3 Mar 2019 - 10:54 p. m.

Presidenta de la JEP pide que se desvincule al fiscal capturado el viernes

La magistrada Patricia Linares envió una carta a Giovanni Álvarez, director de la Unidad de Investigación y Acusación (UIA). También le pidió que verifique de forma “exhaustiva y detallada” las hojas de vida de los colaboradores de la Fiscalía de la JEP.

Redacción Judicial

Magistrada Patricia Linares, presidenta de la JEP. / Archivo El Espectador.
Magistrada Patricia Linares, presidenta de la JEP. / Archivo El Espectador.

La magistrada Patricia Linares, presidenta de la JEP, envió este domingo una carta a Giovanni Álvarez, director de la Unidad de Investigación y Acusación (UIA), en la que le pidió que se desvinculara de la Fiscalía de la JEP a Carlos Julián Bermeo, capturado el pasado viernes en el momento en el que “recibían 500 mil dólares a cambio de oferta para incidir en trámite de extradición” de Jesús Santrich.

“El indignante episodio que el país vio el pasado viernes, en el que la Fiscalía capturaba a un funcionario de la Unidad de Investigación que usted dirige, además de evidenciar, una vez más, el aberrante fenómeno de corrupción que azota al país, mancilló y afectó de manera grave nuestra institución”, escribió la magistrada. Luego, Linares le recordó a Álvarez la urgencia del “pronto esclarecimiento de esos gravísimos hechos”.

(Lea aquí: Capturan a fiscal de JEP que, al parecer, recibió dinero para incidir en caso "Santrich").

Así las cosas, Linares le pidió al director de la UIA que, de manera inmediata, desvincule a Bermeo de su puesto; que verifique de forma “exhaustiva y detallada” las hojas de vida de los colaboradores de la Fiscalía de la JEP, pues “no basta con la verificación de los requisitos de ley”, y que “una vez efectuada esa revisión, con la documentación que la sustente, la comparta con nosotros en el Órgano de Gobierno de la Jurisdicción del que usted hace parte”.

“Dicho ejercicio (…) permitirá empezar a reconstruir la confianza necesaria entre la magistratura y su componente de investigación, que quedó seriamente afectada por los lamentables sucesos a los que me he referido”, precisó Linares. Más adelante, dijo que lo sucedido con Bermeo puso en entredicho la ética “intachable e incuestionable” de todos los funcionarios de la Jurisdicción Especial para la Paz y que la “confianza quedó resquebrajada y deberemos reconstruir para seguir avanzando en la implementación”.

(También: “No veo la relación de las personas capturadas con el proceso”: defensa de “Santrich”).

La presidenta de la JEP también insistió en que las actuaciones de los funcionarios de la jurisdicción “comprometen” la credibilidad de quienes la dirigen. A renglón seguido, Linares le aseguró a Álvarez que su intención es “desarrollar una relación basada en el respeto y la confianza que nos corresponde como servidores públicos. Hoy le reitero que ese es nuestro propósito, pues no de otra manera podríamos avanzar y cumplir con nuestro mandato”.

Por último, manifestó que “expreso mis sinceras disculpas por lo sucedido a las víctimas, al país y a la comunidad internacional que han confiado en nosotros y les reitero que cumpliremos a cabalidad y no obstante las dificultades nuestro mandato y nuestros compromisos con la paz del país”.

(Además: Luis Alberto Gil y fiscal de la JEP: capturas legalizadas por caso "Santrich").

El pasado viernes, la Fiscalía General de la Nación realizó dos operativos en distintos hoteles de Bogotá, donde capturó a Carlos Julián Bermeo, al exsenador Luis Alberto Gil y a otras tres personas. Al momento de la captura, Bermeo habría recibido US$40.000 y los otros detenidos US$460.000 (casi $1.500 millones) a cambio de incidir en el expediente por la extradición del exjefe guerrillero Jesús Santrich. La cifra total pactada sería de US$2 millones.

Recibe alertas desde Google News