22 Apr 2021 - 12:59 a. m.

El Espectador Explica

Chile debate un impuesto para los superricos, ¿de qué se trata?

Chile, el tercer país con más multimillonarios de América Latina, se suma al debate mundial del impuesto a los superricos: gravar las grandes fortunas para hacer frente a la crisis que generó la pandemia.
Mientras el presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunciaba más ayudas por la pandemia, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley que busca gravar, una única vez, a las mayores fortunas del país.
Mientras el presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunciaba más ayudas por la pandemia, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley que busca gravar, una única vez, a las mayores fortunas del país.

De acuerdo con el Banco Mundial, la crisis sanitaria mundial aumentó la pobreza en todo el mundo. América Latina, sin embargo, ha sido una de las regiones más afectadas, en donde se recrudecieron las diferencias socioeconómicas. Chile es un ejemplo: datos de la revista Forbes señalan que las mayores fortunas en ese país crecieron 73% en 2020, mientras que 2,3 millones de personas de clase media pasaron a situación de vulnerabilidad.

El proyecto de gravar a los multimillonarios

Camila Vallejo, diputada chilena de oposición, presentó un proyecto de ley que busca gravar una única vez con una tasa del 2,5 % del patrimonio a los titulares de bienes equivalentes a un valor de 22 millones de dólares o superior, con el fin de financiar una renta básica de emergencia y mitigar los elevados costos fiscales que deja la crisis sanitaria.

Le puede interesar: Ricos, superricos y supersuperricos

“No hay discurso democrático que pueda sostener este nivel de contraste e inequidad en la apropiación de riqueza, menos aún en un contexto de pandemia”, señaló Vallejo.

Este miércoles la Cámara de Diputados de Chile aprobó el proyecto. Con 105 votos a favor, 18 en contra y 26 abstenciones se aprobó en general la iniciativa, que busca gravar una única vez con una tasa del 2,5 % del patrimonio a los titulares de bienes equivalentes a un valor de 22 millones de dólares o superior, con el fin de financiar una renta básica de emergencia.

La Cámara Baja debe concretar y aprobar el articulado de la norma antes de que pase al Senado y se apruebe finalmente.

¿Servirá gravar a los ricos?

El objetivo, según los ponentes del proyecto, es que Chile pueda mitigar los elevados costos fiscales que deja la crisis sanitaria, que han supuesto un desembolso de 18.000 millones de dólares para las arcas del Estado, y de liquidez a las mermadas economías domésticas.

Le puede interesar: El impuesto a los más ricos avanza en el Reino Unido

Dicen que la norma podría recaudar hasta 6.250 millones de dólares y afectaría a un universo de 5.840 personas, una cifra que desde el Sistema de Impuestos Internos han reducido a 1.409 contribuyentes.

Además, pese a ser uno de los países con más población vacunada del mundo, el país atraviesa el peor momento de la pandemia con una segunda ola que obligó a imponer cuarentenas masivas y que está suponiendo el final de miles de negocios que habían logrado salvarse del encierro de 2020.

En este contexto es que esta propuesta se ganó el respaldo de gran parte de la sociedad y de numerosos parlamentarios para afrontar la actual crisis económica que hizo desplomarse el PIB nacional un 5,8 % el pasado año.

La ONU lo respalda

El impuesto a los superricos, también denominado “impuesto de justicia social”, ha sido recomendado recientemente por diversos organismos como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o el Fondo Monetario Internacional (FMI) como una herramienta para afrontar la actual crisis económica y reducir las grandes desigualdades de la región.

Le puede interesar: Los impuestos a la riqueza se globalizan cada vez más

“Los últimos informes indican que ha habido un aumento de 5 billones de dólares en la riqueza de los más ricos del mundo en el pasado año”, señaló recientemente el secretario general de la ONU, António Guterres, defensor de este gravamen.

Tercer retiro de pensiones en Chile

El Parlamento también discute un tercer retiro de las pensiones, una medida presentada por varios grupos parlamentarios bajo el argumento de que los 18.000 millones de dólares en ayudas anunciados por el Gobierno durante la pandemia “no están llegando a la gente”.

“Estamos conscientes que aún hay personas y familias que no han recibido los beneficios que necesitan”, dijo el presidente Sebastián Piñera.

Este retiro de fondos se sumaría a los aprobados en julio y diciembre del año pasado, solicitados por la mayoría de los 11 millones de afiliados al sistema.

Sin embargo, de acuerdo a la Superintendencia de Pensiones, cerca de 4,9 millones de afiliados ya no dispondrían de fondos para un tercer retiro, un argumento muy recurrido entre los detractores de la iniciativa, que creen que retirar este dinero es una forma de hipotecar el futuro de los contribuyentes.

Replicado en los 90 en buena parte de Latinoamérica y pionero en la capitalización individual, el sistema de pensiones chileno está fuertemente cuestionado hoy en día por las pírricas jubilaciones que otorga y cada vez son más las voces que piden transitar hacia un modelo más solidario.

Cuando EE. UU. lo propuso

De acuerdo con la consultora Wealth-X, la cuarta parte de todos los millonarios del planeta viven en Estados Unidos. Por eso en ese país se ha planteado varias veces gravar las grandes fortunas como las de Jeff Bezos, Bill Gates o Mark Zuckerberb.

Los senadores y excandidatos presidenciales Bernie Sanders o Elizabeth Warren lo propusieron: crear un impuesto a la riqueza y usar ese dinero para aumentar el gasto social en salud, educación e infraestructura. Pero analistas dicen que gravar a los muy ricos se vería reflejado en el empleo y por eso la iniciativa no prospera.

Sin embargo, el presidente Joe Biden, lanzó este año un plan tributario nacional e internacional destinado a poner freno al enriquecimiento de los grandes multimillonarios.

¿Qué es el impuesto a los superricos?

Se trata de un impuesto que grave las grandes fortunas, pero incluyendo todos sus activos y no solamente sus ingresos. Es decir, acciones en bolsa, yates, propiedades, joyas y todo lo que haga parte de su fortuna.

Comparte: