11 Jun 2018 - 6:34 p. m.

Cinco claves de la reunión entre Donald Trump y Kim Jong-un

Ya está todo listo en Sentosa, Singapur, para el encuentro entre el presidente de Estados Unidos y el líder de Corea del Norte. Todo lo que necesita saber de esta cita.

-Redacción Internacional

Donald Trump (i) y Kim Jong-un (d). / AFP
Donald Trump (i) y Kim Jong-un (d). / AFP

El líder norcoreano Kim Jong-un y Donald Trump llegaron el domingo a Singapur para reunirse en una cumbre sin precedentes, con el arsenal nuclear de Pyongyang en el centro de la agenda de la cita, que el presidente estadounidense dijo que es una única oportunidad para la paz.

"Creo que todo va a andar bien", declaró Trump en un almuerzo con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong.

"¡Es genial estar en Singapur, el entusiasmo está en el aire", dijo en un tuít matinal el presidente estadounidense, que desde el domingo, está por primera vez en la misma ciudad que el dirigente norcoreano.

El encuentro entre Trump y Kim está previsto el martes en un lujoso hotel de la ciudad Estado.

¿En dónde es la cita? 

El encuentro entre Trump y Kim está previsto en el lujoso hotel Capella de la isla Sentosa de Singapur,  a partir de las 9 de la mañana hora Singapur (9 p.m. hora Colombia). Este hotel es catalogado como uno de los mejores hoteles del mundo. Fue elegido por su seguridad y su impresionante campo de golf (Kim no juega pero Trump sí).  Singapur es uno de los países más ricos y estables de Asia y es visto como un actor político neutral. Se le conoce como la Suiza asiática, aunque es el país más armado de la región. 

Ver más: 

Kim Jong-un llegó a Singapur a bordo de un Boeing 747 chino, mientras que el Presidente de Estados Unidos lo hizo en el Air Force One. Estados Unidos paga la cuenta de su encuentro mientras que a Kim lo invita Singapur. Corea del Norte siempre es invitado y nunca paga la cuenta de los paìses que su líder visita.  El encuentro será breve, según dijo Trump, quien advirtió que si ve que las cosas no van bien, "me voy". 

¿Por qué Trump decide reunirse con Kim?

La cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un, le brinda a Donald Trump una posibilidad única de corregir, pero la apuesta es arriesgada: un fracaso confirmaría la impresión de que carece de la disciplina y la profundidad necesarias para involucrarse en debates internacionales de alto vuelo.

En política extranjera, el presidente estadounidense reivindica su escaso gusto por los detalles ("lo importante es el estado de ánimo", dice), enarbola su falta de experiencia diplomática como una ventaja mayor, lanza reiterados ultimátum y envía, a través de una multitud de tuits -a cual más airado-, señales a menudo contradictorias. 

Ver más: EE. UU. refuerza su arsenal nuclear, mientras les pide a todos desarmarse

A pesar de que la Casa Blanca insiste en que Trump "ha restaurado la credibilidad de Estados Unidos en la escena internacional", prevalece una sensación de ambigüedad, mientras se multiplican las tensiones de Washington con sus aliados, como lo ilustra muy claramente la actual cumbre del G7 en Canadá.

De hecho, desde su llegada al poder a comienzos de 2017, el magnate de 71 años se ha dedicado sobre todo a desmantelar la herencia de sus predecesores, más que a construir nuevas alianzas.

"Nada indica que Trump y su equipo tengan la menor idea sobre qué significa 'El arte de la negociación' (título del best-seller de Trump, NDLR) en lo que tiene que ver con la diplomacia internacional", subraya por su lado en Foreign Policy Ilan Goldenberg, un alto diplomático de la era de Barack Obama.

¿Qué gana Corea del Norte?

Es el más beneficiado. Lleva años de aislamiento internacional y sanciones económicas. El régimen le apuesta a ganar protagonismo en política exterior y a sobrevivir. Dice estar comprometido a acabar con su arsenal nuclear, pero analistas dicen que este país (al igua que EE. UU. en la era Trump) suele romper los acuerdos alcanzados. Por eso Pyongyang reclama garantías de seguridad. 

Ver más: ¿De dónde viene la dinastía Kim?

Garantías creíbles y de las que Estados Unidos no se pueda echar para atrás. Expertos como Shawn Ho, de la Escuela de Estudios Internacionales S Rajaratnam, apuntan que dada la escasa credibilidad de Washington —especialmente tras su retirada del acuerdo nuclear iraní— a la hora de respetar sus compromisos, podría plantearse “una garantía de seguridad multilateral”. “Si otros países también dan garantías, eso puede tranquilizar a Corea del Norte. Obviamente, los países de las conversaciones a seis bandas” sobre desarme en la Península coreana de hace una década (China, Rusia, las dos Coreas, Japón y EE. UU.), apuntaba en una conversación con expertos.

¿De qué van a hablar?

El principal tema en la agenda del presidente estadounidense Donald Trump para su encuentro con el líder norcoreano Kim Jong Un es sin duda el más espinoso: la desnuclearización de Corea del Norte. 

Pyongyang desarrolló durante décadas un programa para lograr el arma nuclear y los misiles balísticos necesarios para atacar el territorio estadounidense, que le acarreó múltiples rondas de sanciones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea. 

Las tensiones entre Washington y el régimen norcoreano se agravaron el año pasado, dando lugar a un intercambio de amenazas de guerra e insultos personales entre Trump y Kim. 

Washington pide a Corea del Norte que abandone sus armas nucleares de manera completa, verificable e irreversible. 

Ver más: Trump conoce a Kim Jong-un

Pyongyang se ha comprometido varias veces a desnuclearizar la península coreana, pero esas declaraciones son un eufemismo diplomático abierto a interpretaciones diversas, y el régimen norcoreano no ha dado ninguna indicación pública de las concesiones que está dispuesto a hacer.  En lugar de ello, Kim ha pedido que Washington y Seúl "pongan fin a las amenazas contra la seguridad" de Corea del Norte y den pasos acordes con sus propios movimientos, durante una conversación con el presidente chino Xi Jinping, según los medios estatales chinos. 

También quiere que se levanten las sanciones que ahogan a su economía. Los ingredientes de un eventual acuerdo son, en varios sentidos, los mismos que en el pasado: una desnuclearización progresiva a cambio de ayuda económica, garantías de seguridad para el aislado régimen y un tratado de paz que ponga un final formal a la Guerra de Corea de 1950-1953.

¿Por qué es tan importante esta cumbre?

Durante más de 40 años el mundo ha intentado saber a ciencia cierta cuál es el arsenal nuclear de Corea del Norte. Ese con el que amenaza al mundo entero. Corea del Norte, un país pobre, dedicó importantes recursos a sus programas armamentísticos, logrando rápidos avances bajo el reinado de Kim. 

El año pasado, llevó a cabo su prueba nuclear más potente hasta la fecha, afirmó haber probado una bomba H y lanzó misiles balísticos intercontinentales (ICBM) capaces de alcanzar el territorio estadounidense.  Además de su arsenal nuclear, se cree que el país posee entre 2.500 y 5.000 toneladas de armas químicas que produjo desde los años 1980, según las fuerzas armadas surcoreanas. 

Ver más: Primeras imágenes de Trump y Kim en Singapur

Pero subsisten interrogantes sobre la capacidad del régimen norcoreano en lo referente a la identificación de blancos, la miniaturización de cabezas nucleares o el reingreso en la atmósfera de los misiles, tres asuntos que Corea del Norte asegura controlar. Seúl calcula que las reservas de plutonio norcoreanas ascienden a más de 50 kilos, lo suficiente para producir cerca de 10 armas nucleares, y asegura que Pyongyang tiene también "una cantidad significativa" de uranio altamente enriquecido. 

Expertos explican que lo mejor es mantener "controlado" al régimen nuclear más hermético del mundo. 

Con información de agencias

Comparte: