Publicidad
16 Feb 2021 - 2:36 p. m.

Secuestro del médico Fabio Hernández apunta a la banda “Hijos del Pueblo de Dios”

Mientras autoridades forenses trabajan en identificar los restos de un cuerpo para aclarar si se trata del médico Fabio Hernández Salom, quien fue secuestrado el pasado 8 de enero, el Gaula de la Policía capturó a ocho presuntos responsables del crimen. Se trataría de los Hijos del Pueblo de Dios, una organización criminal que habría pedido $1.200 millones por liberar a la víctima.
Autoridades indagan si el cuerpo de Fabio Hernández Salom, de 68 años, corresponde a unos restos hallados recientemente en una fosa  común en el Magdalena Medio.
Autoridades indagan si el cuerpo de Fabio Hernández Salom, de 68 años, corresponde a unos restos hallados recientemente en una fosa común en el Magdalena Medio.
Foto: Archivo particular

El veterinario Néstor Tamara puede contar que fue la última persona en ver con vida al médico y ganadero Fabio Hernández Salom, antes de que una organización criminal, como indican las primeras investigaciones, maquinase toda una estrategia para secuestrarlo, asesinarlo y abandonarlo en una fosa común del municipio de Cerro de San Antonio (Magdalena). Hijos del Pueblo de Dios: ese es el nombre, según el Gaula, del grupo que podría ser responsable del crimen.

En contexto: Médico que llevaba un mes desaparecido en Sucre fue encontrado en una fosa.

El pasado 8 de enero, el médico Fabio Hernández Salom salió a dar un paseo en compañía del veterinario Néstor Tamara y, cuando estaba en inmediaciones de su finca, ubicada en Toluviejo (Sucre), hombres armados se los llevaron como moneda de cambio para una eventual extorsión. Tamara fue liberado al siguiente día, pero Hernández Salom siguió retenido ilegalmente por hombres que solo lo veían como un medio de financiación. Desde ese día familiares se comunicaron con el Gaula de la Policía y, durante el último mes, recibieron pruebas de supervivencia. Sin embargo, al parecer los restos del médico fueron hallados en el Magdalena medio, el fin de semana pasado, y ya se encuentran bajo la verificación de autoridades forenses.

De acuerdo con información obtenida por el Gaula, $1.200 millones fue el precio que la banda Hijos del Pueblo de Dios puso cual etiqueta sobre la frente del médico. Y la organización tendría experiencia en maniobras de ese estilo, pues algunos de sus integrantes contarían con antecedentes por secuestro simple y tráfico y porte de armas. Incluso, aseguran las autoridades, uno de los posibles secuestradores tendría cuentas pendientes con la ley, pues se habría fugado del establecimiento carcelario a donde fue llevado por hurto agravado, aunque no aclararon de cuál de los ocho detenidos se trata.

“Hubo un resultado importante que se produjo hoy en la ciudad de Barranquilla y en los municipios de Soledad, Magangué y Sincelejo, donde la Policía en coordinación con la Fiscalía realizó operaciones simultaneas que permitieron la desarticulación de la estructura criminal conocida como los Hijos del Pueblo de Dios. En total, por este hecho, fueron capturadas ocho personas y puestas a disposición de la justicia por los delitos de secuestro y extorsión”, confirmó el nuevo ministro de Defensa, Diego Molano, escoltado por los altos mandos de la Fuerza Pública en una rueda de prensa.

En operaciones de allanamiento llevadas a cabo en los últimos días, las autoridades dieron con Logístico, quien sería el líder de la banda que asesinó al médico Hernández Salom. Se trata de Anderson José Vergara Tobios, cuya tarea habría sido hacerle seguimiento al médico y al veterinario hasta la finca Monserrate, donde sendos profesionales de 68 años fueron plagiados. “A su vez fungió como autor material del secuestro y realizó las negociaciones con los familiares, mediante panfletos y videos”, agregó el Gaula de la Policía.

Lea también: Eln liberó a dos soldados secuestrados en el Catatumbo

El médico Hernández Salom habría pasado más de un mes bajo el control de los Hijos del Pueblo de Dios, quienes se habrían turnado para custodiarlo. Uno de los primeros cuidadores, al parecer, fue Alberto Enrique Ruiz Gómez, alias Tocayo, a quien también se le señala de participar en el secuestro. Luego estuvo Alberto José Julio Mercado, alias Balín, tildado de ser una especie de comodín de la organización, pues también habría ejecutado el plan en la finca Monserrate, movilizaría a los demás integrantes y, además, estaba a cargo de monitorear la vivienda de unos familiares ansiosos por reencontrarse con el médico.

La hipótesis investigativa del Gaula, asimismo, señala a Darwin Manuel Donado, alias Cacharro, como el hombre que esperó a las víctimas de secuestro en un carro, para luego abordarlas según estaba planeado. Ebert Enrique Hernández, alias Palermo, habría acompañado a Cacharro y a los demás hombres en el momento del crimen. Por otro lado, Nataly Johana Ruíz, alias Nata, se habría encargado de conceder pruebas de supervivencia a Logístico, para que este se las reenviara a la familia de la víctima. Y Lina María Solano, alias La Mona, habría aportado el musculo financiero para coordinar el hecho delictivo.

“Rociris de la Rosa Hernández, alias La Mella, también es señalada como encargada de la custodia y alimentación del secuestrado. En las labores de inteligencia se logra establecer que esta persona tendría pleno conocimiento del hecho punible, toda vez que utiliza un lenguaje cifrado en las comunicaciones y sugiere a los demás integrantes utilizar este tipo de expresiones. Los investigadores tratan de establecer si esta banda tiene relación con otros hechos crímenes ocurridos en la región u otras organizaciones criminales”, concluyó el grupo antisecuestro y extorsión de la Policía.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.