11 May 2020 - 6:07 p. m.

“Se trata de conocer la verdad, no de buscar chivos expiatorios”: Ministro de Defensa

El ministro Carlos Holmes Trujillo insistió en que respalda a las Fuerzas Militares, llamó a la unidad de las mismas y, retomando palabras del expresidente Alberto Lleras Camargo, sentó su posición sobre la necesidad de alejar a los uniformados del debate político.

Redacción Judicial

Poco más de una semana ha pasado desde que estalló el escándalo de las “carpetas secretas”, otro posible caso de seguimientos a periodistas y sectores de oposición desde la inteligencia del Ejército y apenas en los últimos días se conoció de otro posible caso de malos manejos, pero desde contrainteligencia. En medio de estos hechos, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, envió un mensaje de respaldo a las Fuerzas Militares desde la Escuela Superior de Guerra, rodeado de la cúpula militar y de todos los generales del Ejército que se encuentran en Bogotá, mientras los del resto del país se conectaban por videoconferencia. Su discurso tuvo una premisa: “Colombia debe tener siempre unas fuerzas armadas cohesionadas”.

(Lea también: Las “carpetas secretas” de inteligencia militar: ¿a quiénes iban dirigidas y para qué?)

En su declaración retomó las palabras del expresidente Alberto Lleras Camargo “sobre la necesidad indispensable de la unidad de nuestras fuerzas”. “Los Ejércitos son el más alto, puro y noble servicio nacional. Tenerlos apartados de la deliberación pública no es un capricho de la Constitución, sino una necesidad de su función”, leyó el ministro Trujillo de un discurso de Lleras, a la vez que aseguraba que Colombia está en el momento preciso para retomar esta idea, pues necesita fuerzas militares “poderosas, no sólo por su capacidad de defensa sino por el respeto y el amor que el pueblo les profesa”, según palabras del expresidente.

Añadió que el presidente Iván Duque “es un líder de la defensa de nuestra institución armada, de nuestras Fuerzas. Además de su comandante”. Sin embargo, el ministro reiteró que el Gobierno no tolerará hechos de corrupción y retomó lo dicho por él mismo cuando asumió el Ministerio de Defensa, tras la salida de Guillermo Botero: “A cada soldado, a cada policía, mi mensaje de respaldo. De afecto sincero. No bajen la guardia, no la bajen. Aquí hay un ministro que los escuchará. Que los apoyará. A la oficialidad, mi respaldo. Pero también tengo que decirles que voy a ser exigente. Que tenemos que ser más eficaces en el cumplimiento de la misión constitucional”.

(Le puede interesar: General Gonzalo García Luna: ¿uno de los hombres “bomba” del espionaje en Colombia?)

En ese sentido, dijo una vez más que respalda investigaciones que se han echado a andar para esclarecer los posibles excesos en la inteligencia militar. Pero aclaró: “Se trata de conocer la verdad y de que la legitimidad de nuestras Fuerzas se basa en la transparencia, no de cometer injusticias ni de buscar chivos expiatorios”. El mensaje, resumió, es: “Lo que le importa a Colombia es una Fuerza Pública respetada, querida, que actúa según sus valores, que produce resultados en el marco de la ley y que crea condiciones para que los colombianos podamos vivir y trabajar tranquilos”.

(Lea también: Los militares que salieron del Ejército en medio del nuevo escándalo de “chuzadas”)

El ministro cerró diciendo que “en el curso de la historia de la humanidad, las instituciones con sentido histórico han permanecido sobre las mezquindades de los individuos”. Y dijo: “aquí tiene que prevalecer el sentido de patria, de Nación, de unidad. Colombia es una misma Nación. Si la salud de la Nación descansa sobre la solidez de las Fuerzas Armadas, nuestras fuerzas tienen que ser muy sólidas. A toda prueba”.

Comparte: