21 Jan 2021 - 8:26 p. m.

Por cuarta vez, Abelardo de la Espriella emprende un proceso judicial contra Cecilia Orozco

Se trata del cuarto proceso judicial del abogado contra la periodista. Esta vez, la demandó por considerar que sus columnas de opinión, publicadas en El Espectador, son difamatorias. La FLIP manifestó preocupación por la “intención de censura del abogado”.

La columnista de El Espectador y directora de Noticias Uno, Cecilia Orozco, nuevamente están inmersa en un proceso judicial por el ejercicio de su labor. El abogado Abelardo De La Espriella, quien ya ha interpuesto tres procesos penales por injuria y calumnia contra la periodista, emprendió otra batalla, esta vez, civil, por considerar que las columnas de Orozco son difamatorias.

En esta oportunidad, el abogado busca una indemnización de hasta $45 millones por considerarse víctima de las columnas de opinión que ha publicado la periodista sobre el magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt (cliente de De La Espriella). La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) emitió un comunicado manifestando su preocupación por el “asedio” del jurista contra la periodista y su “intención” de censura manifestando explícitamente que “Cecilia Orozco está siendo víctima de acoso judicial por parte Abelardo De La Espriella”.

“El abogado Abelardo De La Espriella abusa de las herramientas legales para intimidar y acallar voces que revelan o cuestionan cualquier asunto relacionado con él. Desde el 2018 la FLIP ha registrado catorce actuaciones judiciales de De La Espriella contra periodistas, de las cuales al menos ocho corresponden a procesos civiles que pretenden una cuantiosa indemnización, bajo el argumento de que las opiniones sobre su persona y ejercicio profesional generan supuestamente una afectación al buen nombre y la honra”, expresó la Fundación. (Noticia relacionada: Réplica a una columna)

Y es que, en el proceso civil contra Orozco, De La Espriella busca reprender las opiniones de Orozco publicadas en las columnas de opinión “La Ruta Preteliana de la Justicia”; “La contrafiscalía de Pretelt y su propio DAS”; “Pretelt, bien acusado pero no vencido”; “Pretelt, antipersonaje del año (2015)” y “Estrategia de abogados: engañar e intimidar a la prensa”. En estas publicaciones, Orozco se refiere a la posible comisión del delito de concusión por parte de Pretelt y cuestiona las prácticas de la defensa de su abogado, Abelardo De La Espriella.

Para la FLIP “resulta inaceptable que se judicialice un asunto que a todas luces está cobijado por la libertad de expresión y, con ello, se congestione innecesariamente el aparato de justicia. La opinión de los periodistas es indispensable para fomentar el debate público. Al respecto, la Corte Constitucional ha admitido la posibilidad de que los periodistas manifiesten sus opiniones al sostener que ‘la libertad de opinión de los propios periodistas, y la defensa del pluralismo, autorizan que los medios valoren de determinada manera lo sucedido’”.

Agregó la Fundación que De La Espriella debe soportar un mayor nivel de escrutinio público porque así lo exige su práctica profesional y protagonismo voluntario en medios de comunicación, tanto por cuestionamientos a su persona, como por presuntas faltas éticas a la profesión y por la relevancia social de los casos que representa. Sin embargo, manifestó la FLIP que el abogado ha promocionado de manera pública y vehemente la estrategia de abrir denuncias penales y procesos civiles como represalia contra sus detractores. (Le puede interesar: Abelardo De la Espriella 2012 vs. Abelardo De la Espriella 2018)

“la FLIP expresa su preocupación sobre la activación sistemática del sistema judicial para callar el oficio periodístico. La judicialización de expresiones de libertad de expresión sobre asuntos públicos responde a interferencias indebidas y tiene un fuerte potencial silenciador y de autocensura porque enfrenta a los periodistas al dilema de ejercer su oficio o enfrentar sanciones de diversos tipos, incluidas las económicas”, advirtió la Fundación que hizo un llamado a los jueces para que conozcan más sobre “esta nueva forma de agresión a la prensa de manera que no se instrumentalice a la justicia y no se preste al juego intimidatorio propuesto por De La Espriella”.

Asimismo, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, a través de su cuenta oficial de Twitter, se pronunció sobre el tema señalando que le harán seguimiento al caso. “De acuerdo con nuestro mandato seguimos el caso de Cecilia Orozco y la FLIP”, afirmó.

En diálogo con El Espectador, Cecilia Orozco prefirió no referirse directamente a la demanda, porque está en curso, pero manifestó que le llama la atención que haya más de 14 periodistas en la misma situación. “Para mí esto es una operación de silenciamiento del periodismo de las opiniones e informaciones libres. Es un recorte a la libertad de prensa y de expresión muy delicado, un intento de censura de las opiniones que, de prosperar, no tendría consecuencias nefastas para mí, sino para el ejercicio del periodismo en general”, expresó.

Por su parte, De la Espriella, a través de su cuenta de Twitter, expresó que “me importa un carajo lo que digan los de la @FLIP_org, un sindicato de ‘periodistas’ mamertos que solo defiende los intereses de la izquierda. Están acostumbrados a amenazar jueces y víctimas, para afectar la independencia judicial. La Ley es para todos. ¡Farsantes!”. Sin embargo, desde 2018, el abogado se ha referido, públicamente a los procesos judiciales que ha emprendido contra periodistas que, según él, atentan contra su buen nombre y el de sus clientes. (Lea también: Tenaza a la oposición y a la libertad de expresión)

“Yo en este momento, en representación de muchos clientes, entre ellos, el expresidente Álvaro Uribe, tengo denunciados a muchos medios de comunicación y a periodistas y lo del tema civil que es lo que más les duele, ese es un frente que muchos abogados no habían implementado y que yo llevo ya un par de años haciéndolo y me he dado cuenta que nada le duele más a ese periodismo independiente de Colombia que el bolsillo. Un dolor de bolsillo es peor que un dolor de muela”, dijo De La Espriella en una entrevista para el portal Palabra.com.co, en octubre de 2018.

En ese momento, afirmó estar liderando una campaña de pedagogía para que la sociedad colombiana entendiera que la difamación y la calumnia se han convertido en una estrategia para desacreditar al “adversario”, también dijo que “hay unos periodistas o pseudoperiodistas que se creen los dueños de la verdad y la moral. Señalan, hacen aseveraciones sin pruebas de ninguna clase y fungen de oráculos de Delfos dueños de la verdad revelada. Y esos tipos son intocables, he visto despachos que se asustan para citar a interrogatorio a un periodista de esos”. El Espectador se comunicó con el abogado quien dijo que no tenía comentarios respecto al tema.

El próximo viernes 22 de enero, se realizará la primera audiencia de este proceso civil, en la que se intentará una conciliación entre las partes.

Comparte: