que cuenta, desde una narrativa 3D y de reconstrucción de los hechos, qué pasó durante la toma y retoma del Palacio de Justicia.
Foto: Comisión de la Verdad

Como pionera ha sido calificado el trabajo que acaba de presentar la Comisión de la Verdad, en alianza con la firma Forensic Architecture. “Huellas de desaparición. Los casos de Urabá, Palacio de Justicia y territorio Nukak”es el nombre del trabajo que acaba de publicar la entidad creada tras la firma del Acuerdo de Paz entre las Farc y el gobierno en 2016. En él, la investigación se centró en aplicar tecnologías visuales para el esclarecimiento de violaciones de derechos humanos y ambientales ocurridas en el conflicto armado. El emblemático caso de la toma y retoma del Palacio de Justicia, entre el 6 y 7 de noviembre de 1985 fue el centro de un capítulo de este trabajo para contar la historia de la guerra.

Los investigadores lo bautizaron bajo el título: “Las cajas negras de la desaparición forzada”, en alusión a la imposibilidad de acceder a la información que habría dado luces sobre quiénes fueron responsables de al menos una decena de desapariciones forzadas, torturas, ejecuciones extrajudiciales y asesinatos. La Comisión y Forensic Architecture analizaron más de 100 horas de grabaciones, múltiples testimonios, fotografías, artículos de prensa y archivos judiciales. El resultado de ese trabajo son tres videos, maquetas arquitectónicas físicas y digitales, y varios mapas y libros de investigación que muestran detalles sobre la infraestructura de la desaparición forzada.

(En contexto: Palacio de Justicia: nuevos detalles sobre lo que sucedió tras la toma y retoma)

El primero de los productos audiovisuales gira en torno a cómo la orden del Ejército de no dejar grabar a los periodistas cerca a la Casa del Florero, no fue una decisión aislada o para proteger a los comunicadores, sino para evitar que quedara registro de quiénes entraban a ese lugar. Desde que sucedieron los hechos, se supo que esa casa colonial fue utilizada como un comando de operaciones de inteligencia que llevaron a la desaparición de al menos 11 personas. Además, el video explica cómo fueron utilizados agentes encubiertos y el modus operandi que utilizaron agentes del Estado para definir quién podía ser una persona de interés especial para ser interrogado y torturado.

El segundo video desarrolla lo que ocurrió dentro de la Casa del Florero, una historia hasta ahora nunca contada. Aunque los investigadores aclaran que no existe hoy en día una prueba física para determinar qué pasó allí, la recopilación de testimonios de quienes sobrevivieron la toma y retoma, les permitieron recrear lo sucedido. La investigación muestra qué sucedió en el primer piso, en las escaleras y en la segunda planta, a donde llegaron solo las personas “especiales” que fueron retenidas e interrogadas durante horas. Uno de esos grupos de ciudadanos de interés fueron los trabajadores de la cafetería del Palacio.

El tercer video se centró en otro lugar poco explotado hasta hoy: la Escuela de Caballería en el cantón norte de Bogotá. Según los hallazgos de esta investigación, hasta este sitio fueron trasladadas las personas “especiales” que categorizaron agentes del Estado en la Casa del Florero. En la escuela militar fueron detenidos, amarrados, interrogados y torturados varios de los rehenes que salieron con vida del Palacio de Justicia. Entre ellos, conductores de los magistrados, al menos un guerrillero del M-19 y, aunque tampoco hay evidencia física, la investigación señala que allí también habrían llevado a los trabajadores de la cafetería que después desaparecieron.

“El proyecto muestra en detalle, y por primera vez, la forma en que la fuerza pública y los servicios de seguridad utilizaron la Casa del Florero, museo de la época colonial, y las instalaciones militares del Cantón Norte, situadas en el norte de Bogotá, como elementos centrales en la infraestructura de la desaparición (...) la reconstrucción de los espacios y la sincronización del material audiovisual se vuelven una herramienta poderosa, que permite encontrar huellas que se habían intentado borrar”, reseñó el Banco de la República en un artículo sobre este trabajo que estará abierto para el público en el Museo de Arte Miguel Urrutia (MAMU) hasta abril del próximo año.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar