24 Oct 2019 - 2:37 p. m.

Por masacre de El Tarra, juez envía a la cárcel a un supuesto líder de Los Pelusos

Según la Fiscalía, Wilfredo Bayona Guerrero, alias “Leo”, es el coautor de la masacre ocurrida el 29 de julio de 2018, en la que fueron asesinados cuatro excombatientes de la extinta guerrilla de las Farc, un líder social y cinco civiles.

Redacción Judicial

En la masacre de El Tarra fueron asesinados cuatro excombatientes de la extinta guerrilla de las Farc, un líder social y cinco civiles. / Archivo particular
En la masacre de El Tarra fueron asesinados cuatro excombatientes de la extinta guerrilla de las Farc, un líder social y cinco civiles. / Archivo particular

La Unidad Especial de Investigación para el Desmantelamiento de Organizaciones Criminales (UEI) de la Fiscalía tiene la ardua tarea de esclarecer los hechos de violencia contra desmovilizados de las Farc. En el marco de sus tareas de investigación, la entidad anunció una nueva captura: la de Wilfredo Bayona Guerrero, alias Leo, por ser, supuestamente, uno de los autores de la masacre de El Tarra en la que fueron asesinados cuatro excombatientes de la extinta guerrilla el 29 de julio de 2018. 

(En contexto:  Incomunicados, así viven el luto en El Tarra)

En esos hechos, ocurridos en este municipio de Norte de Santander, también murieron cinco civiles y un líder social. De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, Leo es un presunto comandante de una de las milicias del Ejército Popular de Liberación (Epl), conocida como Los Pelusos, y ya fue imputado por los delitos homicidio agravado, concierto para delinquir agravado y fabricación, porte ilegal de armas de uso privativo de las fuerzas militares. Mientras se adelantan las pesquisas en su contra, Bayona Guerrero permanecerá en la cárcel La Modelo de Bogotá.

Vladimir Quintero, uno de los sobrevivientes de la masacre, le contó a Caracol Radio en 2018 los pormenores de lo que sucedió ese día en un billar del barrio Villa Esperanza: “Estaba en el lugar del billar con mi hermano, cuando ellos se pararon en las puertas y empezaron a quemar a tiros. Yo caí y me hice el muerto, y mi hermano cayó al lado mío, pero ¿cómo lo miraba?”. Quintero, quien recibió dos impactos en sus piernas, manifestó que los hombres que perpetraron la masacre no se identificaron. “No dijeron quiénes eran, solo fue a tiros que se identificaron, no hablaron, no dijeron nada”, comentó. 

(Le puede interesar: Los civiles padecen la guerra entre el Eln y el Epl en el Catatumbo)

En ese momento, el saliente ministro de Defensa del Gobierno Santos, Luis Carlos Villegas, señaló que “la hipótesis más probable es que las muertes sean producto de luchas territoriales por rutas del narcotráfico tanto en Colombia como relacionadas en Venezuela para el tráfico de cocaína”. Organizaciones regionales de la zona rechazaron el pronunciamiento del jefe de esta cartera ministerial. Por la masacre de El Tarra, ya fueron condenados dos personas.

Se trata de los exintegrantes de Los Pelusos, Edilson Álvarez Guerrero, alias El Enano, quien pagará una pena de 25 años y 8 meses de prisión. En la misma decisión fue sentenciado a 30 años y 5 meses de prisión alias JJ. De igual manera, se adelanta el juicio contra Cristo Nel Carrascal Ascanio y Misael Carrascal. Además, la Fiscalía investiga a Diego Hernando Galván Ruedas, un soldado de la guardia presidencial, quien el pasado 17 de octubre fue enviado a prisión por estos hechos. 

Además de este caso, alias Leo también deberá responder por el asesinato del líder social Deiver Quintero Pérez, coordinador de deportes de la Junta de Acción Comunal del barrio El Tarrita. Según la información de las autoridades, el líder tenía 25 años de edad cuando fue asesinado, luego de ser raptado en su local de trabajo. Dos horas después, su cuerpo fue hallado sin vida cerca al río Tarra. El líder comunitario no había recibido amenaza previa, según sus familiares.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.