En vivo
Audiencia de imputación a Enrique Vives por accidente en Gaira, Santa Marta
Este viernes continúa la audiencia de imputación de cargos contra Enrique Vives Caballero, quien debe responder por el delito de homicidio culposo por atropellar a siete jóvenes, (seis muertos y un menor herido), en el sector de Gaira, en la vía que comunica a Barranquilla y Santa Marta.
Este viernes continúa la audiencia de imputación de cargos contra Enrique Vives Caballero, quien debe responder por el delito de homicidio culposo por atropellar a siete jóvenes, (seis muertos y un menor herido), en el sector de Gaira, en la vía que comunica a Barranquilla y Santa Marta.
Minimizar
2 Feb 2021 - 2:06 a. m.

Una denuncia inédita contra Hernán Giraldo por abuso sexual cuando ya estaba preso

El Espectador conoció la denuncia de una mujer que relata haber sido víctima de abuso sexual del exjefe paramilitar en enero de 2008, cuatro meses antes de que fuera extraditado a EE. UU. y dos años luego de haberse desmovilizado y comprometido a no volver a delinquir. La Fiscalía conoce del tema desde 2018, aunque no hay avances aún para mostrar.

Hernán Giraldo, el temido exjefe paramilitar que acaba de regresar a Colombia después de pagar una condena a 12 años de prisión por narcotráfico en Estado Unidos, se encuentra ahora recluido en la cárcel de Itagüí a la espera de que la justicia lo requiera por los delitos que cometió como cabeza del autodenominado bloque Resistencia Tayrona de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc). La Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Barranquilla ha dicho que aunque no hay prueba de que el exjefe “para” haya seguido delinquiendo tras desmovilizarse en 2006, no ha demostrado “buena conducta” y disposición en participar en “programas educativos y de resocialización.

Lea también: El miedo en el Magdalena por el regreso del exjefe paramilitar Hernán Giraldo.

Sin embargo, El Espectador conoció que alias el Patrón de la Sierra sí habría seguido cometiendo delitos después de entregar sus armas y mientras se encontraba preso. Este diario tuvo acceso a la denuncia que hizo una mujer ante la Fiscalía General en 2018, en la que relata cómo fue violada por Giraldo en enero de 2008, cuatro meses antes de que fuera extraditado a Estados Unidos, junto con otros 13 jefes paramilitares, por parte del gobierno de Álvaro Uribe. En su versión de los hechos ante la Fiscalía menciona a otra mujer que fungía, dijo, como reclutadora de menores de Giraldo y que ya ha sido señalada por otras menores de edad que también fueron agredidas por el confeso violador.

Le podría interesar: Hernán Giraldo y su “uso estratégico” de la violencia sexual

Aunque Giraldo ya fue condenado en Justicia y Paz -la jurisdicción que procesa los delitos de los paramilitares durante el conflicto- a ocho años de prisión por las decenas de violaciones que perpetró, este caso podría quitarle los beneficios judiciales que le dio esta justicia transicional, pues se trata de un delito que habría cometido después de haberse comprometido a no volver a delinquir. Otros jefes paramilitares a los que se les comprobó que siguieron al margen de la ley fueron expulsados de Justicia y Paz, como Don Mario, Macaco y el Tigre, este último vinculado al secuestro de la nieta de Gabriel García Márquez en 2017.

El proceso se encuentra activo y en fase de indagación preliminar. Al cierre de esta edición la Fiscalía no entregó detalles de cómo va el caso luego de más de dos años de haberse denunciado la violación. En entrevista con este diario, la mujer, quien tenía 15 años para el momento en que hoy cuenta fue violada, señala que a raíz de este ataque sexual intentó quitarse la vida. El Espectador modificó el nombre de la víctima y de otras personas que son parte de su testimonio para proteger sus vidas. También se obviaron algunas ubicaciones con el mismo propósito. Este es su relato:

“Me llamo Ana Milena. Para el momento que ocurrieron los hechos eran principios de enero de 2008. Antes de lo que me pasó era una niña de 15 años con muchos sueños. Tenía planeado viajar a Bogotá y estudiar una carrera profesional. Me separé de mi familia en ese momento porque me habían ofrecido un trabajo en la capital como niñera, entonces viajé desde un pequeño pueblo a una ciudad para luego transportarme por tierra a Bogotá. Sin embargo, la oferta de trabajo se cayó y decidí quedarme en esa ciudad a rebuscármela. En ese momento conocí a una señora que me ofreció quedarme y que me iba a ayudar con los estudios, pero que también le podía ayudar con los oficios en la casa.

Fue así que empecé a trabajar con esta señora, que a su vez trabajaba para Giraldo. No sé qué hacía, pero allá se movía mucho dinero, ella viajaba todo el tiempo. Nunca me metí en esos temas y me dediqué a estudiar y a ayudar en la casa. Sin embargo, había otra chica que sí se la llevaban a la cárcel a Giraldo. Un día contesté una llamada en la casa y era él; empezó a preguntarme sobre mí, que cuántos años tenía, cómo era físicamente. Desde la cárcel llamaba. Luego de esto la señora me empieza a decir que Giraldo me mandaba saludos y recuerdo que le dije que no me interesaban para nada sus saludos ni nada relacionado con él.

A los pocos días, cuando siguió insistiendo y yo le volví a decir que no me interesaba, la señora me dijo ‘igual no puedes hacer nada, si te digo que vamos es porque vamos a ir. Además, allá afuera nos están vigilando y podría pasar algo’. Ella se refería a los hombres de Giraldo, afuera siempre estaban unos tipos en una camioneta. Sentí mucho miedo porque pensaba que si no aceptaba me iban a matar. En ese momento no era una chica para tomar decisiones, era muy vulnerable. Tampoco le dije nada a mis padres por lo mismo, temía que les pasara algo. Sentí mucho temor. Además, para ese entonces sobre Giraldo se decía que los padres le vendían sus hijas o se las entregaban.

Un domingo ella me dice: ‘Hoy no va a ir María, te toca a ti’. Recuerdo que fue a la Registraduría e hizo unos papeles. Al llegar a la cárcel me pasó un fajo de dinero que había camuflado en una toalla higiénica y que luego se lo entregué a Giraldo. Al ingreso lo único que escucho es que la señora dice “Justicia y Paz”, pero no recuerdo qué cárcel era. Básicamente era como si se tratara de una visita conyugal. Cuando llegué a su celda la señora se desapareció; esta era distinta a la de los demás, tenía todas las comodidades, nevera, televisor, una buena cama y baño cómodo. Tenía muchos privilegios. El dinero que fui obligada a entrar lo usaban para pagar cosas adentro.

Él cerró la puerta y no le hablaba porque tenía mucho miedo, jamás lo había tenido de frente y no había cruzado palabras con Giraldo a excepción de esa vez que llamó a la casa de la señora. Recuerdo que él me empezó a quitar la ropa y que no paré de llorar mientras él me abusó. Cuando él acabó, me paré de la cama y vi mucha sangre en el tendido; de inmediato cogí mi ropa y me encerré en la ducha. Lloré y lloré durante un largo tiempo; como una hora. Él no me dijo nada en ese momento ni cuando salí del baño. Solo abrió la puerta y apareció la señora, quien tampoco me dijo nada, ni yo le hablé en todo el camino de regreso.

Esto se lo conté a mi familia muchos años después, en 2018, cuando fui a hacer la denuncia a la Fiscalía. Solo mi tía y mi mamá saben de esto. El proceso para animarme a contar esto fue muy difícil. Intenté quitarme la vida varias veces porque no podía con eso, pero cuando pasó el tiempo empecé a ir a una iglesia en donde conocí a Jesús y su gran amor. Eso fue lo que realmente me salvó y le dio valor a mi vida, porque antes esta no tenía sentido, me sentía sucia y sin valor. También pongo la denuncia luego de darme cuenta de que muchas chicas se animaron a denunciarlo y me pregunté: “¿Por qué yo no lo haría?’. Quise olvidarme en algún punto de todo, pero no pude.

También tuve que quitarme el miedo de encima porque después de los hechos yo seguí viviendo con la señora reclutadora como su empleada. Fui dos veces a la cárcel y el tercer día que me tocaba llamaron a la señora y le dijeron que lo habían extraditado. Iba a ser mi tercera vez. Ella se asustó mucho, casi se vuelve loca y le tocó esconderse. En ese lapso empezó a aparecer gente buscándola para matarla, porque ella era la encargada de pagar unas cosas. Una vez un tipo llegó y me agarró y me gritaba que dónde estaba la plata y pues yo no tenía la menor idea. Uno de los duros, que era cercano a la señora y manejaba dinero, lo mataron ese mismo año. También vi que había gente que me perseguía”.

Comparte: