Publicidad
16 Aug 2020 - 1:16 a. m.

Uno de los abogados de Alex Saab fue deportado dos veces por autoridades de Cabo Verde

Para el abogado Baltazar Garzón, defensor del empresario barranquillero, el hecho atenta contra el derecho a la defensa de Saab y advirtió que apelará al relator especial para la Independencia de Jueces y Abogados de la ONU para que se investiguen los hechos.
Alex Saab, empresario barranquillero. / Cortesía.
Alex Saab, empresario barranquillero. / Cortesía.
Alex Saab, empresario barranquillero. / Cortesía.
Alex Saab, empresario barranquillero. / Cortesía.

Esta tarde, el despacho de abogados ILOCAD, dirigido por el abogado del empresario Alex Saab, Baltazar Garzón, denunció que las autoridades aeroportuarias de Cabo Verde le impidieron el ingreso a un miembro del despacho que se dirigió al país africano para apoyar el proceso penal que enfrenta el barranquillero. Aseguran que este miembro del despacho ha sido deportado en dos oportunidades en las últimas 72 horas y advirtió que denunciará la situación ante las autoridades pertinentes y las Naciones Unidas (ONU).

(En contexto: Capturan a Alex Saab, el contratista del chavismo, en Cabo Verde)

De acuerdo con Garzón, “es intolerable por parte de las autoridades de Cabo Verde este atropello dirigido a perjudicar gravemente el ejercicio de la defensa del señor Saab”. Además, catalogó el incidente como una muestra de la supuesta persecución política en contra del empresario que permanece capturado en la cárcel de isla de Sal (Cabo Verde) desde el pasado 12 de junio. Allí, según el comunicado, se dirigía el miembro del despacho para realizar sus labores de asesoramiento, no obstante, las autoridades caboverdianas manifestaron que no se justificó el motivo del viaje.

De acuerdo con la comunicación, luego de la primera negativa de ingreso al país el pasado 13 de agosto, el abogado “tras regresar a Lisboa (Portugal) y cumplimentar este trámite necesario (llevando consigo dicho escrito en formato impreso), trató de volver a pasar los controles correspondientes de nuevo un día más tarde. Sin embargo, en la noche del viernes el mismo responsable de la vigilancia en el control accedió personalmente a revisar la situación del abogado e impedir su acceso”.

El despacho ILOCAD asegura que no entiende el motivo de la segunda deportación y, ante sus ojos, se trataría de una acción arbitraria. Según el comunicado, fueron dos las razones que, en esta ocasión, fueron motivos suficientes para negarle el ingreso: el pago de las tasas aeroportuarias y de nuevo, la justificación del viaje no fue respaldada.

(Le puede interesar: Alex Saab solicitó prisión domiciliaria por problemas de salud)

Según el relato del abogado al cual le negaron ingresar al país africano, “a pesar de demostrar las razones legítimas y la necesidad objetiva de ingresar en Cabo Verde, y de cumplir plenamente en términos de la prueba COVID-19, las cartas de invitación, el propósito del viaje y estar dispuesto a pagar las tasas aeroportuarias en el propio aeropuerto como es permitido normalmente y como lo reconoce la propia aerolínea, se ha impedido mi acceso por un motivo aleatorio”.

Además, indicó que otros pasajeros sí pudieron realizar el pago de las tasas aeroportuarias a su llegada al Aeropuerto Internacional Nelson Mandela en Praia, la capital de este país. La situación, advierte el despacho, no es nueva. Según la denuncia es la primera vez que a los abogados de Baltazar Garzón le cierran las puertas de ingreso a Cabo Verde ya que “conocemos que este caso sucedió también días atrás con la deportación de otro abogado del mismo equipo de defensa”.

Para Baltazar Garzón, “esta es una evidencia más de las limitaciones que se están imponiendo. Es una obviedad que se están poniendo trabas para que nuestro cliente, Alex Saab, pueda acceder a su derecho de defensa. (…) todo apunta a que hay órdenes concretas de que todo lo que se refiera a abogados o personas que acudan para ejercer en este asunto tengan dificultades máximas por realizar su trabajo”.

(Lea también: Alex Saab, una caja de sorpresas)

La denuncia surge a solo tres días de que el abogado español denunciara las precarias condiciones en las que permanece recluido Saab en la cárcel de Isla de Sal. De acuerdo con las declaraciones hechas por Garzón al diario El Nuevo Herald de Miami, “la defensa tiene constancia de que Saab permanece encerrado 23 horas al día sin luz. Su celda es de 2 metros por 2 metros, que incluye un hueco en el piso para hacer sus necesidades y encima bañarse con un balde”.

Los mismos agravantes dejó expuestos el empresario barranquillero en una carta enviada al primer ministro caboverdiano, Ulisses Correia e Silva. En la misiva que hizo pública el pasado 10 de agosto, Saab aseguró que, aun teniendo varios problemas de salud, no ha recibido atención médica suficiente a pesar de haber sufrido cáncer. “He perdido casi 20 (kilos) de peso. Me he dado cuenta de que, en su país, hasta los traficantes de droga han recibido un mejor trato y se les ha ofrecido arresto domiciliario; cosas no se han puesto a mi disposición aun siendo un enviado especial”.

Baltazar Garzón sostuvo que las autoridades de Cabo Verde están violando los derechos fundamentales de Saab y concluyó que “con un calor extremo, y esto respecto de una persona que tiene serios problemas de salud derivados de dolencias anteriores y que ha perdido casi 20 kg en 54 días. Son unas condiciones muy graves que en casos similares (...) no se llegarían a producir”.

(Le puede interesar: Las propiedades por más de $35.000 millones que la Fiscalía le congeló a Alex Saab)

El pasado 31 de julio, Cabo Verde aprobó la solicitud de extradición contra Saab hecha por la justicia norteamericana. Allí, acusan al empresario de aprovechar presuntamente el control cambiario en Venezuela para lavado de dinero. Según Estados Unidos, entre noviembre de 2011 y septiembre de 2015, Saab y su socio, Álvaro Enrique Pulido (ambos capturados el pasado 12 de junio cuando se irían a Irán), organizaron una red dedicada a lavar sus ganancias y transferirlas desde Venezuela a cuentas bancarias estadounidenses. Las autoridades judiciales en Washington, quienes tienen jurisdicción en el caso, le imputaron en 2019 cargos por un presunto lavado de US$350 millones.

Read more!

Por su parte, Saab ha insistido en ser un enviado especial del Gobierno venezolano, versión con la cual, según Estados Unidos, trataría de encubrir su verdadera colaboración con Venezuela al ser un presunto testaferro de Nicolás Maduro. No obstante, en la misiva al primer ministro de Cabo Verde, Saab asegura que se ganó la confianza del Gobierno venezolano gracias a su profesionalismo y a una vida dedicada al negocio textil. “Le cuento todo esto es para demostrar que soy una persona normal con un pasado corriente quien, gracias al trabajo duro, ha sido capaz de construir un negocio exitoso sin recibir beneficios gubernamentales”, concluyó.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. cookies. cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar