20 Jul 2021 - 9:03 p. m.

Piden controlar el Fipronil, potente insecticida que usarían para galpones

El abogado Luis Domingo Gómez, conocido por sus luchas ambientales, pidió a un tribunal que se suspenda el acondicionador de cama para pollos y gallinas ponedoras RGR200. Según la UIS, entre sus componentes estaría el Fipronil, un pesticida que alertó a toda Europa en 2017.

El abogado Luis Domingo Gómez sigue interponiendo recursos para, según sus estudios e informes académicos consultados, mejorar las condiciones de salud y de medio ambiente en Colombia. Ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca solicitó medidas cautelares de emergencia para intentar sacar del mercado el acondicionador de cama para pollos y gallinas ponedoras RGR200, el cual tendría gran efectividad para matar los insectos, y estaría compuesto con el potente herbicida Filpronil, protagonista de una crisis de sanidad en Europa en 2017.

En contexto: “Nos falta insertar a los animales en la Constitución”: Luis Domingo Gómez

“En Colombia, especialmente en la cadena avícola, se está comercializando el producto RGR200 como acondicionador de cama, producto que viene ganando espacio desde hace más de un año en el mercado por su alta efectividad en el tratamiento de camas en el sector avícola nacional, por su alta efectividad en el control de cucarrones y otros insectos típicos en el manejo de galpones de pollos y gallinas, de engorde y de postura”, explicó el abogado Gómez en su solicitud.

De acuerdo con la demanda, admitida para su estudio el pasado 21 de junio por el tribunal, RGR200 fue sometido a pruebas de laboratorio, en las cuales se demostraría que contiene Fipronil, a pesar de que tal situación no es anunciada al público. Para llegar a esa conclusión, Gómez se amparó en un informe de resultados del Laboratorio de Cromatografía y Espectrometría de Masas de la Universidad Industrial de Santander (UIS), que data del 29 de octubre de 2020. Dos muestras fueron sometidas a estudios y ambas resultaron positivas.

Según explicó el abogado, el uso de Fipronil en la cadena alimenticia está prohibida en Europa. En 2017, millones de huevos fueron desechados luego de que en Hong Kong y en 16 países del viejo continente se detectara su presencia. Entonces, autoridades sanitarias alertaron que el pesticida podría estar en la carne de pollo y en productos derivados del huevo como dulces o mayonesa. Una organización agrícola neerlandesa, según BBC, aseguró que el sector agrícola podría tener pérdidas por US$177 millones. Países Bajos, principal exportador entonces, se vio obligado a suspender el trabajo en 200 granjas.

Lea también: El lío ambiental por hipopótamos de Pablo Escobar ya tiene fecha de audiencia

Asimismo, la Comisión Europea, el 24 de mayo de 2013, prohibió el uso y comercialización de semillas de cultivos que haya sido tratados con productos con Fipronil, a excepción de un grupo de cebollas y hortalizas. Incluso, el Ministerio de Salud de Colombia, le otorgó el registro sanitario al pesticida Gelfipron Gw, cuyo ingrediente activo es el Fipronil. De acuerdo con la investigación de Gómez, la cartera alertó que, al llevar ese insumo, se considera como potencialmente cancerígeno.

En respuesta al abogado, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) explicó el pasado 29 de abril ante las 32 gerencias seccionales está adelantando “el proceso de búsqueda y sellado del producto RGR200”. Sin embargo, en la misma respuesta le pidió a Gómez que él sea quien brinde información “sobre la cadena de comercialización ya que el rotulado por ser presentado no se evidencia la empresa fabricante del producto, lo cual sería valioso para nuestras actividades de vigilancia y control”.

“La respuesta causa sorpresa en la medida en que la ciudadanía confía legítimamente en que sus autoridades actúen de manera coordinada, máxime cuando en la actividad de vigilancia y control relacionadas con la salud humana, animal y ambiental trabajan las mismas entidades a nivel nacional y, por tanto, en la era de la revolución tecnológica están en capacidad de, mediante una búsqueda somera detectar en sus bases de datos la trazabilidad sobre una molécula determinada”, agregó el abogado, sobre la petición del ICA.

Le puede interesar: Cae presunta red de caza ilegal de chigüiro que vendía su carne en malas condiciones

“El hallazgo de la UIS debe prender las alertas de las autoridades, generar las intervenciones necesarias para garantizar que al mercado no lleguen productos con trazas, pues si bien para que represente un peligro se deben consumir importantes cantidades, lo cierto es que causa daño y pone en riesgo la salud pública. De la efectiva intervención de las autoridades depende que no tengamos Fipronil hasta en los huevos”, explicó, además, en una columna para El Nuevo Siglo. Según su investigación, el Fipronil se puede transferir a los huellos de las gallinas ponedoras, entrando en la cadena alimentaria.

Además, Gómez solicitó al tribunal la suspensión hasta que haya decisión de fondo de las autorizaciones realizadas por el ICA de los productos con principio activo Fipronil, que hoy se están usando como insecticidas de contacto con bovinos, ovinos y caprinos. El abogado sacó el listado de una respuesta del mismo instituto que data del pasado 29 de abril. Están registrados en el ICA los productos Allliance, Oropel Vet, Bañogan, Flyval, Alliance Spray y Tick Gard. El tribunal aceptó estudiar la solicitud, pues indicó un derecho colectivo amenazado y envió las pruebas que pueden ser valoradas.

“No comparte esta Agencia del Ministerio Público la actitud pasiva de las entidades accionadas al pretender trasladar la carga de la vigilancia al demandante, requiriéndole que le diga los lugares dónde se comercializa el producto y cómo se está aplicando, so pretexto de que ellos no están informados. Por el contrario, dentro de sus funciones de control y vigilancia se encuentra precisamente adoptar medidas de acción para constatar que el mencionado producto se comercializa con todas las autorizaciones sanitarias u ordenar la suspensión de su venta, al existir dudas sobre sus efectos sobre la salud humana”, concluyó la Procuraduría en su concepto.

El abogado Luis Domingo Gómez utilizó el mismo recurso para que las autoridades en Colombia se apropien de la problemática de los denominados hipopótamos de Pablo Escobar, animales invasores que desde que el narcotraficante los mandó traer, han crecido sin control por el Río Magdalena, en detrimento de especies nativas como nutrias, tortugas, manatíes, bagres rayados, aves y mamíferos. Tal ha sido el trabajo de Gómez, que fue nombrado profesor de cátedra de derecho animal para las maestrías de Ciudadanía y Derechos Humanos y Derecho Ambiental y Sostenibilidad de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Comparte: