Publicidad
9 Oct 2022 - 12:00 p. m.

La finca que no será restituida porque ahora es botadero de una mina de carbón

Sobre uno de los botaderos de la mina de más de 30.000 hectáreas que opera Drummond en Cesar está la finca de la familia Orozco. La violencia paramilitar los despojó y ahora, a pesar de que la justicia ordenó que les restituyeran el predio, no pueden volver. Deberán entregarles un inmueble “equivalente”.
Felipe Morales Sierra

Felipe Morales Sierra

Periodista Judicial
La finca de la familia Orozco, en la que alguna vez pastaron vacas, hoy está rodeada de desechos de la explotación de carbón.  / Archivo particular
La finca de la familia Orozco, en la que alguna vez pastaron vacas, hoy está rodeada de desechos de la explotación de carbón. / Archivo particular

La espera de más de dos décadas de los hermanos Orozco parecía haber llegado a su fin en febrero de 2021. Tras un largo proceso judicial, el Tribunal de Cartagena ordenó restituirles a los herederos de Pablo Orozco la finca que la violencia paramilitar les arrebató: Campo Florido, ubicada en la vereda El Platanal, en lo que hoy se conoce como el corredor minero del Cesar. Ha pasado más de un año y no han podido volver a esa tierra y, seguramente, no podrán hacerlo jamás. El predio está ubicado sobre el título minero que el Estado le concedió a la multinacional Drummond para explotar carbón. Es inhabitable, no hay vegetación y hoy funciona allí el botadero de la mina.

(En contexto: A juicio presidente de Drummond Colombia por presuntos nexos con paramilitares)

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.